Leduc, el director renovador del cine nacional: colegas, actores y críticos

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Hombre misterioso y de pocas palabras, alejado de manera voluntaria del cine hace tiempo, pero con una obra de contenido social y perspectiva política-sociológica singular, renovador del cine nacional, sencillo, solidario e innovador. Estos son los recuerdos de amigos y colegas del director de cine y activista social Paul Leduc.

Vicente Rojo, artista visual: Paul Leduc fue un amigo entrañable. No sólo era un gran cineasta, sino que además era un activista en las causas sociales. Una de sus últimas y conmovedoras tareas, que afrontaba con una visión muy crítica, fue crear un organismo para combatir al fascismo, pues creía, no sin razón, que las dictaduras estaban dominando al mundo.

Adiós al creador y activista

Ofelia Medina, actriz, activista social, y protagonista de Frida, naturaleza viva: Paul es uno de los grandes cineastas que ha dado nuestro país, con un estilo y un lenguaje tan personales, tan particulares, y el reflejo de su ideología y de forma de vivir y de ser que lo hizo un ser extraordinario, misterioso . Fue un hombre de muy pocas palabras, pero de una contundencia de vida importantísima. Pienso que hemos perdido a un creador maravilloso, que ya tenía un tiempo voluntariamente alejado del cine y que eso también es lamentable. Más que una postura crítica, lo que él tuvo fue una postura realista desde su punto de vista y del de muchos de nosotros. Era un hombre maravilloso y siempre propositivo y fantástico. Lo vamos a extrañar mucho también en la lucha social, no sólo como artista, sino como compañero y como un pensamiento materialista dialéctico maravilloso.

Iván Restrepo, periodista y ambientalista: “Fue un renovador del cine nacional. Su película Reed: México insurgente es un clásico y ganó premios en Europa como el Georges Sadoul de Francia. Fue un digno Premio Nacional de Ciencias y Artes (2013), que casi no se le daba a los de cine. Luego, está Frida, naturaleza viva, una recreación de la vida de Frida Kahlo, en la que destaca Ofelia Medina en el papel de la pintora. Paul le supo sacar todo el jugo de la actuación a Ofelia, a quien le dieron el Ariel precisamente por ese rol. También hizo ¿Cómo ves?, un drama espléndido con Blanca Guerra y Eduardo López Rojas. Tiene una maravilla llamada Dollar mambo, en donde incorpora la música de Dámaso Pérez Prado. Paul era muy sencillo, amigable, alejado de los grupos que se aprovechan del presupuesto. Muy solidario, generoso y paciente. Fue innovador porque abordó temas que no habían tocado directores anteriores. Fue muy buen director de los artistas que trabajaron con él”.

Héctor Orestes Aguilar, ensayista, narrador y traductor: “A don Paul Leduc se le recordará esencialmente como el director de Frida, naturaleza viva, por todo lo que implicó el personaje de la película, su colaboración con don José Joaquín Blanco en el guion, uno de los trabajos más interesantes del cronista y dramaturgo, por la actuación de Ofelia Medina, por el impulso internacional que le dio a la figura de Frida Kahlo y su obra.

“Además, Leduc es el autor de una obra con sentido social y una perspectiva política, me atrevería a decir sociológica muy singular, que pocos directores mexicanos pudieron resolver como él lo hizo. Habiendo cineastas políticos importantes en México, como Jorge Fons y Felipe Cazals, la singularidad de Leduc radica en que no le tuvo ningún temor a trabajar directamente con el lenguaje del cine documental para hacer obras como la dedicada al Valle del Mezquital, Etnocidio.

“El que haya utilizado una noción que las ciencias antropológicas estaban debatiendo mucho en ese momento habla de que él era también alguien que estaba bastante enterado de los debates en las ciencias sociales de la época. Aportó una visión cinematográfica a quienes hacían ciencias sociales, informada desde las ciencias sociales para los cineastas. Este vínculo es lo que lo hace tan importante.

“Leduc era un cineasta con una capacidad visual muy destacada. Frida... es muy buen ejemplo de esto.El diseño de la producción de la película está muy de acuerdo a esta exigencia visual de un cineasta con un ojo muy refinado. Además, está muy cerca de la literatura. Solamente a un cineasta como a él se le hubiera ocurrido adaptar Concierto barroco, de Alejo Carpentier, y haberse atrevido a filmar un conjunto de historias resueltas en una película como Cobrador, a partir de la obra de Rubem Fonseca. Esa historia es muy difícil de adaptar.

