Verstappen se apodera de un lluvioso GP de Alemania

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Hockenheim. El protagonista de la tarde fue el holandés de Red Bull, Max Verstappen de 21 años de edad, haciendo gala de talento y precisión quirúrgica llevando su monoplaza en condiciones de lluvia y seco al escalón más alto del podio.

Partió desde la segunda posición, pero tras una muy mala arrancada fue superado por Raikkonen (Alfa Romeo) y Valtteri Bottas (Mercedes), y poco a poco encontró la oportunidad de recuperarse, gracias a una buena estrategia de su equipo.

El segundo en recibir la bandera a cuadros fue el tetracampeón Sebastian Vettel, en un Ferrari que partió desde la última posición en la parrilla por una desafortunada sesión de clasificación donde no pudo cronometrar por una falla mecánica en su monoplaza, asunto que lo mantuvo en boxes durante el sábado.

El alemán ferrarista consiguió buenos rebases sobre todo al final de la carrera para remontar posiciones y alcanzar el podio, se mantuvo frío y calculador contrario a otras actuaciones donde ha perdido la calma y cometido errores que tuvieron resultados lamentables para él y su equipo perdiendo toda posibilidad de puntuar o hasta obtener victorias. Hoy en cambio, llevó alegría a los tifosi que celebraban cada maniobra en los últimos giros.

Su coequipero monegasco Charles Leclerc, apuntaba para llevarse la victoria con una poco habitual buena estrategia desde su pitwall, pero perdió el control de su auto impactando contra el muro quedando atrapado en la trampa de grava.

La tercera plaza fue para el ruso Daniil Kvyat en un Toro Rosso que contrario a cualquier probabilidad, se coló a la celebración con champaña, dejando un extraordinario resultado para su motorista japonés, poniendo a Honda con dos autos dentro de los tres primeros.

Kvyat vivió una carrera llena de sorpresas pero que finalmente logró lo más alto que podía aspirar por las condiciones de la competencia en un auto del “resto” dentro de la categoría reina, asunto que en 2018 solamente Checo Pérez había podido capitalizar en un débil Racing Point. “Es increíble regresar al podio. La carrera fue una locura. Una montaña rusa increíble, como toda mi carrera”, –refiriéndose a su trayectoria como piloto de F1– señaló Kvyat.

El cuarto crono le correspondió al canadiense Lance Stroll, en un extraordinario resultado para el joven piloto que jamás hubiera imaginado por los malos resultados que le anteceden en clasificación y carrera, además del terrible rendimiento de los Racing Point que pese a la inyección de capital tras la inversión de su padre, Lawrence Stroll, no han conseguido mantenerse competitivos al menos en “media tabla”.

Sergio ‘Checo’ Pérez, tuvo una de sus peores actuaciones cometiendo un error insospechado al perder el control de su monoplaza apenas en la segunda vuelta al momento que la pista se encontraba todavía muy mojada. El piloto de Racing Point, conocido por su destreza en piso mojado, hoy no dio un ejemplo de ese talento que lo caracteriza. “Venía acelerando, el coche acuaplaneó de la parte trasera, lo perdí y no lo pude recuperar. Era como estar en hielo. Fue error de mi parte. Una pena. Una gran disculpa a todo mi equipo” “Estoy muy decepcionado conmigo mismo, cometí un error. Una regla importante en estas condiciones es no cometer errores…”, declaró el mexicano.

En el domingo más caótico del campeonato hasta el momento, el Hockeinheimring fue sede del Gran Premio más emocionante y divertido de las últimas dos temporadas, donde esta mítica carrera podría haber visto la F1 por última vez. Este día regaló a la afición una carrera espectacular, llena de adrenalina y estrategia que llevó a los equipos a hacer hasta seis paradas en pits para cambio de neumáticos, que fueron desde los azules de piso mojado, pasando por intermedios (verde) y cerrando con los blandos (rojo), algunos llegaron a apostar por los medios (amarillos) buscando llegar al final de carrera pero la lluvia ligera hizo su aparición de manera intermitente deshaciendo sus planes.

Los neumáticos lisos provocaron que algunos pilotos perdieran el control protagonizando varios despistes, donde algunos abandonaron por impactarse contra el muro o quedar atrapados en la grava. Otros cuantos no terminaron por fallas mecánicas.

El top 10 lo completaron el español Carlos Sainz Jr (McLaren, 5º), el tailandés Alex Albon (Toro Rosso, 6º), Romain Grosjean (Haas, 7º), Kevin Magnussen (Haas, 8º), Hamilton (Mercedes, 9º) y Robert Kubica (Williams, 10º). George Rusell (Williams), Kimi Raikkonen (Alfa Romeo) y Antonio Giovinazzi (Alfa Romeo), quedaron 11, 12 y 13 respectivamente.

Ambos pilotos de la escudería italiana Alfa Romeo fueron penalizados por una irregularidad en el empleo del clutch al momento de la partida, asunto que cae en una violación al reglamento porque otorga una ligera ventaja similar a una salida en falso o salida anticipada desde la parrilla, la pena impuesta a Raikkonen y Giovinazzi los relegó hasta los puestos 12º y 13º pese a haber cruzado en 7º y 8º.

El Mercedes a manos del pentacampeón Lewis Hamilton, cruzó la meta en 11º pero tras la decisión de los comisarios, fue promovido a 9º puntuando así para ampliar la aplastante ventaja en el campeonato de pilotos.

Robert Kubica consigue colocarse dentro de los puntos producto del mismo castigo alfista, logrando así sus primeros puntos desde su regreso a la Fórmula 1 y brindando de igual manera romper el cero en el campeonato de constructores para Williams, dando un respiro y dibujando una ligera sonrisa en el rostro del equipo británico.

Los abandonos por falla mecánica fueron firmados por Daniel Ricciardo (Renault) y Lando Norris (McLaren), por su parte, producto de accidentes fueron los casos de Sergio Pérez (Racing Point), Charles Leclerc (Ferrari), Nico Hulkenberg (Renault), Pierre Gasly (Red Bull) y Valtteri Bottas (Mercedes).

Últimas noticias