El poeta David Huerta atestigua ‘‘la mala facha de la realidad’’

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Sábado 25 de enero de 2020. La poesía siempre nos da noticias frescas, sobre todo cuando un nuevo libro aparece en medio del caos del mundo, considera el poeta David Huerta (Ciudad de México, 1949), quien presenta El cristal en la playa, publicado por Ediciones Era.

Los versos del autor –galardonado hace unas semanas con el Premio FIL de Literatura en Lenguas Romances 2019– son testimonio ‘‘de las cosas que ocurren en la calle, en las carreteras, con la gente común y silvestre, pero también con las víctimas, con la sangre que se derrama, con la violencia, pero también con el mar, con los cristales que hay en la playa y con los que se puede uno tropezar y cortarse, o verlos brillar sobre las revolturas de la arena”, explica en entrevista con La Jornada.

Otro tema que ronda El cristal en la playa es la muerte, continúa Huerta; ‘‘quizás tiene que ver con mi edad avanzada, pues ya crucé la curva de los 70 años en octubre pasado. Eso quiere decir que hace muchos años ya pasé la mitad de mi vida, de modo que estoy cuesta abajo, en la rodada, como dice la canción”.

Situaciones delicadas y escollos por librar

Fresca y con chispazos de humor es también la charla con David Huerta, quien luego de medio siglo de dedicarse a la escritura afirma que ante ese largo panorama que es hoy su trayectoria profesional puede ver ‘‘algunas señales que han quedado en el camino, desde luego a muchísima distancia están aquellos años en los que fui poeta joven, años muy difíciles porque si uno acertaba, los aciertos crecían mucho, o si metía la pata decían ‘se le puede disculpar porque es joven’. Ambas son situaciones muy peligrosas y delicadas, escollos que hay que librar. Más o menos cuando cumplí 40 años dejaron de decirme poeta joven y sentí un gran alivio, pero también una gran nostalgia.

‘‘Las señales de mi vida cuando fui poeta joven quedan a una distancia muy grande, lo que sigue son libros y trabajo. No una paz interior, pero sí cierta claridad para ver cosas que antes estaban enturbiadas por las pasiones. Esa es la lucha, a pesar de que el mundo alrededor esté patas arriba”.

Huerta dijo sentirse satisfecho de su obra, no sólo como poeta, sino como ensayista y traductor, ‘‘porque he dado lo mejor que he podido, no se sí es suficiente, pero siempre pienso en seguir escribiendo. Si uno sigue escribiendo es que no está tan contento con lo que ya hizo, de modo que hay un equilibrio interesante entre la insatisfacción y el gusto de ver que aparezca un libro como El cristal en la playa.

‘Siento muy lejana la mera posibilidad de dejar de escribir. Algunos poetas y autores dejan de hacerlo por razones que a veces me resultan misteriosas o tristemente claras, dijeron todo lo que querían decir y quedaron satisfechos. En México, desde luego, está el caso llamativo de Juan Rulfo, y en el terreno de la poesía Alí Chumacero. Pero los entiendo. Hay tiempo para todo, yo estoy en el tiempo de escribir tanto como pueda, y felizmente puedo publicar, no me cierran las puertas.

‘‘Estoy muy contento también con mi trabajo como profesor en la Facultad de Filosofía y Letras, no obstante las dificultades que hay ahorita en la Universidad Nacional Autónoma de México, pues estamos detenidos por el paro de las compañeras organizadas. Pero es importante atender los problemas de violencia de género, del hostigamiento, de la situación de vulnerabilidad de las compañeras en la universidad, en el país y en el mundo. Estamos viviendo una larga temporada de estupor, ojalá se solucione de la mejor manera para todos, para continuar nuestro trabajo en las aulas”.

Entre la torre de marfil y la calle ocurre la literatura

Los poetas en México, añade Huerta, ‘‘continuamente salimos a la calle a ver la mala facha de la realidad. No es tan reprobable encerrarse en su torre de marfil, nos preguntan: ‘¿por qué te evades?’ Y la respuesta puede ser: ‘pues, mira nada más qué cara tiene la realidad’. Pero entre uno y otro extremo, entre quedarse en la torre de marfil o salir a la calle, ocurre la literatura.

‘‘Debemos dar testimonio, salir a ensuciarse, a abrazarse, a ver a los demás a los ojos. Desde los liberales, los escritores son poetas y periodistas. Los liberales construyeron este país, los contemporáneos también se ocuparon de hacer a este país después de la Revolución, al igual que la generación de mi padre (Efraín Huerta), pero no sólo los escritores, también los ingenieros, los químicos, los arquitectos, los médicos.

‘‘Es una generación admirable la de nuestros padres y nuestros abuelos, son los hijos de la Revolución.

‘‘Entonces, sí, nos corresponde salir a la calle, ¡cómo no! Es algo que nos nace, nos sentimos solicitados por la realidad, y acudimos no para hacer concesiones ni para complacer a nadie, sino para hacer lo que juzgamos es lo más correcto”, concluye el poeta.

Últimas noticias