Retoman obra de pintora que transformó a mujeres mansas en conspiradoras

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Viernes 24 de julio de 2020. La Galería Nacional de Londres logró recuperar la exposición dedicada a la pintora italiana Artemisia Gentileschi (1593-1654), que había sido cancelada hace tres meses debido a la pandemia de Covid-19.

Las obras de esta exponente de la escuela de Caravaggio podrán apreciarse a partir del 3 de octubre. Se trata de una de las muestras más esperadas en el mundo del arte.

En el siglo XVII fue invisible, violentada, olvidada y menospreciada en una comunidad artística dominada por hombres. Desa-fió convenciones y expectativas para convertirse en una de las mejores cronistas visuales de su tiempo, describe el museo. Fueron necesarios tres siglos para que fuera reivindicada.

Letizia Treves, curadora que prepara la exhibición por venir, declaró: Artemisia fue una sobreviviente. Superó la violación, la tortura, la humillación y los prejuicios para convertirse en una de las artistas más exitosas de su tiempo.

Agregó que fue muy decepcionante posponer la exposición. Sin embargo, finalmente tendrá su momento en el centro de atención.

La primera gran exhibición retrospectiva de Gentileschi en el Reino Unido incluye sus pinturas más famosas, entre ellas dos versiones de Judith decapitando a Holofernes, autorretratos y sus heroínas míticas.

Una de las mayores decepciones que resultaron del cierre por 111 días de la Galería Nacional fue el aplazamiento de la ansiosamente esperada gran exposición que explora la obra de Artemisia Gentileschi, originalmente programada del 4 de abril al 26 de julio, anunció el museo días después de su reapertura, el pasado 8 de julio. 

Dramatismo y fuerza

Exponente de la escuela de Caravaggio, sus retratos y pinturas religiosas son ejemplo de excepcional talento, por su dramatismo en el uso del contraste y la fuerza en sus representaciones.

En cuanto a su vida personal, a los 18 años fue violada por su maestro Agostino Tassi, luego sometida al escarnio público por atreverse a denunciar, suceso que marcó con furia y maestría su obra pictórica.

El museo destaca: Artemisia pintó temas reservados tradicionalmente a los artistas masculinos y a su mirada: ella transformó a las sirvientas mansas en conspiradoras valientes y a las víctimas en sobrevivientes.

Uno de los cuadros que le ha dado más reconocimiento es Judith decapitando a Holofernes. Realizada entre 1612 y 1613, la pintura capta el momento en que dos mujeres unen fuerzas para degollar al general asirio. La escena violenta, narrada en las Sagradas Escrituras, pudo bien ser un escape simbólico para la venganza, el triunfo de las mujeres sobre la agresión masculina.

A su muerte, en 1654 en Nápoles, Artemisia quedó en el olvido. Muchas de sus creaciones fueron atribuidas a su padre. Su obra, redescubierta y apreciada en el siglo XX, se convirtió en símbolo de feminismo desde hace 50 años. En sus lienzos habitaron mujeres víctimas, deseosas de venganza, reivindicadas como heroínas, suicidas y guerreras, retomadas de las historias de la Biblia y de la mitología.

 Un vistazo a su intimidad epistolar

Las restricciones de viajes, entre ellos la grave situación que se apoderó de Italia y la parálisis de los vuelos desde Estados Unidos, hicieron imposibles los préstamos previstos para la muestra, que se inauguraría el 4 de abril, por lo que el 16 de marzo se anunció que no se abriría como estaba planeado en el museo ubicado en Trafalgar Square, uno de los más importantes en el mundo.

Por primera vez, el público verá parte de la correspondencia personal recientemente descubierta, entre ellas cartas a su amante, el anuncio de la muerte de su hijo de cuatro años, así como transcripciones de sus declaraciones en el juicio contra su violador, Agostino Tassi, testimonio conservado en el Archivio di Stato, en Roma. Durante el proceso fue sometida a tortura judicial como medida para confirmar su testimonio.

Con las palabras que nos han llegado, ya podemos apreciar el espíritu, la resistencia y la fuerza de carácter de Artemisia, ras-gos que también emergen en las cartas que escribió más tarde.

Seguir los pasos de la fascinante artista por su natal Roma, luego Florencia, Venecia, Nápoles y Londres, era una de las promesas que se había preparado desde inicios de año. Escuche su voz en sus cartas y vea el mundo a través de sus ojos.

Últimas noticias