Comunidad artística ve con reservas desaparición del Fonca

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. La desaparición del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca) y su incorporación a la Secretaría de Cultura (SC) federal es vista con reservas por algunos sectores de la comunidad cultural y artística mexicanas ya que no saben cómo serán los nuevos mecanismos de ese organismo que durante 31 años contó con reglas de operación y se mantuvo ajeno a la instancia burocrática.

Consideran, en principio, que es “una mala medida”, pues ese sistema contaba con recursos propios y un funcionamiento que había probado su eficacia y ahora, por lo que se intuye, esos aspectos están en riesgo. Sin embargo, hay quienes dan “el beneficio de la duda” y esperan que en los próximos días las autoridades clarifiquen la situación y den a conocer los nuevos esquemas de operación.

Algunos artistas consideran que lo que se vive en el país con la extinción de los fideicomisos sólo refleja la “falta de una política cultural transparente, transversal y clara”.

Al momento de incertidumbre que viven los artistas se sumó la polémica que causó la secretaria de la Función Pública (SFP), Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, quien en su cuenta de Twitter escribió: “se acabó el Fonca salinista, nacido para controlar a los rebeldes y premiar a los compadres”. Los creadores calificaron el comentario como desafortunado, ya que está generalizando e insultado a la comunidad artística.

 A continuación, algunas de las reacciones consignadas por La Jornada:

 Un llamado a la unidad 

Federico Ibarra, compositor, expresó: “En este momento, ante el desconcierto provocado por el comunicado de la Secretaría de la Cultura, reiteraría mi llamado a la unidad de la comunidad artística del país para hacer frente a decisiones que nos atañen tanto directamente como al futuro del arte mexicano.

Ante la frase del comunicado emitido por la Secretaría de Cultura de que la incorporación del Fonca "permitirá contar con reglas de operación claras..." , me pregunto ¿por qué esta acusación soterrada de alguien que le debe mucho a los sexenios anteriores? Lo único que se me ocurre es el antiguo refrán: "El león cree que todos son de su condición"...

 Hay que vigilar los "peligros de la burocracia"

Luis de Tavira, dramaturgo, expuso: “Creo que la incorporación del Fonca a la SC tiene pros y contras, desde luego hay que apoyar los pros que salvaguardan y fortalecen lo que ha venido siendo el Fondo, sus programas que también me parece un pro importante, la estructuración y creación y ampliación del Sistema Nacional de Creadores como eje de manera semejante al Sistema Nacional de Investigadores, que esa siempre ha sido la idea originaria de los programas del Fonca porque se organizan y funcionan de manera sistemática en pro de las condiciones de estabilidad de la creación artística que es la clave para el desarrollo y para el beneficio sostenido en la sociedad. Me parece muy bien que se cree, se amplíe y se estructure bien este Sistema Nacional de Creadores como eje a la manera del Sistema Nacional de Investigadores.

“Por otra parte hay que vigilar y estar muy atentos para evitar en cambio los peligros de la burocracia discrecional que podría poner en riesgo uno de los mayores valores del Fonca que era la autonomía artística que se había construido a través de una experiencia de trabajo común entre artistas e institución, que lo hizo funcionar con una transparencia envidiable.

No dejan de estar los riesgos que de perder un instrumento muy ágil y ajeno a la instancia burocrática, no dejan de aparecer los peligros de toda burocracia y creo que lo que incorpora a este sistema a la estructura de la SC según se contempla en la Ley General de Cultura es una norma administrativa, esto de alguna manera fortalece pero tendría que salvaguardarse si no la administrativa si la autonomía artística, esa siempre la ha tenido y para eso se creó; es una garantía de la libertad de expresión, de la autonomía artística y de la libertad de creación y es también una poderosa respuesta al derecho social a la cultura .Creo que hay que ser sensatos, inteligentes y discernir claramente entre esos pros que hay que apoyar y también esa actitud de diálogo y de participación con las instancias para que su incorporación a la SC garantice el sentido profundo de los valores que se han construido a partir de los programas del Fonca.”

