Vargas Llosa y las goteras de Borges

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Poco se sabe del enfado que Jorge Luis Borges mantuvo los últimos años de su vida con Mario Vargas Llosa. La causa fue una entrevista que éste le hizo en 1983, en su casa de Buenas Aires, en la que, al momento de escribirla, hizo referencia a una filtración de agua que caía del techo de ese inmueble.

“Me dijeron que Borges nunca me había perdonado que yo citara esa gotera. Era un artículo escrito con el gran cariño y la admiración que siempre he tenido por él, pero el hecho de que yo contara que había un pequeño recipiente para la gota que se filtraba del techo hizo que él dijera una cosa divertida”, explicó el autor peruano-español.

Lo dicho por el autor de El Aleph, refirió, fue que un muchacho había ido a visitarlo y le dio la impresión de que era un agente inmobiliario, porque le hizo notar que el inmueble donde vivía tenía goteras, que es lo que acostumbran decir los vendedores de bienes raíces.

La anécdota vino a cuenta en la charla que Vargas Llosa ofreció la tarde del este jueves dentro del “Hay Festival Digital Querétaro 2020”, en la cual habló de su libro Medio siglo con Borges (Alfaguara), que recopila ésa y otra entrevista que le hizo, en 1963, en París, así como una serie de artículos, conferencias, reseñas y notas en torno de su obra.

El Premio Nobel de Literatura 2010 afirmó que Borges es un escritor sin discípulos, situación que, a su decir, responde a que su influencia es tal que “mata” a quienes buscan aprender de él y sólo “se convierten en pequeños borgesitos”.

Reconoció que su primer contacto con el escritor argentino “fue más bien polémico”, luego de que su literatura distaba de la escuela de Jean Paul Sartre y los demás filósofos existencialistas, de la que el autor peruano era seguidor y la cual pugnaba por una literatura comprometida, una literatura a la que se veía como un arma para transformar a la sociedad y lograr el socialismo

“Ante ese tipo de enseñanzas, Borges resultaba un irritante; era una persona a la que no le interesaba la política, no tenía interés en cambiar a la sociedad y más bien hacía literatura fantástica. Es decir, una literatura desasida de la realidad inmediata, y sus preocupaciones tenían que ver con el tiempo, con todos los temas borgianos que claramente entraban en contradicción con el mundo de Sartre”, explicó.

El autor de La ciudad y los perros aclaró que el tipo de escritor que él trata de ser es muy distinto al de Borges, aspecto que, resaltó, no le impide “admirarlo y reconocer en él a un autor extraordinario, fuera de serie, y que ha hecho por la lengua en que escribimos, el español, una revolución sin precedentes”.

De acuerdo con Vargas Llosa, Borges “fue víctima del peronismo, como lo ha sido la Argentina”, y recordó que incluso celebró el golpe militar contra ese gobernante, además de que profesaba cierta simpatía por los militares.

“Él tuvo héroes militares en sus ascendientes; entonces, tiene simpatía hacia el mundo militar, que aparece en sus cuentos, pero también en su vida, y es algo inevitable de criticarle, porque si uno puede respetar el hecho del golpe contra el peronismo, es muy difícil respetar el hecho de que aceptara la invitación de Pinochet y ser condecorado por él”, agregó.

 

Últimas noticias