Son ajustes, no reducciones a becas, subraya Ana Guevara a diputados

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Más de cuatro horas duró la comparecencia de Ana Gabriela Guevara ante la Comisión del Deporte de la Cámara de Diputados y escuchó de todo, desde halagos, defensas, reclamos, ofensas y hasta la exigencia de su renuncia, como se lo pidió el legislador Alan Jesús Falomir, de Movimiento Ciudadano. No voy a claudicar, insistió la ex velocista.

Apenas comenzaba su intervención cuando la directora general de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) marcó su agenda, en la que sólo ponía en la mesa lo relacionado con las becas y no el Fondo para el Deporte de Alto Rendimiento (Fodepar), porque las cuatro investigaciones –y las que sean necesarias– que lleva a cabo la Auditoría Superior de la Federación (ASF) y la Secretaría de la Función Pública (SFP) son (sobre) supuestosactos de corrupción y le recomendaron que no dijera nada.

Por más que algunos legisladores le insistían acerca del asunto, la ex velocista se negaba a contestar. Soy la primera interesada en que se investigue, porque no estamos en momentos de solapar cualquier acto de corrupción, replicaba.

No era una visita agradable y en su mirada lo reflejaba. Seria, por momentos arqueaba las cejas o hacía una discreta mueca cuando escuchaba las intervenciones de los legisladores, sobre todo con el del PAN, Miguel Riggs Baeza, quien con rostro enrojecido le reclamaba con documentos por qué había aumentado la beca a 30 mil pesos a la nadadora Liliana Ibáñez cuando hay otras deportistas con más nivel que la guanajuatense.

El diputado chihuahuense la encaró: Nos has decepcionado; es una lástima que te hayas ido del lado del escritorio. Eres cómplice y es vergonzoso. Lo único que ha sido de esta administración es reprimir.

Guevara no quiso entrar al juego y simplemente comentó que la nadadora ha dado resultados para tener esa beca, ya que tiene proyección para ser finalista olímpica en Tokio 2020.

Al presidente de la Comisión del Deporte, Ernesto Vargas, prácticamente lo ignoró y no respondió ninguna de sus preguntas. El diputado de Encuentro Social varias veces la llamó mentirosa por dar varias versiones sobre el presupuesto de la Conade, que ya se le acabó; acerca de las becas de atletas en el Fodepar y le dijo que al recibir la caca del pasado. ¿Qué detectó?

Los ánimos se encendieron y la sonorense amenazó con abandonar el recinto. Murmullos y risas burlonas entre los asistentes –estiman aproximadamente 200–, pero Guevara, con el gesto duro, no se fue y pidió respeto, calificó las acusaciones de supuestos o subrayó que no podía decir nada porque la información es reservada o está en proceso.

Aclaró que las becas de 2 mil pesos que reciben los deportistas en el Fodepar llegan a los 80 mil pesos con los apoyos que les dan con gastos de seguro médico, viáticos, vestimenta y aparatos, mientras a los que se ubican entre el primero y octavo lugares se les otorga desde 55 mil, el más alto, y seis mil, el duodécimo sitio.

Mencionó que la adecuación de becas no sólo ocurrió con deportistas, también fue para los técnicos; la entrenadora china (Ma Jin) cobraba 130 mil y ahora gana 80 mil, no son reducciones, sino ajustes del gobierno de austeridad.

No hubo aplausos ni al principio ni al final en un salón de San Lázaro lleno, donde la directora general de la Conade llegó con su equipo de colaboradores, mientras un grupo de presidentes de federaciones aguardaban atentos el anuncio que hizo Guevara de solicitar a la Secretaría de Hacienda ampliar el presupuesto para que los deportistas no carezcan de apoyos ni competencias rumbo a los Juegos Olímpicos de Tokio 2020.

Estuvieron el de esgrima, Jorge Castro, y sus homólogos de ciclismo, beisbol, pentatlón moderno, lucha, escalada deportiva, remo, hockey sobre pasto, así como el entrenador de taekwondo Alfonso Victoria, entre otros.

Al final, en entrevista, Guevara pidió hacer propuestas constructivas y no destructivas, que se trabaje por la recuperación del deporte mexicano, y afirmó que de esta comparecencia no salía con aires de triunfadora, sino con el ánimo de que se arreglarán los malos entendidos.

–¿Ganaste el segundo round? Le preguntaron.

–Fueron las tarjetas porque eran necesarias. Este desgaste no nos lleva a nada. Yo no quise entrar al problema del intervencionismo porque eso es un tema de apreciación (en referencia a la polémica con la Federación Mexicana de Natación y los clavados).

A su vez, Ernesto Vargas coincidió con la funcionaria de que se deben realizar con más frecuencia este tipo de reuniones para dar soluciones conjuntas, aun cuando tengamos diferencias.

Últimas noticias