Es una medida con "claroscuros" 

Antonio Ortiz Gritón, pintor, activista cultural e integrante del Movimiento Colectivo por la Cultura y el Arte de México (Moccam), indicó: “La desaparición del Fonca, en principio, me parece una mala medida. Antes estaban garantizados sus recursos, pero ahora el dinero del fideicomiso que tenía esa instancia --5 mil millones de pesos-- pasó al gobierno federal y, aunque este año se cumplirán con todos los compromisos ya adquiridos, a partir de 2021, pero sobre todo en 2022 la Secretaría de Cultura deberá pelear por los recursos que se otorgaban en ese fondo.

“Tengo, pues mis reservas, es una medida con claroscuros y quiero darle el beneficio de la duda; a ver qué pasa. Lo que sí, pienso que se tiene en este momento la oportunidad de ver las reglas de operación y el aspecto de transparencia.

“Hemos platicado algunos artistas de que sería mejor que una parte del Fonca se convirtiera en algo como el Sistema Nacional de Investigadores. Hasta ahora, las becas para el arte son para un universo pequeño, nunca ha alcanzado; hay que recordar las protestas de la comunidad por los compadrazgos. Se otorgaba en total al año 500 millones, que es muy poco para la cantidad de artistas del país.

Muchos de los proyectos apoyados por el Fonca están al margen del mercado, son obras de arte que no pueden venderse pero son experimentales y, como tal, tienen gran valía, por su contribución al desarrollo del arte y los artistas. De forma definitiva, el Estado debe seguir financiando el arte, porque, si no, sería volver al arte comercial totalmente.

“La Secretaria de la Función Pública celebró que se acabó el Fonca salinista, que a su decir nació para callar a los rebeldes y premiar a los compadres. No sé sí hubo gente que sí se calló para no perder la beca, pero habemos muchos otros que nunca nos hemos callado, con beca o sin ella.

“Esa institución fue más que una política de Salinas de Gortari de callar consciencias. Su creación fue impulsada por un importante grupo de intelectuales, entre ellos Carlos Fuentes, Carlos Monsiváis, Elena Poniatowska e inclusive el propio García Márquez que hicieron ver en su momento al gobierno que hacía falta de dinero para la producción artística. Desde que comenzó su operación, por ejemplo, ha permitido mucha experimentación y México se ha vuelto potencia en arte contemporáneo.

Veremos qué va a pasar, si se mantiene el discurso, aunque sólo es eso, discurso. Hay que ver cómo se sostiene eso de que se acabó la cultura salinista y que habrá más transparencia, la cual de por sí había. “El Fonca tenía un equilibrio muy estable en cuanto a su financiamiento y ahora, probablemente, será inestable; igual puede ser mejor, pero también peor. Es una duda. Se vuelve incierto el panorama y debemos estar atentos a lo que ocurra.”

 Desarticula la cultura

Alberto Castro Leñero, artista visual, explicó: “No recuerdo cuántas veces recibí la beca del Fonca, acaso siete, pero siempre que apliqué la obtuve; también fui jurado en una ocasión. El problema de la cultura no son las becas, ésas son sólo un aspecto. La desaparición del Fonca me parece peligrosa, porque desarticula la estructura de la cultura. Entonces, sí sería muy importante el momento para crear una nueva estructura que pueda tener posibilidades de impulsar la cultura, no dejarla.

“Que las autoridades digan que ahora sí será un organismo transparente, sin corrupción y que fue creado para controlar a los rebeldes y premiar a los compadres, me parece una crítica denigrante al Fonca; lo tratan como si hubiera sido centro de corrupción, y no lo fue ni lo ha sido, dio apoyo a muchos creadores y permitió que se hicieran propuestas muy interesantes. Ha sido un apoyo muy importante, no lo veo como si al desaparecerlo se terminara con una especie de cueva de bandidos.

