Luis Zapata, "un clavo ardiente en la narrativa mexicana del siglo XX"

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Viernes 6 de noviembre de 2020. El escritor y dramaturgo Luis Zapata será centro de un homenaje póstumo cuando las medidas contra la pandemia de Covid-19 lo permitan, informó la Secretaría de Cultura federal en un comunicado, en acuerdo con la familia del autor guerrerense, quien murió este miércoles.

Es un momento conveniente para revaluar la protagónica presencia de Luis como uno de los baluartes más vívidos, un clavo maravillosamente ardiente en la narrativa mexicana del siglo XX, para sustituir su figura de marginal, un narrador de culto o para iniciados, expresó a La Jornada el poeta y ensayista Hernán Bravo Varela.

Su importancia capital en la literatura mexicana “es el rescate de un género que teníamos perdido probablemente desde Joaquín Fernández de Lizardi, que es la novela picaresca. El vampiro de la colonia Roma, las andanzas de Adonis García, tiene mucho de El Buscón quevediano, y dio a la narrativa nacional una nueva experimentación con ese género que parecía polvoso y lengua muerta”.

El más revolucionario

En la celebración de su cumpleaños 60, Luis Zapata dijo: Siempre me ha divertido escribir, y quizá no sólo eso: la escritura ha representado muchas veces mi manera de entender la vida, o de no entenderla, y de angustiarme menos por mi confusión. Si tuviera que escoger entre vivir y escribir, elegiría, por supuesto, escribir, aunque en ocasiones he creído lo contrario.

En 2019, la Feria Internacional del Libro en el Zócalo de la Ciu-dad de México conmemoró las cua-tro décadas de la publicación en 1979 de su texto más conocido: El vampiro de la colonia Roma.

En 2014, en la conmemoración por el 35 aniversario de la primera edición de ese título, José Dimayuga, Sergio Téllez-Pon, Michael Schuessler y otros, concordaron en que es el más revolucionario del siglo XX por su temática y su estructura de largo monólogo, que revela el placer de vivir y habitar la Ciudad de México.

Para Hernán Bravo Varela, El vampiro de la colonia Roma es “una espléndida, brillante, cáustica, muy sabrosa y cachonda evocación de la vida y los milagros de este prostituto o, mejor decirlo con las palabras debidas, chichifo, que también resulta en un retrato de época muy singular, desenfado, jolgorio y carnaval sinfín que fue la sensualidad antes de la llegada de la pandemia del sida en los años 80.

“Luis nunca dejó de mudar de piel y mostraba con cada novela nuevas y muy riesgosas, aunque atravesadas con mucha fortuna, búsquedas en distintos géneros. Como en Los postulados del buen golpista y En jirones. Pienso sobre todo en esta última, porque me parece la obra más lograda de todas, la más brutal y feroz de cuantas escribió.”

En jirones propone “distintos esquemas de narración y de hacer que la forma novelesca se flexibilizara a tal punto que lo mismo podía ir al melodrama –título de otra de sus obras emblemáticas– al diario, la confesión y la reflexión sobre el lenguaje”.

Además, asevera Bravo Varela, Zapata fue un notable traductor del francés y del portugués. A él debemos versiones de obras de Adolfo Caminha y de Cyrano de Bergerac, el autor, no el personaje.

La titular del Instituto Nacional de Bellas Artes y Literatura, Lucina Jiménez, expresó que Luis Zapata abrió las puertas a la diversidad sexual y la libertad a través de su literatura, y contribuyó a generar movimientos culturales independientes en México.

Alejado del cliché y el estereotipo

Luis Zapata falleció a tres años exactos de su amigo José Dimayuga, dramaturgo y promotor de la cultura en Guerrero, de quien el también cineasta filmó su obra Afectuosamente su comadre, en 1992.

Diversas agrupaciones que trabajan por la diversidad sexual lamentaron el deceso del narrador nacido en Chilpancingo, en 1951.

El sitio web francés Enciclopedia de Cultura Popular Gay y Lésbica consignó: Aunque la figura homosexual ocupa un lugar destacado en la mayoría de la obra de este escritor, está lejos de ser una representación cliché, estereotipada, denigrante y homofóbica presente en los medios de comunicación. Su trabajo muestra varias modalidades y circunstancias de la homosexualidad. Refleja a los homosexuales de carne y hueso que viven en la sociedad.

El vampiro de la colonia Roma es una transcripción fiel de un monólogo de Adonis García, quien relata la historia de su vida en la Zona Rosa. Ganó el Premio Nacional Juan Grijalbo en 1978.

Ariel Rosales, editor del grupo Penguin Random House, al que ahora pertenece Grijalbo, refirió en 2014 que la novela ya era un clásico en la literatura mexicana: en los primeros dos meses del lanzamiento del libro se habían tirado 25 mil ejemplares, y hasta mediados de la década pasada se habían vendido unos 300 mil ejemplares.

En Estados Unidos, El vampiro de la colonia Roma se publicó en 1981 con el título Adonis García, A Picaresque Novel. En el Reino Unido, la obra fue confiscada por las autoridades por su indecencia, pornografía y obscenidad.

Últimas noticias