La inmensa pérdida de los idiomas nativos / Elena Poniatowska

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco, por sus siglas en inglés) ha detectado 6 mil idiomas sobre el planeta Tierra, y los doctores Giorgio Silfer y Perla Martinelli son promotores del esperanto, que hablan 2 millones de personas en el mundo. Martinelli dirige la revista Femina, destinada a quienes hablan esperanto. Se publica en 28 países. Giorgio y Perla viajan continuamente y han venido varias veces a México; gracias a ellos, algunos en este país lo hablan, pero, como dice Giorgio Silfer, cuando hablamos de idiomas, siempre hay la diferencia entre el idioma nacional, el étnico y el dialecto.

–Son 6 mil idiomas, y 96 por ciento de esos son hablados solamente por 3 por ciento de la población mundial. Eso significa que hay menos de 30 idiomas en el mundo hablados por casi la totalidad de la humanidad: 96 por ciento.

Aunque ningún Estado utiliza el esperanto como lengua oficial, cuenta con una comunidad de más de 2 millones de personas de todos los niveles. De ellos, 10 mil lo tienen como su lengua de nacimiento y otros lo han aprendido a lo largo del tiempo. El esperanto es parte del patrimonio cultural inmaterial. Como idioma, goza de cierto reconocimiento internacional, uno de ellos de la Unesco…

¿Cuáles son los idiomas más comunes?

–Los idiomas más importantes de Europa –los de los colonizadores– son el español, el portugués, el francés, el inglés, el ruso, el alemán y el italiano. En Europa, más de 15 millones de personas hablan 11 idiomas de origen indoeuropeo, uno de origen hugra (húngaro). Además, tenemos que contar con los idiomas que se hablan en Asia: el chino, el japonés, el coreano, el vietnamita, el hindi, el persa y el árabe entre los primeros 25 idiomas del mundo.

–En América Latina hablamos, ante todo, el idioma de los conquistadores…

–Entre las lenguas que podemos llamar amerindias, el quechua tiene un futuro seguro. Por ejemplo, en México, sólo un idioma supera al millón de hablantes: el náhuatl.

–¿Y el maya?

–Tiene unos 800 mil hablantes…

–¿El maya ha decaído?

–No puedo decirlo, tiene una literatura interesante. Hay escritores en maya como Jorge Miguel Cocom Pech, poeta y ensayista que merece el Premio Nobel de Literatura. Presentó en la Feria del Libro de Mérida, Yucatán, el libro: Muk’ult’an in Nool, secretos del abuelo. Otro poeta sobresaliente en idioma indígena es Juan Gregorio Regino, director del Instituto Nacional de Lenguas Indígenas (Inali) en la Ciudad de México. Es miembro correspondiente de la Academia Mexicana de la Lengua, a propuesta de Miguel León-Portilla, Ascensión Hernández Triviño y don Patrick Johansson. Sustituyó a Víctor de la Cruz, quien murió en 2015.

Algunos idiomas seguramente sobrevivirán en México y en toda América Latina, pero, desgraciadamente, como la mayoría de los idiomas hablados en el mundo, la mitad, por lo menos, desaparecerá durante este siglo.

–¿Qué significa esa pérdida para el mundo?

–Significa lo mismo que la pérdida de la biodiversidad animal, vegetal. Es una pérdida inmensa de biodiversidad cultural y lingüística. La diversidad de las lenguas no es una maldición como nos hace creer la leyenda de la torre de Babel. En verdad, ¿qué es, exactamente, la leyenda o el mito de la torre de Babel? Es la prueba de que antes del castigo de Dios, los pueblos hablaban distintos idiomas, pero todos se comprendían. El castigo es perder la capacidad de comprenderse. Por otro lado, tenemos el milagro de Pentecostés, que da a los apóstoles y a la Virgen María el don de comprender y ser comprendidos, aunque no hablen la misma lengua.

–¿Cree usted, doctor Silfer, que hay un gran riesgo de pérdida de la biodiversidad lingüística?

–Sí, porque también significa la pérdida de identidades culturales.

–¿La permanencia de un idioma no depende de su alfabeto?

–Naturalmente, mucho depende del alfabeto. Para muchos idiomas, la oralidad es un factor fundamental, muchos no tienen alfabeto; la producción poética en muchos casos es oral. En África existe la figura llamada griot. Se dice que cuando un griot muere, una biblioteca desaparece. Sería fundamental conservar los idiomas, no sólo por su alfabeto, sino por la voz de quienes los hablan.

–En México, recuerdo a Mauricio Swadesh que recorría los pueblos más alejados para recoger su voz…

–Sigue el trabajo de campo, porque en este siglo fue constituido el Inali, que trabaja para conservar y alfabetizar los idiomas indígenas. Aquí tengo un libro de cuentos y poesías en idiomas indígenas de México que es una maravilla. Es un trabajo del Inali. Dentro de unos días habrá una manifestación muy importante en la Unesco, para la preservación de los idiomas indígenas.

“El Pen Club Internacional tiene un comité del que formo parte como representante del Centro Esperanto, que se ocupa de derechos lingüísticos y también de su traducción literaria. Del Pen Internacional salió la declaración Universal de Derecho Lingüísticos proclamada en Barcelona el 6 de junio de 1996. Yo soy uno de los firmantes y de los que prepararon ese texto.

“Algunos centros como el Centro Catalán, el Gallego y el Vasco, en España, son muy sensibles al asunto de la preservación de su idioma. Es difícil conservar y desarrollar un idioma cuando no existe un estado que lo tiene como propio. Un solo caso de un Estado, nación o imperio que se impuso por la fuerza de su cultura y es ahora uno de los idiomas más importantes del mundo, es el italiano, el idioma de la música, del arte, de la poesía. El italiano se hablaba en el Vaticano porque estaba en Roma, pero el idioma oficial de la Iglesia católica es el latín y aún lo es, aunque el Papa Francisco ha dado la orden de que el italiano también sea oficial.

La expansión del italiano tiene que ver con la música, la cultura, la cinematografía, la gastronomía, el estilo de vida, que resulta muy atractivo al resto del mundo. Se piensa que en Italia se vive bien; su estilo de vida siempre ha sido muy atractivo, porque dos formas de entretenimiento social han atravesado todas las clases sociales: la ópera y el futbol.

–Entre tantos idiomas, ¿qué significa el esperanto?

–El esperanto nació en Europa del Este, en Varsovia. La primera gramática se publicó en el gueto judío de Varsovia, en 1887. Es un idioma joven que tiene ya una literatura bastante considerable. El doctor Zamenhof es el fundador del esperanto que hoy se encuentra entre los primeros 40 idiomas del mundo que ya hablan cuatro generaciones.

Últimas noticias