“El Fonca ha apoyado a la cultura, ése ha sido a su papel, el de generar cultura. Sí es, y ha sido, un sistema perfectible, pero, según la experiencia de lo que he vivido, ha sido muy positivo, una acción positiva en el panorama del arte.”

 Hay que cuidar " la integridad jurídica y administrativa del Fonca"

El historiador César Moheno, quien fue secretario técnico del INAH, expresó: “Me gustaría subrayar que el Fonca es una idea original que surge en 1975, es una idea adoptada por pensadores, escritores como Octavio Paz, Jaime Sabines, Juan García Ponce, José de la Colina, José Emilio Pacheco, Víctor Flores Olea, Carlos Monsiváis y Juan Rulfo, entre algunos otros. En ese año ellos impulsan esta idea que se concreta en marzo de 1989 y es un proyecto de la sociedad civil y del estado mexicano que a mi me parece una de las instituciones más virtuosas que se ha creado no sólo para la producción artística y difundirla, también para preservar y conservar el patrimonio cultural de México.

“Creo que es importante cuidar por lo menos dos cosas: la integridad jurídica y administrativa del Fonca dentro de la estructura orgánica de la SC, asegurando la viabilidad y la solvencia presidencial del conjunto de sus fondos. Es fundamental asegurar dentro de esta nueva estructura que no conocemos el funcionamiento eficiente de todos los subfondos que permitan la existencia de todos los programas que me parecen son esenciales para la cultura y las artes.

“El Fideinah a mi parecer es un instrumento de justicia social porque reconocía los derechos de las comunidades campesinas sobre sus tierras, a través de ese fideicomiso por primera vez el estado mexicano reconoció los derechos de propiedad de estas comunidades rurales sobre sus tierras en las que se encontraba patrimonio arqueológico, por eso es tan importante mantener el Fideinah”.

Sobre la declaración de la secretaria Irma Sandoval, Moheno sostuvo: “me parece que más que de adjetivar, es el momento de dialogar para construir, todos juntos, un mejor país. El diálogo es u no de los instrumentos esenciales de la política pública en el siglo XXI.”

 Hay que controlar a las instancias culturales y a sus privilegiados 

Alberto Híjar, crítico de arte, sostuvo: “Veo mal la desaparición del Fonca, pero como buena dependencia de Estado es necesario controlar la cultura, sobre todo esa instancia, que está llena de privilegiados por más que (el poeta) David Huerta diga que no es así. No veo que cambie mucho la situación porque el Fonca pase ahora a la Secretaría de Cultura, por más que esto va a implicar revisiones, que claro que es lo que aterra a los privilegiados.

“Respecto a los señalamientos de la Secretaria de Cultura (Alejandra Frausto) de que ahora no habrá lugar a la corrupción y se tendrá más transparencia, es un buen deseo que veo difícil que se cumpla, porque siempre hay compadrazgos y recomendaciones. Así nació, con Octavio Paz decidiendo quién entraba y salía, incorporando a quienes no tenían ninguna solicitud ni planteamiento. Ojalá de verdad se acabara con la corrupción, pero creo que los compadrazgos, cuatachismos y recomendaciones especiales nunca terminarán.

“Regreso al principio, y digo que veo mal la desaparición del Fonca, porque, de tiempo atrás, habían anunciado la disolución de los fideicomisos y creo que es este afán de controlar los posibles desvíos de gastos, porque de por sí la cuestión cultural es poca favorecida en este sentido. Entonces, es una medida administrativa que obviamente traerá consecuencias para, insisto, sobre todo los privilegiados, que ven en peligro la cuantía de las becas y apoyos que reciben.”

