Abordan la vejez y la muerte en 'Memoria' de la CNT

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. La Compañía Nacional de Teatro (CNT) comenzó la noche de este jueves su ciclo Nuestras voces con el estreno de Memoria, obra de profunda carga emotiva que deja al descubierto las vísceras del arte teatral.

Escrita por Paula Zelaya y Diego del Río, quien también se encarga de la dirección escénica, es una pieza conmovedora y divertida que rinde homenaje al recuerdo, la añoranza, el teatro y la vida a partir de las remembranzas de los cuatro integrantes del elenco, actores de número de la CNT.

Ricardo Blume, Ana Ofelia Murguía, Adriana Roel y Marta Aura --todos de 85 años, a excepción de la última, de 77-- narran lo que ha sido el teatro para ellos, cómo llegaron a él, las vicisitudes y escollos que tuvieron que pasar y el significado vital de tantas décadas ante el público.

La puesta está concebida a manera de un ensayo en el que los actores, auxiliados por la joven actriz Ana Ligia García y una asistente de dirección, dan lectura al libreto, estructurado con algunas de sus vivencias, anécdotas y memorias, aunque también hay espacio para la improvisación.

Los artificios y engranajes del arte teatral quedan al desnudo, como cuando un mago revela los secretos de sus trucos, luego de que sin el menor rubor los histriones trastabillan, repiten o hasta olvidan sus líneas y deben ser apoyados para saber cuándo intervenir o cuál es su siguiente parlamento.

Sin más parafernalia escénica que cuatro sillones e igual número de taburetes sobre el escenario, la obra es una inmersión de 140 minutos en los recuerdos y la evocación de la trayectoria artística de esos cuatro reconocidos actores, concebida como una reunión íntima con el público en la que la cuarta pared queda de lado y ellos se deshacen de atavismos.

Memoria es “un espacio para hablar de temas pocas veces tocados, como la vejez, la muerte, la pérdida de las capacidades y lo que uno carga constantemente en la vida”, según Diego del Río.

El discurso narrativo de la puesta en escena permite saltos en épocas, situaciones y lugares: estar lo mismo en el presente que en la infancia de los actores o en el momento en que decidieron dedicarse a la actuación y sus primeras clases; las confrontaciones familiares por adoptar esa profesión; las funciones y los personajes memorables; sus referentes.

Los protagonistas a veces son solistas, en otras interactúan entre sí, dialogan o interpretan a personas o personajes queridos de sus otros alternantes, para, al final, coincidir en que “la memoria es el museo de las cosas que nos importan” y “la ficción es capaz de actuar como la memoria de lo perdido”.

En la función de estreno no pudo estar Ricardo Blume y su lugar fue ocupado por el actor Misha Arias de la Cantolla. Las siguientes funciones serán los jueves de marzo y abril a las 20 horas en la Sala Héctor Mendoza de la CNT (Francisco Sosa 159, colonia del Carmen, Coyoacán). Entrada libre, previa reservación. Mayores informes y reservaciones: [email protected]

Últimas noticias