Red de teatros prevé pérdida de unos $10 millones por Covid-19

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

 
Jueves 26 de marzo de 2020. De acuerdo con los cálculos de la Red de Espacios Culturales Independientes Organizados (Recio), tan sólo en el periodo de contingencia sanitaria en la Ciudad de México, provocada por el Covid-19, que va del 20 de marzo al 20 de abril, aunque se podría extender, 15 foros que integran esa red teatral tendrían ‘‘una pérdida económica de 9 millones 712 mil 330 pesos”.

En entrevista con La Jornada, el productor Samuel Sosa, integrante de la asociación Foro Shakespeare & Cía y representante de Recio, sostiene: ‘‘No resulta exagerado pensar que ante la actual situación, la actividad teatral está en riesgo de desaparecer. El cierre de espacios al que ahora nos enfrentamos pone en riesgo la sobrevivencia de las artes escénicas del país”.

En días pasados, añade, se efectuó una reunión virtual entre integrantes de la Red Iberoamericana de Salas de Teatro, que agrupa creadores escénicos de Chile, Argentina, España y México, y la cuestión es que ‘‘nadie ve muy claro en sus países el futuro en el ámbito teatral. De una manera realista algunos están considerando el regreso de las actividades hasta septiembre y apenas estamos en marzo”.

La Secretaría de Salud del gobierno federal ‘‘reconoció que en México la pandemia podría llegar hasta septiembre u octubre” (La Jornada,25/3/20).

Añade: ‘‘va a tardar en recuperarse la economía, la confianza en el contacto humano y en salas con la asistencia de muchas personas”.

Para el administrador teatral ‘‘la infraestructura de los espacios escénicos no van a aguantar cerrados tantos meses”.

Afectación a 15 teatros

Foro Shakespeare & Cía es una asociación en la que trabajan unas 50 personas, cuya nómina mensual es alta, sin contar la renta del espacio y otros servicios. Las principales fuentes de ingreso, como en la mayoría de los espacios escénicos, son la venta de boletos en taquilla y la renta del foro a otras agrupaciones. ‘‘Y esas dos fuentes de ingreso hoy están canceladas, hasta nuevo aviso”.

El problema, detalla Sosa, ‘‘es que no tenemos un canal de ingresos que haya quedado abierto. De ahí que al no saber cuánto tiempo va a durar la cuarentena, empezamos a imaginar un posible futuro, ahora que ya entramos a la fase 2”.

Como Red de Espacios Culturales Independientes Organizados, ‘‘nos hemos pronunciado y enviado a las autoridades culturales un comunicado público en el que proponemos una serie de medidas con el fin de solventar la crisis económica que se viene para los teatros independientes”.

En principio, ‘‘nos dimos a la tarea de hacer un ejercicio para calcular a cuánto ascenderán nuestras pérdidas, en el supuesto de que la contingencia se levante el 20 de abril.

‘‘La pérdida asciende a 9 millones, 712 mil 330 pesos. Y eso sólo contando la afectación directa a los 15 espacios que integran Recio y que en el universo de las artes escénicas y de la cultura apenas representamos un muy pequeño porcentaje. Contabilizar la pérdida real de todos los demás espacios culturales independientes resultaría una cifra muy cuantiosa.”

Exhorto a autoridades

En su llamado a las autoridades culturales, los creadores advierten: ‘‘Es momento de actuar y de tomar decisiones. No sólo por parte de nosotros, la comunidad, que ya está trabajando y desarrollando ideas y proyectos de contingencia, sino de ustedes, las autoridades en turno. Necesitamos que nos acompañen a tomar una serie de decisiones drásticas y significativas que nos permitan garantizar un futuro digno para artistas y hacedores culturales”.

Entre las medidas laborales, financieras y fiscales propuestas se mencionan: ‘‘Reducción a 50 por ciento, durante 12 meses, de las cuotas obrero-patronales de nuestros empleados y trabajadores en el Seguro Social e Infonavit; líneas urgentes de crédito y de liquidez de hasta 5 millones de pesos, exclusivas para empresas culturales con tasas de interés no mayores a 3 por ciento anual; cancelación inmediata del pago del ISEP (impuesto sobre espectáculos públicos) por 24 meses a todos los espectáculos públicos; condonación de deudas tributarias a todas las empresas que tengan por objeto social el arte y la cultura hasta por un millón de pesos; crédito fiscal de hasta un millón de pesos a todas las empresas que tengan por objeto social el arte y la cultura, y que se encuentren al corriente con sus pagos, y ampliación de la bolsa de Efiartes a 300 millones de pesos, así como un cambio urgente, solidario y consciente en los criterios de selección que permita el máximo aprovechamiento de dicha bolsa”.

Para Sosa, ‘‘hoy día todo mundo está subiendo a Internet de manera gratuita talleres virtuales o funciones de obras de teatro, para de cierta manera sobrellevar la cuarentena de una forma más entretenida; sin embargo, eso se va agotar muy rápido. Porque con ello no se paga renta, nómina y demás servicios que implica el quehacer teatral.

‘‘Más allá de la sensación romántica de: hagamos la cuarentena más llevadera con actividades culturales virtuales, hay que pensar en proveernos de una fuente de ingresos.”

La creatividad de los artistas no está en peligro, considera Sosa, ‘‘lo que está en riesgo es la infraestructura teatral independiente, que tantos años ha costado construir”.

Últimas noticias