Funde Seattle a Acereros, tras 20 años de no ganarle como visitante

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Nueva York. Halcones Marinos de Seattle volvió a ganar después de 20 años a Acereros de Pittsburgh en condición de visitante, gracias a que aguantó para quedarse con el triunfo de 28-26, en acciones de la segunda semana de la temporada 2019 de la NFL.

Por primera ocasión desde 2013 la "Cortina de Acero" firmó una marca negativa de 0-2 a inicios de campaña, luego que en la semana uno perdió con Patriotas de Nueva Inglaterra por 3-33 y hoy contra Seattle en el Heinz Field de Pittsburgh, Pennsylvania.

El descalabro fue más doloroso debido a que Steelers (0-2) perdió a su mariscal de campo titular, Ben Roethlisberger, por una lesión en el codo derecho antes del descanso.

Sin embargo, el quarterback suplente Mason Rudolph, tuvo una actuación aceptable, a pesar de sufrir una intercepción, al completar dos pases de anotación, ambos para Vance McDonald.

El esfuerzo del lanzador de Acereros fue insuficiente para el buen partido del quarterback de Seahawks (2-0), Russell Wilson, quien completó 29 pases, de 35 intentos, para 300 yardas y tres envíos de touchdown.

Los tres pases de anotación en esta semana dos permitieron a Wilson alcanzar la cifra de 200 lances a las diagonales en apenas 114 partidos que ha disputado en la Liga Nacional de Futbol Americano (NFL).

En otro resultado, en Lambeau Field, de Green Bay, Michigan, el local Empacadores (2-0) venció 21-16 a Vikingos de Minnesota (1-1), en choque de rivales directos de la División Norte de la Conferencia Nacional.

La mano del nuevo entrenador en jefe Matt LaFleur al parecer empezó a notarse en Packers, aunado a que despertó su mariscal de campo estelar, Aaron Rodgers, con dos pases de anotación y 22 pases completos en 34 intentos.

Apenas en el primer cuarto conectó nueve de sus 10 intentos, incluidos los dos pases de touchdowns, el primero de 15 yardas para Jamaal Williams y el segundo de 12 yardas para Geronimo Allison para un 14-0.

Un acarreo de Aaron Jones significó el 21-0 para Empacadores, ya en el segundo cuarto, pero Vikingos reaccionó y puso en predicamentos a los de casa.

Dalvin Cook, con acarreo de 75 yardas, puso el 21-7; después, Dan Bailey hizo un gol de campo que valió para el 21-10. En el tercer cuarto, Minnesota se acercó más con el pase de anotación de Kirk Cousins para Stefon Diggs en lo que fue el 21-16 definitivo.

El triunfo de Vikings se esfumó en el último capítulo con una intercepción y un balón suelto que le dieron respiro y su segunda victoria a Empacadores.

Además, Carneros de Los Ángeles (2-0) evitó este domingo revancha alguna de Santos de Nueva Orleans (1-1) al imponerse 27-9 en duelo de la semana dos de acción en la Liga Nacional de Futbol Americano (NFL).

Este domingo, Los Ángeles Memorial Sports Arena reunió a los dos finalistas de la Conferencia Nacional de la campaña pasada, que quedó marcada por la polémica y donde Rams ganó en tiempo extra 26-23 para asistir al Súper Tazón, que perdería con Patriotas de Nueva Inglaterra.

Drew Brees y compañía querían sanar la herida dejada por el recuerdo de que con el juego empatado a 23, un pase de Brees no llegó al receptor Tommylee Lewis tras un contacto defensivo de Nickell Robey-Coleman, que debió ser marcado como interferencia de pase, pero que los árbitros no penalizaron, acción que después permitió a los angelinos quedarse con el mencionado triunfo.

Sin embargo eso no se pudo, el quarterback de Saints, Brees, inició con el pie izquierdo, sufrió una intercepción de John Johnson y luego vino el gol de campo de 24 yardas por parte de Greg Zuerlein, para que Rams se fueran 3-0 en el primer cuarto.

Todo empeoró en ese mismo capítulo, cuando Drew Brees tuvo que salir del encuentro tras un contacto de su mano derecha con el defensivo Aaron Donald, que acabó por perjudicarle el pulgar; el quarterback buscó retornar, pero ni siquiera podía tomar bien el ovoide.

Teddy Bridgewater entró al quite por Brees, en un partido que al final terminarían sufriendo los Saints, que extrañaron a su pasador estelar, quien presenció el resto del partido desde la banca. Se fue con tres pases completos en cinco intentos y una intercepción.

En el segundo cuarto, Nueva Orleans empató 3-3 tras un gol de campo de Will Lutz de 34 yardas. Después, una vez más la polémica apareció en contra de Santos, cuando Cameron Jordán recuperó el balón para irse hasta las diagonales tras un balón suelto del lanzador de Rams, Jared Goff, ante la presión del defensivo David Onyemata, pero los oficiales marcaron en un principio pase incompleto, para anular la acción con seis minutos en el reloj e irse al descanso.

Tras una revisión de video y hacer sonar los silbatos, los oficiales reconocieron que fue balón suelto, pero no contaron el touchdown que pudo darle la ventaja a la visita y nada más recuperó el balón en la yarda 13. Con el 6-6 en el marcador, tras otro gol de campo por bando, en el tercer cuarto se generó el primer touchdown del partido por parte de Todd Gurley y que significó el 13-6 para Carneros.

El 20-6 se dio en un lance corto al medio de dos yardas de Goff para Brandin Cooks. En el cuarto, cuarto, Santos se metió a terreno rival, pero Teddy Bridgewater no pudo encontrar receptor y nada más rescató tres puntos con gol de campo de 42 yardas de Lutz, para el 9-20.

Todo se acabó cuando, en tercera y dos por avanzar, Goff envió a Cooper Kupp, quien aguantó tacleadas, esquivó y se fue hasta las diagonales (67 yds), sin embargo la jugada fue revisada, puso las dos rodillas en el césped a milímetros de la anotación, por lo que fue primera oportunidad y gol, y en la siguiente jugada el mismo Goff acarreó y anotó para el 27-9 final.

Últimas noticias