Norma Romero Vázquez, de Las Patronas, invitada a FIL Guadalajara

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Guadalajara. Todo comenzó con una petición desesperada que les movió el sentimiento a dos mujeres campesinas que en 1995 pasaban cerca de las vías del tren: “Madre, tenemos hambre, danos el pan y la leche”, gritaron varios migrantes que viajaban como podían montados en “La Bestia” cuando el tren carguero pasaba por la comunidad de La Patrona, municipio de Amatlán de los Reyes, Veracruz.  

“Al ver ese tren que pasaba siempre lleno de jóvenes hambrientos, al escuchar ese grito, optamos por regalar el pan y la leche que llevábamos, sin pensar que eso les cambiaría la vida no sólo a ellos sino a nosotros”, recordó 24 años después, invitada por la Feria Internacional del Libro (FIL), Norma Romero Vázquez, fundadora del grupo Las Patronas que desde entonces se dedica a apoyar a los migrantes que pasan por esa comunidad.

Al participar en el seminario “Paz: visiones, estrategias, luchas”, bajo el tema “En nuestra mesa no existen los muros. Las Patronas y el compromiso humanitario” organizado por el Centro de Estudios Latinoamericanos Avanzados (CALAS), Norma Romero detalló que jamás se cuestionaron si esos migrantes era buenos o malos, sólo “vimos que tenían hambre” y así nació este singular grupo humanitario, de forma espontánea.

“Esas mujeres campesinas que éramos, después salimos a buscar más información, porque sentíamos el dolor de los demás, de hermanos que luchan por salir adelante. Así poco a poco nos informamos sobre derechos humanos, crecimos, instalamos un albergue, comenzamos también a dar atención médica”, contó Romero.

También reveló que el número de migrantes alimentados y ayudados por Las Patronas disminuye cada vez más, pues mientras en 2010 eran ayudadas unas 800 personas diarias que viajaban en tres trenes, en 2014 fueron de 400 a 500 personas y actualmente, con la militarización de las fronteras el número es de 150 a 200 migrantes.

Aún así, dijo, es imperiosa la necesidad de ayudar a quienes viajan de esa manera por el país, aportar en lo posible para así evitar que más vidas se pierdan en el camino hacia Estados Unidos, así como acoger a los migrantes centroamericanos en albergues y alimentarlos.

La activista invitó a la sociedad a que en su lugar de residencia participe ayudando en esta causa con ropa, zapatos, mochilas y víveres. Y quienes quieran ayudar directamente a Las Patronas pueden escribir al correo electrónico [email protected] o comunicarse vía Twitter con @meraspatronas

El académico Joachim Michael, especialista en literatura y cultura audiovisual iberoamericanas también presente en la charla, destacó que “Las Patronas” es una iniciativa de mujeres que superan las restricciones patriarcales e imponen un horizonte de posibilidades.



Últimas noticias