Zagreb recibe a los subcampeones del mundo

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Zagreb. Lejos de París, al mismo tiempo que celebraban a los campeones del mundo, más de 100 mil croatas se dieron cita vestidos de rojo y blanco para recibir a la selección subcampeona del mundo, que logró la mayor hazaña del fútbol de ese país pese a la derrota en la final del Mundial ante Francia (4-2).

“¡Levanten las manos! ¡Croaaaaacia!", gritaban los animadores a la multitud mientras el avión de los jugadores, escoltado a la entrada en el espacio aéreo croata por dos Mig-21 de la Fuerza Aérea, sobrevolaba la plaza Jelacic, donde decenas de miles de personas llevaban horas reunidas, para ver de cerca a Luka Modric, Ivan Rakitic y compañía.

"¡Juega mi Croacia! ¡Cuando te veo, mi corazón se enciende!", cantaba la multitud, para matar el tiempo en la espera, haciendo ondear banderas al viento. Muchos de los asistentes fueron vestidos con los característicos cuadros rojos y blancos.

Foto Ap

Los transportes fueron gratuitos durante todo el día para facilitar el traslado de los aficionados a las calles del centro de Zagreb para participar en la gran bienvenida a los 'Vatreni'. No importó el calor ni la espera durante varias horas.

Los habitantes de Zagreb no recordaban una reunión en la calle de estas dimensiones desde una manifestación contra Tudjman en 1996 o desde el regreso al país del general Ante Gotovina, absuelto por el Tribunal Penal Internacional de La Haya en 2012 y considerado por los croatas como un héroe de la guerra de independencia contra las fuerzas serbias (1991-1995).

En los edificios de la plaza de estilo austro-húngaro lucían grandes banderas del país, para terminar de dar más ambiente a la gran fiesta de recibimiento.

Niños, ancianos, habitantes del lugar o venidos incluso desde el extranjero: el clima era festivo, con todo un pueblo con ganas de celebración pese a no haber podido levantar el trofeo.

Foto Ap

"Así amamos a Croacia", se leía en una pancarta. "Somos pocos, pero creímos y eso basta", decía otra.

"Decidí cerrar mi consultorio hoy para recibir a nuestros héroes", explicó Sanja Klajic, una doctora. "Puse un cartel que decía: En este 16 de julio de 2018, cerrado por nuestros Vatreni".

"Vimos un episodio increíble de nuestra historia. Tenía que estar como fuera en Zagreb para festejar con nuestros chicos", se entusiasma Jure Pavlicic, de 47 años, que vino desde Vinkovci para esta ocasión.

El arribo de los subcampeones

Los jugadores, liderados por el capitán Luka Modric, bajaron del avión, tras los pasos del entrenador Zlatko Dalic y del presidente de la Federación, Davor Suker, quien portaba una gran bandera nacional. Una alfombra roja se desplegó para que pasaran los nuevos héroes del país, que eran esperados por decenas de periodistas en el aeropuerto.

En las pantallas situadas en el centro de la capital croata, los aficionados vieron la llegada del equipo. Tras pasar por un arco de agua preparado por los bomberos del aeropuerto Franjo Tudjman, llegaron al desembarque.

En las pantallas se vió a Modric en la pasarela del avión y la multitud que le esperaba en la plaza central de Zagreb celebró la imagen. Los animadores gritaban "Luka..." y el resto terminaba con un atronador "¡Modric!". Igual con "Mario... ¡Mandzukic!" o "Dejan... ¡Lovren!".

Foto Ap

Los jugadores tuvieron problemas durante su traslado del aeropuerto a la plaza en un autobús descubierto, ya que no se podían hacer paso ante la marea humana en el recorrido.

"Ven aquí, es mejor sitio", dijo una mujer a una amiga en una de las calles por las que el autobús acababa de pasar camino de la plaza principal de Zagreb.

"En cien años se hablará todavía de lo logrado por estos jóvenes", exclamó enorgullecida Jure, una jubilada de 67 años.

Últimas noticias