Museos, en "coma inducido" durante crisis sanitaria: experto

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

¿El museo en este momento de crisis sanitaria se piensa como un espacio muerto? Más bien es un ente en un “coma inducido” respondió el teórico Cuauhtémoc Medina a la pregunta que le hizo Iván Ruiz, director del Instituto de Investigaciones Estéticas (IIE), de la Universidad Nacional Autónoma de México, al inicio de la jornada especial Historiadores del arte frente a situaciones de emergencia, distancia y confinamiento, transmitida el jueves 14 por el canal de YouTube del IIE. 

El primer ciclo de cuatro conferencias empezó con Curaduría, museos, instituciones y confinamiento, a cargo del curador en jefe del Museo Universitario Arte Contemporáneo (Muac), en conversación de Ruiz. 

Medina recordó que los espacios culturales no se pueden abandonar “así nada más, cerrando la puerta y apagando la luz”. “En la tercera semana de marzo pasado en los museos de la UNAM tuvimos que dedicarnos a improvisar toda una rutina de cierre seguro y responsable de instalaciones. En pocos días reforzamos la seguridad de las obras, en parte retirando parcialmente las exposiciones para guardar las obras potencialmente más en riesgo en la bodega. Establecimos acuerdos con la Universidad para mantener la vigilancia y al mismo tiempo creamos acuerdos mínimos con las instituciones y prestamistas de los proyectos que compartimos”. 

En las últimas semanas una variedad de voces y plumas interrogan sobre el efecto que tendrá la pandemia en toda clase de la estructura social. Para el investigador del IIE una de las instituciones que tiene una relación, al parecer, de más constante alusión en el porvenir es el museo, en particular el de arte moderno. 

“Por todos lados se hace una autopsia por adelantado. Se habla del museo lleno de visitantes y turistas, el exhibicionismo, el intercambio de objetos a través de océanos y continentes, la promiscuidad de ojos, lenguas y cuerpos en exposiciones cada vez más costosas, todo eso se habrá de abandonar por un modelo modesto, local y ajustado a la experiencia. 

“Se nos adelantan no solo a que va haber un cambio súbito, sino algo que se asoma como una restauración: la vuelta a valores supuestamente originales. En los siguientes dos años la práctica de los museos y otros espacios culturales y sociales tendrá que adaptar su actividad bajo normas, protocolos y formas de operación que antes no imaginábamos siquiera. 

“De hecho, en este momento mismo el personal del Muac y la Dirección de Artes Visuales de la UNAM está ocupado en producir un protocolo por escrito que vendrá a definir la propuesta de lo qu será un museo seguro al momento que la actividad de visitas se reanude”. 

Según el investigador del IIE esto no es suficiente para explicar la ansiedad por el futuro de los museos: “Este fenómeno es sintomático; es el añadir a la incertidumbre una serie de fantasmas y conflictos morales. Pareciera que se cuela en la visión de la catástrofe el reproche moral y político por los cambios que han tenido los museos en los últimos decenios. 

“Hoy aparece una especie de tentación de autocastigo moral. Parece que estamos incómodos ante el hecho de que éstos eran templos de una cultura prestigiosa y minoritaria que ha sido sido recientemente masificada. Pareciera que estamos ante la reacción, espera en buena medida de una especie de regreso de pureza de soledad original. Ésta es una idea muy perniciosa”. 

Los museos habrán de entrar en etapas de experimentación muy intensas. De acuerdo con Medina la crisis del Covid-19 abrirá la oportunidad para cuestionar “las metodologías meramente mercantilistas que podrían desviar el sentido de algunas instituciones y la obsesión por generar unas estrategias fallidas que aprovechaban la estructura del museo para promover productos falsificados. 

“Quiero pensar que asumir seriamente el peligro que colectivamente estamos confrontando nos obligará en el futuro a invertir no solo en hospitales y aparatos médicos, sino en crear una ciudadanía capaz de juicio científico, de manejo de información, de combinar razón y sensibilidad.

“Por el momento no tenemos otra forma de producir ciudadanía sensible más que mediante el consumo del arte y la cultura. El arte y los museos seremos un elemento clave en el tejido de cualquier proyecto de civilización futura”.

Últimas noticias