 Quedan muchas dudas sobre su nueva operación

David Psalmon, creador escénico comentó: “Nos quedan muchas dudas sobre cómo operará ahora el Fonca porque si hay algo que tenía era autonomía y el hecho de que los proyectos presentados en el fondo eran evaluados por integrantes de la propia comunidad artística, entonces de alguna forma hemos sentido una evolución bastante importante, una relativa democratización, aunque no todavía suficiente, pero si era importante que esa evaluación era hecha por los integrantes de la comunidad y eso permitía mayor transparencia.

“El comentario de la secretaria de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, de que se acabó el Fonca salinista me parece muy desafortunado y lleno de oportunismo y de demagogia, aunque ella dice que se acaba el oportunismo. El Fonca se ha transformado a lo largo de estos 30 años porque hay mucha experiencia de una institución que si bien no es perfecta se ha mejorado con el tiempo y ha salido sobre la marcha con aciertos y errores para convertirla en lo más transparente posible.”

 Decisión engañosa

Damián Cervantes, fundador y director de la compañía Vaca 35 Grupo en Teatro, expresó: “Es un poco raro porque dicen que se mantiene el Fonca que es un fondo que tiene reglas claras de operación, pero se va a la SC y le van a cambiar las reglas y el presupuesto, ahí hay algo engañoso. La SC no es claro en estas nuevas reglas , lo que implican y no se entiende.

“Por otro lado está el comentario de Irma Sandoval diciendo que se acaba una institución salinista llena de corrupción y compadrazgos que me parece bastante desatinado y fuera de lugar porque para eso primero tendría que comprobarlo y creo que el Fonca desde mi perspectiva es de las instituciones más transparentes con dinero público que yo conozco, todo está auditado, todo está en transparencia y se sabe qué se le dio a cada quien. Creo que los trabajadores y creadores tenemos que ser parte de esta transformación del Fonca y ver que se mantenga su espíritu.”

 La SC deberá multiplicar este programa de promoción de la inteligencia

César Martínez, artista interdisciplinario, expresó: “El Fonca es y ha sido un proyecto de gestión y promoción cultural único en el mundo, ha promovido desde sus inicios el desarrollo de la producción, distribución y consumo de las artes a una gran diversidad y pluralidad de 'propApuestas' en este amplio y abundante México lindo y qué herido.

“Su incorporación a la Secretaría de Cultura debe implicar la renovación de la importancia y el reconocimiento a el valor artístico cultural, identitario, local y global, existencial y fundamental de que el arte está comprometido en sus funciones vitales para satisfacer necesidades básicas en la población: entre ellas promover el bienestar de la amplia riqueza y abundancia que se genera en nuestro país, más allá de un valor de vida cotidiano de subsistencia económica.

“La Secretaría de Cultura deberá multiplicar este programa de promoción de la inteligencia. El arte es investigación y lo que hace falta será adherir a más creadores y manifestantes en su nómina. ¡No burocratizar a la imaginación! Promover un Sistema Nacional de Creadores a la par del Nacional de Investigadores”.

Sobre las opiniones de las secretarias de Cultura y de la Función Pública, apuntó: “la paradoja es que el Fonca ha sido la luz al final del túnel del salinismo. Un legado positivo y productivo, que visto desde el mito de un Sísifo mexicano, son dos fuerzas luchando en sentido contrario como si fuera un albur cotidiano, una metáfora del esfuerzo inútil pero de incesante fuerza y poder, y esa es nuestra terquedad por inventar e imaginar en nuestra rutina.

“La estrategia política de apoyar al intelecto estético y artístico ha comprometido al esfuerzo de muchos que hemos buscado en otro lado, oscuro o no, de lo que en este país abunda como creatividad expandida. El problema de la transparencia, es que no hay suficientes apoyos, la demanda de autores y promotores del pensamiento de calidad es muy amplia, y los mitos y novelas entramadas en torno a los apoyos dados es una fantasía.

