Guardacostas evacúan a 49 migrantes "frágiles" del barco de Banksy

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Roma. Los guardacostas italianos respondieron el sábado a las llamadas de auxilio del barco humanitario financiado por el artista urbano británico Banksy y evacuaron a 49 migrantes, quienes tenían un estado de salud más frágil.

Teniendo en cuenta el peligro de la situación, los guardacostas enviaron un barco patrulla desde Lampedusa que evacuó a las 49 personas consideradas más frágiles, entre las que había 32 mujeres, 13 niños y cuatro hombres, indicaron los guardacostas italianos con un comunicado.

El cuerpo de un migrante muerto también fue trasladado a la isla italiana de Lampedusa, al sur de Sicilia.

El barco Louise-Michel, que rescató a 219 migrantes en dos operaciones, se encuentra en una zona de búsqueda y rescate del Estado maltés, precisó el comunicado.

Pero debido al deterioro previsto de las condiciones meteorológicas marítimas en la región, Malta se puso en contacto con los guardacostas italianos para que les ayudaran con esta operación.

Los guardacostas italianos rescataron a los 49 supervivientes más frágiles. Está genial y esto nos deja con una mayoría (de migrantes) que sigue esperando, criticó con ironía en su cuenta de Twitter la tripulación del barco humanitario.

Ayuda de otro navío

El sábado por la noche, el resto de las personas rescatadas presentes en el Louise-Michel fueron evacuadas a otra embarcación humanitaria, el Sea-Watch 4, propiedad de la ONG alemana Sea-Watch y de Médicos Sin Fronteras.

El Sea-Watch 4, que ha llevado a cabo hasta ahora tres rescates y ha recogido a bordo a más de 200 personas, indicó en su cuenta de Twitter que se hizo cargo de unos 150 migrantes del barco de Banksy.

Pedimos un lugar seguro para todos los supervivientes, aseguraron desde la tripulación del Louise Michel, al anunciar la evacuación de todos sus pasajeros.

“Disponemos de una clínica a bordo del Sea-Watch 4 y veremos cómo podemos ayudarles. También podremos acoger a migrantes a bordo, aunque debemos respetar las normas por el Covid-19”, declaró antes el sábado Hasiba Hadj-Sahraui, la responsable de asuntos humanitarios de Médicos Sin Fronteras en Holanda, quien denunció la situación insostenible de los barcos humanitarios en el Mediterráneo.

Según la web Marinetraffic, el Louise-Michel estaba inmóvil el sábado por la mañana en el mar a unos 100 kilómetros al sureste de la isla de Lampedusa, al sur de Sicilia.

En 2020, se produjo un aumento del número de embarcaciones precarias que intentan cruzar el Mediterráneo central, la ruta migratoria más letal del mundo para los candidatos a un refugio en Europa, en su mayoría procedentes de Libia o de la vecina Túnez.

Más de 300 migrantes han muerto este año al intentar la travesía, pero la cifra podría ser mucho más elevada, según la Organización Internacional para las Migraciones.

Banksy, que mantiene en secreto su verdadera identidad, explicó el sábado en un video publicado en internet que financió la embarcación porque las autoridades de la Unión Europea ignoran deliberadamente las llamadas de auxilio de los no europeos.

El Louise Michel, que sólo cuenta con 10 integrantes en su tripulación, pidió ayuda inmediata durante la noche del viernes al sábado, después de la muerte de un migrante a bordo.

Tras una primera operación el jueves, la embarcación indicó haber rescatado el viernes a 130 nuevos migrantes, que naufragaron con su balsa neumática en el Mediterráneo. Pero debido a la falta de espacio en el Louise-Michel, tuvo que dejar a 33 migrantes sobre la balsa.

La embarcación Louise-Michel, llamada como la anarquista francesa del siglo XIX y decorada con un grafiti del artista británico, zarpó el 18 de agosto del puerto español de Borriana, cerca de Valencia, reveló el jueves el diario británico The Guardian.

El periódico publicó varias imágenes del Louise-Michel, pintado de rosa y blanco, con un grafiti de Banksy en el que se ve a una niña con un chaleco salvavidas y un flotador en forma de corazón.

Su capitana es Pia Klemp, una militante alemana por los derechos humanos conocida por haber pilotado otros barcos de rescate, como el Sea-Watch 3.

Klemp es objeto de investigación por parte de la justicia italiana por ayuda a la inmigración ilegal, entre otros cargos.

La embarcación es un antiguo navío de las aduanas francesas. De 31 metros de eslora, es de menor tamaño que otros barcos humanitarios, pero mucho más rápido, lo que le permite zafarse de los guardacostas libios.

La operación se organizó con gran discreción entre Londres, Berlín y Borriana, y Banksy no estaría a bordo, según The Guardian.

 

Últimas noticias