Con estrictas medidas sanitarias, reabre el Museo de Antropología

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. El Museo Nacional de Antropología (MNA) reabrió al público este miércoles con estrictos protocolos sanitarios, luego de permanecer cerrado casi ocho meses como medida preventiva para evitar contagios por Covid-19.

Recibió 419 personas de las mil 500 que como máximo tendrá como aforo cada día. Los primeros en ingresar fueron cinco extranjeros, entre ellos un par de niñas, quienes expresaron su entusiasmo de poder recorrer el recinto.

A todos los que llegan al museo se les toma la temperatura y se les rocía con una mezcla de alcohol con agua elaborada por la coordinación de conservación del recinto, la cual no contiene químicos que puedan afectar a alguien, informaron las autoridades del MNA.

Las salas tienen también un aforo máximo, por ejemplo, la Mexica, una de las más grandes, sólo puede recibir a 99 personas al mismo tiempo. Si se llega al límite, el personal del museo debe pedir a los visitantes que vayan a otro espacio en lo que se desocupa.

Ciudad de México, 11 de noviembre de 2020. El Museo Nacional de Antropología (MNA) reabrió sus puerta al público este miércoles, bajo estrictos protocolos sanitarios, luego de permaneces cerrado casi ocho meses como medida preventiva para evitar contagios por Covid-19.

 

Este miércoles también llegaron al museo estudiantes de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (ENAH) convocados por su profesor, quien ahí les impartió clase, divididos en dos grupos de 10, cuidando la sana distancia. Sin embargo, algunos de los alumnos se quejaron con la prensa de que su maestro les pidiera movilizarse, cuando la Ciudad de México se encuentra en semáforo naranja con alerta.

Las autoridades de la Secretaría de Cultura federal y del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) informaron que durante el cierre se realizaron obras de remodelación en el estanque del Patio Central del recinto, el cual, por primera vez en 56 años, fue sometido a un mantenimiento mayor.

El director del INAH, Diego Prieto Hernández, añadió que también se impermeabilizó la cubierta del inmueble, y se realizó limpieza y mantenimiento museográfico de las salas de exhibición, al tiempo que se modernizó el sistema contra incendios y actualizó el centro de detección de intrusos.

El martes por la noche se llevó a cabo un acto simbólico de reapertura, encabezado por la secretaria de Cultura federal, Alejandra Frausto Guerrero, quien señaló que la reanudación de actividades colocará al MNA como ejemplo nacional e internacional en lo concerniente a la reactivación de espacios culturales.

La funcionaria afirmó que todos los trabajadores del museo: directivos, investigadores, custodios, museógrafos, arquitectos y personal de mantenimiento, se han capacitado para vigilar que las medidas sanitarias y de sana distancia se obedezcan a cabalidad.

En la ceremonia de reapertura simbólica del recinto también estuvieron el embajador de Francia, Jean-Pierre Asvazadourian; el director del MNA, Antonio Saborit García Peña, y la presidenta del Patronato del MNA, Stacey Clover Symonds.

El Museo Nacional de Antropología abrirá en un horario reducido, de martes a sábado de 10 a 17 horas.

Como medida preventiva y para evitar aglomeraciones, permanecerá cerrado los domingos hasta nuevo aviso, pues los vigilantes comentan que esa zona de Chapultepec, precisamente los domingos, registra incremento de visitantes.

Por el sonido local de las salas se escuchan recordatorios sobre el uso de cubrebocas y de que las personas eviten tocarse la cara. Los baños se asean entre tres y cuatro veces por jornada. Continúa el servicio de visitas guiadas, pero sólo en grupos de máximo cinco personas, ya no de 30.

Ajolotes charales y acociles, los nuevos anfitriones

La Biblioteca Nacional de Antropología e Historia y los auditorios permanecen cerrados. Las exposiciones temporales Visión de Anáhuac, dedicada a Alfonso Reyes, y La invención de la memoria: fotografía y arqueología en México, permanecen abiertas y son de acceso gratuito, si no se quiere hacer todo el recorrido por el museo.

En el renovado estanque, informaron las autoridades del MNA, se instaló un ajolotario con 158 ejemplares de este emblemático anfibio, endémico de la Cuenca de México.

El jefe del Departamento de Servicios Generales del MNA, Jesús Martínez Quezada, detalló que tras años de planeación en gabinete, la pausa marcada por la contingencia permitió desecar todo el espacio para resanar las fisuras que se crearon con el paso de medio siglo y en un sólo día tender una loza monolítica reforzada con acero.

Con apoyo del Patronato del museo, se informó en un comunicado, se colocó el mosaico veneciano que desde su origen, en 1964, tuvo el estanque; asimismo, se renovó el sistema de filtrado de agua para promover que la limpieza del mismo sea más constante y ahorrativa en lo que compete a recursos hídricos.

El mantenimiento se hará con la colaboración de biólogos y expertos de la Universidad Nacional Autónoma de México. Ahí se recrea el ecosistema del México antiguo, con especies vegetales como cola de caballo, tule y pasto acuático. Además de los 158 ajolotes, hay más de 6 mil charales y acociles.

Últimas noticias