Él siempre intentó hacer cosas distintas. No fue un cineasta que solamente se quedara en el cine de contenido social. Se dio cuenta que ese tipo de cine lo llevaba a un callejón sin salida. Optó a una etapa de alejamiento de la dirección que quizá le cobró factura, pero su obra está ahí para ser consultada.

Dolores Heredia, actriz: Estoy muy triste. No logro digerir todavía su partida. Éramos muy cercanos, un gran amigo. Una referencia fundamental para mí. Grande, querido, talentoso, inteligente, comprometido con su tiempo y su hacer. Se sentirá su ausencia. Tengo triste el corazón.

Alberto Cortés Calderón, director de cine: “Es una pérdida grande. Paul Leduc fue de los cineastas de izquierda en México. Sus películas tenían una gran fuerza y claramente se contaban desde la izquierda. Allí están Reed: México insurgente o Frida. Recordemos que esta última película detonó toda la fridomanía. Si una revisa su filmografía, se da cuenta de la importancia de esa mirada con un compromiso político y eso es lo que vamos a extrañar.

“Es una lástima que no se haya podido hacer su último filme, Bajo el volcán, basado en la novela homónima de Malcom Lowry, encontró muchas dificultades. Hubiéramos tenido una mirada interesante de ese México del que habla Lowry. Sí creo que de alguna manera es muy dolorosa y fuerte esta pérdida para el cine mexicano, latinoamericano y mundial, por esa mirada tan especial y comprometida con un México del que ya sabíamos todos los problemas que teníamos, pero un poco a partir del cine se proponía una discusión del país que queremos.

Lo más importante de Paul es esta originalidad de sus películas, esa propuesta, esa visión, ese compromiso por el cambio, por crear un México más justo. Paul tenía eso y ahora es difícil encontrar en los cineastas un compromiso de esa magnitud. Se va un cineasta que nos había enseñado la importancia de comprometerse.

En redes sociales, la secretaria de Cultura, Alejandra Frausto, colegas e instituciones despidieron al director.

Alejandra Frausto, secretaria de Cultura: “Me duele la muerte de Paul Leduc, cineasta de vanguardia. Su obra, con dimensión social, ha dado clásicos como Reed: México insurgente o Cobrador. Su mirada denunció los abusos a las comunidades otomíes en el Valle del Mezquital. Abrazo fuerte a Juan, Valentina, Bertha y Luisa”.

Roberto Sosa, actor de varias de sus películas: “Barroco... Latino Bar... Dollar Mambo... gracias por llevarme contigo, por tus conversaciones, por tu música, por tu humor... nos harás falta”.

Las manifestaciones luctuosas del gremio cinematográfico: El equipo que conforma el Festival Internacional de Cine de Guadalajara lamenta el sensible fallecimiento del cineasta Paul Leduc, expresamos nuestras más sentidas condolencias y nos unimos al sentimiento de dolor de sus familiares.

El Festival Internacional de Cine de Morelia lamenta con profundo dolor la irreparable pérdida de Paul Leduc, una de las figuras más importantes del cine independiente en México.

 

Sergio Olhovich, director, guionista, actor y productor de cine y teatro: Siento mucho la sorpresiva muerte de mi amigo y colega Paul Leduc. Coincidimos por varios años en las reuniones en La Habana como representantes de México para contribuir a la organización del nuevo cine latinoamericano. Su obra cinematográfica debe perdurar.

Vanessa Bauche, actriz: Abrazo fuerte a su familia y allegados. Aplauso eterno. Buen camino al admirado.

Carlos Bonfil, crítico de cine: “Paul Leduc es una voz independiente, heterodoxa y muy original en el contexto del llamado Nuevo Cine mexicano de los años 70. Se distinguió por haber incursionado tanto en el cine de ficción como en el documental, y se recuerdan mucho películas notables como México insurgente o Etnocidio. Creo que en eso fue promotor del cine independiente. Perteneció al legendario grupo Nuevo Cine, el cual era crítico, y también colaboró mucho en el famoso cine independiente de México. Pero al margen de esta labor de promotor de cine independiente, en los años 80 se distinguió con películas como ¿Cómo ves? y esa trilogía que era desconcertante y muy novedosa que reunía música y literatura y que eran Barroco, Latino bar, Dollar Mambo. Luego vino una silencio a lo largo de 13 años y regresó al cine con Cobrador. En la memoria de los cinéfilos queda su voz independiente y su ser como defensor de un cine experimental y propositivo. En su generación, uno de los cineastas más brillantes y que siempre dio verdaderamente un ángulo nuevo al cine mexicano”. 

Tags

Paul Leduc

Últimas noticias