“La solidez del proyecto es lo que determina la selección del mismo. Pero es muy injusta porque tomar una decisión ante tanta lucidez creativa es muy dolorosa, dejas fuera a toda una comunidad comprometida desde la médula espinal de la cultura de México. Esa liz se queda en espera pero no se apaga en el tiempo, es resistencia y de mucho voltaje. Y eso lo digo porque he sido beneficiario y jurado.”

"Pareciera que todo es una cortina de humo"

Polo Castellanos, creador, indicó: “Hay muchas cosas que nos tienen que explicar, no están diciendo todo completo, hay declaraciones que son como revanchistas y oportunista hacia lo que la comunidad artística ha manifestado desde que entró esta administración y desde aquella vez que quisieron reestructurar el Fonca y Mario Bellatín renunció. Deben aclarar ahora qué pasará con ese presupuesto y si con los recortes al sector cultura afectarán al Fonca que ahora está dentro de la SC. Pareciera que todo es una cortina de humo y ese golpeteo a la comunidad artística porque ha señalado una serie de situaciones que se vienen arrastrando de administraciones pasadas como son nuestros derechos laborales y humanos.

“Al fina lo que está sufriendo la comunidad artística en estos momentos es la falta de una política cultural que sea transparente, transversal y clara. Ahora los creadores también somos insultados, pareciera que la comunidad artística pertenece a ese guión de buenos y malos porque están dejando ver que no podemos opinar y si opinamos mal de la política cultural ya somos golpeadores”.

Esta decisión genera muchas preguntas

Cecilia Appleton, coreógrafa y directora de la compañía Contradanza, comentó: “Con el comunicado de la SC me surgieron muchas preguntas y también angustia porque siempre un cambio en estos momentos de contingencia causa inquietud, dudas y estoy como ese grupo de personas que quiere saber qué va cambiar de la estructura y qué se va mantener. Dicen que desean más transparencia y más claridad, me preguntó si ellos veían poca claridad”.

 Una mala noticia, pero hay que ser optimistas

 Jorge Ismael Rodríguez, artista visual, activista cultural e integrante del Movimiento Colectivo por la Cultura y el Arte de México (Moccam), comentó: “Pienso que todos los artistas mexicanos hemos sido beneficiarios del Fonca, hallamos o no recibido una de sus becas. Recordemos que hace 30 o 35 años eran muy pocos los que podían salir del país, sólo los consagrados, algunos creadores orgánicos o aquellos que pertenecían a familias acomodadas. Desde su fundación, este sistema ha permitido que desde las creaciones más escondidas realizadas en la sierra tarahumara o los proyectos creados en la Condesa lleguen a los pueblos y ciudades vecinos del país y después al resto del mundo. No es algo menor, porque nos ha permitido revisarnos, sentirnos y sabernos no sólo consumidores sino también productores de arte.

“Ojalá sea para bien lo hecho ahora con el Fonca. Aunque las autoridades culturales aseguran que no, sí hay un cambio, pues era un sistema independiente con presupuesto propio, que tenía reglas de operación y resultados clarísimos.

“La secretaria de Cultura habla de transparencia, comentario que responde más a una construcción de una narrativa que a la realidad que conocemos. Me parece desafortunado que haya dicho que un gobierno emanado de la participación social no puede desdeñar a la cultura, cuando ni debería hablar de eso y referirse mejor a construir o fortalecer. Me parece también lamentable y un cliché hablar de corrupción, como si fuera factor fundamental para la desaparición de fideicomisos culturales.

“Hay que esperar qué pasa ahora. Quizá es benéfico, a lo mejor es cierto que vamos a tener un sistema mucho más transparente y remozado en el que se corrijan los defectos que lo hacían cuestionables. Lo que me asusta es el riesgo que estando el dinero en la decisión de un secretario o un ente superior como la Presidencia acabemos perdiendo lo que había. Hablo no como artista, sino como consumidor de productos culturales. A bote pronto, la noticia la desaparición del Fonca me parece mala noticia, pero quiero ser optimista.”

 

Últimas noticias