Pre-Textos apostó 14 años por Louise Glüke; ‘El Chacal’ se la arrebata

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Madrid. Apenas ha pasado algo más de un mes desde la concesión del Premio Nobel de Literatura 2020 a la poeta estadunidense Louise Glück y ya se consumó un hecho que, no por habitual en el mundo editorial, deja de resultar sorprendente: la noticia de que el implacable agente literario de la galardonada, Andrew Wylie, también conocido como El Chacal, empezó la negociación con empresas editoras que, de entrada, cancelarían la relación con Pre-Textos, la editorial que dio a conocer a la autora en español.

Se trata de una poeta que hasta antes de la concesión del máximo galardón de la literatura era una desconocida en Europa, y el único país de habla no inglesa que le publicó sus libros fue España.

El director de Pre-Textos, Manuel Borrás, contó a La Jornada que Glück descubrió un día, en casa de su amigo y también escritor, Mark Strand, un libro en español de esa editorial independiente. Quedó maravillada por la belleza de la edición, su papel de textura impecable, la letra que invitaba a leer lo que se tenía entre manos. Fue entonces cuando se empeñó en que esa pequeña empresa editora publicara sus libros en español, algo que resultó fácil puesto que Borras había leído hacía poco tiempo uno de los poemarios de la hoy poeta consagrada, El iris salvaje, que le había conmovido.

No se sabe si la poeta está al tanto de las negociaciones de El Chacal con otras empresas editoras, léase multinacionales del sector. Borras ni siquiera se enteró por el propio Wylie, sino por llamadas que le hiceron colegas españoles que supieron que el agente estadunidense está ofreciendo a Glück al mejor postor, sin tomarlo en cuenta a él, su editor en español, el primero que apostó por ella.

Por lo pronto, con Pre-Textos, el dinero primó frente al vínculo creado a lo largo de 14 años y después de haber publicado siete de sus 11 libros.

Borrás explicó a este diario que las ediciones de esas obras fueron ruinosas, siempre con pérdidas económicas y de los que apenas se vendieron algunos centenares de ejemplares. El resto los guardó en las bodegas de la editorial a la espera de que vinieran tiempos mejores para la autora. O no. Puesto que Borrás en ningún caso se movió por el mero interés pecuniario, sino por su afán por publicar autores que aporten algo a la literatura, sobre todo en el terreno de la poesía, el género más difícil de comercializar.

Con la llegada del Nobel, Borrás tenía proyectos de redición, de empezar a divulgar más la obra de una autora que él mismo admira desde hace más de 15 años, pero se dio de bruces con un portazo en la nariz. El agente literario de Glück, El Chacal, lejos de hablar con él sobre los proyectos a futuro para el mercado en español, o al menos en España, empezó una negociación con varias empresas editoriales –todavía desconocidas, pero se presume que forman parte de los grandes grupos multinacionales– para editar a la autora, con regalías más propias de una Nobel.

La polémica de Glück y de su agente ha dolido especialmente entre los libreros, editores y escritores de España y América Latina, puesto que la editorial Pre-Textos siempre ha sido un nexo de unión entre ambas orillas. De hecho, los siete libros de Glück los tradujeron a su vez siete poetas de países distintos de la región, quienes se fueron convirtiendo en fieles lectores de la poeta.

Para expresar su malestar, Borras publicó una carta a la que se han sumado personas del mundo de la literatura en español, en la que explica que “durante 14 años la editorial Pre-Textos publicó a la poeta estadunidense Louise Glück, exactamente, siete libros traducidos por poetas de distintas provincias de la lengua castellana–, apostando empecinadamente por ella cuando prácticamente nadie fuera del mundo de habla inglesa la conocía”.

Indignación y solidaridad

La misiva afirma que editores y autores deben ser aliados en las buenas y en las malas, los escritores, traductores, editores y periodistas que firmamos esta carta abierta queremos dejar sentado nuestro descontento por una práctica cada vez más frecuente que denigra la confianza, conspira contra la lealtad y condena a la literatura a ser un producto más del mercado, relativizando los valores humanos de los que se supone debería ser portadora. Entre los firmantes se encuentran José Manuel Abad, Eduardo Berti, Lola Larumbe, Juan Bonilla, Piedad Bonnet, Gonzalo Celorio, Jordi Doce, Mariano Peyrou, Margo Glantz, Darío Jaramillo, Nubia Macias, Elizabeth Alvarado, José María Espinasa y Jorge Esquinca.

El propio Borrás reconoce que toda esta situación primero los dejó perplejos, después decepcionados y, por último, tristes, pues se trata de poner fin a una relación de 14 años de la peor manera posible: sin dar la cara, sin avisar, y negociando a sus espaldas con su propia competencia.

Ni siquiera se me dio posibilidad de tanteo, fue con alevosía, relata Borras sobre cómo se consumó lo que ya parece será una realidad: Pre-Textos dejará de ser la editorial de Louise Glück en español. El nombre de su nuevo sello lo decidirá El Chacal y el número de ceros que consiga en su nuevo contrato.

Algunas versiones periodísticas señalan que El Chacal habría pedido a Pre-Textos destruir los libros de la Nobel que tiene en bodegas, pero Borrás no lo confirmó. También se comenta que el editor valenciano ha enviado una carta a la poeta para que intervenga en el asunto.

Últimas noticias