'Toman' las mujeres el principal bastión operístico en el mundo

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Las mujeres toman la Ópera Estatal de Viena, el más importante recinto de este arte en el mundo. Y también el más conservador.

Luego de 150 años de existencia de esa institución, por primera vez se escenificará ahí una obra compuesta por una mujer: Orlando, comisionada a Olga Neuwirth, quien fue acompañada por un equipo creativo femenino para el estreno mundial de esta obra, el 8 de diciembre.

Los papeles claves recayeron en mujeres. La artista transgénero Justin Vivian Bond interpretará a Orlando, personaje que compartirá con la mezzosoprano estadunidense Kate Lindsey.

La compositora austriaca Neuwirth escribió el libreto con la dramaturga francoestadunidense Catherine Filloux. La directora británica Polly Graham es la encargada de la producción. El vestuario fue diseñado por la japonesa Rei Kawakubo.

Filloux es conocida por abordar temas actuales, entre ellos los movimientos por los derechos humanos. En una de sus más recientes obras, Convirtiendo tu cuerpo en una brújula, se refiere al trauma que nuestras políticas de inmigración infligen a los niños inocentes. Y señaló: No entiendo a Estados Unidos y por eso sigo escribiendo sobre nuestra complicidad y el dolor que causa en todo el mundo.

La dirección musical fue encargada al alemán Matthias Pintscher.

Orlando aborda la homosexualidad y el protagonista es un joven aristócrata que se transforma en mujer a través de los siglos. Se basa en la novela Orlando: una biografía, de Virginia Woolf.

El diario austriaco Der Standard cita a Olga Neuwirth: Es una historia sobre la lucha por la libertad de expresión, la originalidad y la identidad fluida. Se trata de una personalidad que cuestiona cualquier dualidad y experimenta el estar entre la vida y el arte.

El portal especializado Scherzo reseña que la compositora austriaca recibió de la agrupación vienesa un encargo en 2004, que fracasó cuando la dirección del teatro rechazó el libreto: un texto de Elfriede Jelinek (precisamente) sobre casos de abuso infantil por parte de un médico nazi.

La Ópera Estatal de Viena es una de las más importantes compañías a escala mundial y tiene una conocida tradición ultraconservadora. Su teatro fue inaugurado con Don Giovanni, de Mozart, en 1869, y desde entonces se han presentado los montajes más importantes de este arte.

Amor a las rarezas

Según el sitio web de la institución vienesa, Neuwirth refiere: “Desde que era niña me he interesado en todo, desde las artes hasta la política, desde las ciencias hasta la sicología humana. Me he dejado inspirar por las pequeñas y grandes cosas que el mundo tiene para ofrecer, por la maravillosa diversidad de la vida, y veo esto reflejado en Orlando, porque es el amor a las rarezas, a lo paradójico, a lo grotesco, al virtuosismo, a la exaltación y a la exageración lo que constituye la esencia de esta biografía ficticia, que pretende crear una nueva morfología de la narración”.

La compositora añade que se trata también de una sofisticada y sutil forma de atracción sexual que rechaza ser encasillada en cualquier género. Además de negarse a ser condescendiente y a ser tratada de manera condescendiente, algo que le sucede continuamente a las mujeres, sin fin a la vista.

La Ópera Estatal de Viena destaca que el teatro musical de Olga Neuwirth abre una puerta al reino de lo que se ha simultáneamente experimentado, leído y escuchado; el conocimiento y el sentimiento, en otras palabras, el reino de la ficción, construido a partir de los recuerdos.

El rotativo británico The Guardian refiere que la ópera, que ha sido llamada la forma de arte más misógina debido a la propensión a que los terribles destinos caigan sobre los personajes femeninos, está cambiando lentamente, con más acceso para las compositoras y directoras y una tendencia cada vez más experimental, que implica nuevos escenarios y formatos.

The Guardian recordó que en 2016 la Ópera Metropolitana de Nueva York escenificó su primera pieza escrita por una mujer en más de un siglo, L'amour de loin, de la finlandesa Kaija Saariaho. También que en el festival de Wagner en Bayreuth de este año fue abucheada una producción de Tannhäuser en la que participaba un artista drag británico.

Últimas noticias