Restauran edificios históricos de Tlalpan

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. La Alcaldía de Tlalpan realizó trabajos de restauración en el edificio de Gobierno de la demarcación, el Museo de Historia de Tlalpan y el Mercado de la Paz, en colaboración con el Instituto Nacional de Antropología e Historia, esto derivado de la declaratoria del su Centro Histórico como Patrimonio Cultural Tangible de la Ciudad de México en 2018. Éste fue identificado como centro de relevancia patrimonial desde 1984. Los trabajos fueron dados a conocer el 8 de octubre.

La intervención de las tres fachadas principales del Mercado de la Paz, conocido como el segundo más antiguo de la urbe, consistió en trabajos de retiro de letreros en mal estado que, además dañaban los muros históricos y los materiales que las conforman; limpieza completa de paramentos, además del elemento decorativo de todas las fachadas como letreros, componentes de herrería y ornamentales de ladrillo y cantera.

El trabajo más sobresaliente en el mercado fue la integración de la tecnología actual para resaltar los elementos estéticos, mediante la implementación de nuevas técnicas en el uso de iluminación que acentúan sus decoraciones, así como los detalles en los que se trabajaron para resarcir la historicidad del inmueble.

Respecto al Museo de Historia de Tlalpan, conocido como la Casona, se trabajó la unificación de arquitectura contemporánea derivado del uso de los espacios, ya que se integró una cubierta móvil en el patio interior, que permite utilizarse bajo cualquier condición climática.

Durante el proceso de obra, en el inmueble se realizaron diferentes hallazgos arquitectónicos de elementos que integraron las diferentes etapas constructivas y de uso, como un piso histórico de cantera verde en uno de los corredores de la crujía principal, y columnas de cantera en la zona de sanitarios, mismos que, después de este descubrimiento y dado el uso actual, se reformaron.

El edificio de Gobierno de la Alcaldía Tlalpan fue diseñado por el arquitecto Antonio Rivas Mercado en 1898. Al aparecer el autor de la Columna de la Independencia realizó un plan integral con la manzana del mercado y el propio edificio gubernamental.

En este inmueble se realizaron trabajos de limpieza de las fachadas, en las que se sustituyeron piezas de cantera que se encontraban en mal estado, se reintegró la balaustrada de barro original, misma que rescató piezas que mediante procesos de limpieza regresaron a su materialidad original. De igual manera se hicieron diferentes hallazgos en los muros como el letrero histórico de la fachada de la calle Plaza de la Constitución, que serán trabajados este año por especialistas restauradores para conservar los detalles ornamentales del edificio.

Últimas noticias