Prison art realiza exposición por 30 aniversario de la caída del muro de Berlín

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Construir puentes y no barreras es la convocatoria que hace la exposición No more walls, con la que Prison art celebra el trigésimo aniversario de la caída del muro de Berlín, ocurrida el 9 de noviembre de 1989.

Foto Marco Peláez

Se trata de una colección especial de ropa, accesorios de vestir, bolsos y carteras con diseños inspirados en aquel histórico episodio, realizados por artistas presos en diversos centros penitenciarios del país.

El material que sirve de soporte es en la mayoría de los casos piel, sobre la cual los artistas estampan sus creaciones mediante la técnica del tatuaje.

“Mientras un país y todo un continente festejan por la unificación del mundo, en México, en nuestra frontera norte, nos imponen muros que separan y nos hacen más débiles”, señaló Jorge Cueto, creador y director del proyecto, en la inauguración de la muestra.

Foto Marco Peláez

“Prison art hace con esta colección un llamado a la acción. Queremos ser una voz que se alce y que diga que hay otros caminos, que en vez de muros construyamos puentes".

El acto tuvo lugar la noche de este miércoles en la sede de dicha firma, en Masaryk 17, Polanco, donde permanecerá la exposición hasta el 18 de noviembre. Fue una ceremonia sencilla que contó con la participación del subsecretario del Sistema Penitenciario de la Ciudad de México, Antonio Hazael Ruiz Ortega.

Jorge Cueto destacó que Prision art es un proyecto social que mucha gente aseguró que no iba a funcionar y ahora cumple seis años.

 “Somos una empresa social con un modelo innovador", destacó y explicó que ese modelo consiste en dar trabajo a las personas privadas de su libertad y, con ello, contribuir a su reinserción social.

Foto Marco Peláez

En entrevista con La Jornada, el empresario explicó que él vivió en carne propia la experiencia de estar en prisión durante 11 meses,  luego de que fue detenido en 2012 acusado de un delito fiscal, y fue en esa situación donde advirtió la dificultad para reincorporarse a la sociedad y la vida productiva tras obtener la libertad.

Afirmó que este proyecto implica tener un futuro de vida más esperanzador para las personas privadas de su libertad participantes y sus familias.

“Esa es la parte más importante que buscamos en nuestros beneficiarios directos. Pero también hay beneficiarios indirectos. Por ejemplo, un muchacho que vive en actividad delictiva comete dos delitos a diario en promedio, según datos oficiales. Si uno hace la cuenta, esto significa casi mil delitos al año cometidos por una sola persona. Si ayudamos a 200 muchachos, son 200 mil delitos menos al año. Entonces, nuestro segundo beneficiario es la sociedad”.

Sobre la línea y la muestra No more walls, Jorge Cueto detalló que es un tema sensible y cercano para los artistas presos, pues tiene que ver con los muros y la libertad.

“A partir de la caída del muro de Berlín, hablamos de la importancia de la libertad; ese hecho es un símbolo de la misma. Lo que buscamos es alzar la voz y decir basta a la construcción de esos muros que dividen y separan familias”.

Últimas noticias