Reacciones del medio literario en México por los Nobel 2018 y 2019

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Beneplácito causó en el ámbito literario mexicano la decisión de la Academia Sueca de otorgar los Nobel de Literatura 2018 y 2019, de forma respectiva, a la polaca Olga Tokarczuk y el austriaco Peter Handke.

A continuación, escritores, dramaturgos y críticos literarios comparten sus opiniones y reflexiones con La Jornada.

David Miklos, escritor: Olga Tokarczuk y Peter Handke, polaca y austriaco, representan a literaturas europeas muy distintas, y ese parece ser el mensaje de la Academia que les otorgó sendos premios Nobel, correspondientes a 2018 y 2019, respectivamente.

Allí donde Handke tuvo su apogeo entre las décadas de los 70 y los 80, sobre todo por su colaboración con el cineasta alemán Wim Wenders, a través de una literatura de revelaciones de lo cotidiano y de los propios procesos escriturales (basta con leer La mujer zurda, El momento de la sensación verdadera y La tarde de un escritor), Tokarczuk fue la primera polaca en obtener el premio Man Booker Internacional en 2018 con la traducción que Jennifer Croft hiciera de Flights, una novela híbrida y con guiños de autoficción sobre la memoria, los viajes y los traslados en el tiempo. Nacidos con dos décadas de distancia, Handke en 1942 y Tokarczuk en 1962, ambos escritores gozan de un estilo desnudo, directo y con altos visos de humanidad.

Bárbara Jacobs, escritora: Una sorpresa más del Nobel, pero una sorpresa particularmente grata. Después del escándalo del año pasado, celebro que en esta ocasión el Nobel de Literatura se conceda a la alta calidad literaria de la obra del autor premiado, Peter Handke y no a absolutamente ninguna otra razón circunstancial.

Alberto Ruy Sánchez, escritor: Comencé a leer la obra de Olga Tokarczuck por recomendación. El libro Flights es fabuloso. Lo que hace es perseguir una idea a lo largo de la historia contando historias y armar con todo una especie de collage. Lo mismo hace con esa maravillosa obra que es Los libros de Jacob.

La de ella es una narrativa nada convencional que se atreve a hacer algo que, siendo narrativo, rompe las referencias de la literatura realista. Es, realmente, muy original

José Gordón, escritor: La obra de Olga Tokarczuck no se mueve en los modelos de una narrativa lineal clásica. Ello se debe a que su percepción es diferente, marcada por la aparición y la desaparición. Polonia se borró de los mapas de Europa por más de 100 años. Fue dividida y ocupada por los nazis y los rusos.

Una cultura con esas fluctuaciones, dice Tokarczuck, no confía en lo que se les dice que deben creer. Es por eso que puede revelar los claroscuros de la historia de Polonia. Su mirada que se inicia en la poesía, en la lectura de Freud y de Jung, penetra con agudeza e imaginación registros que se escapan al mundo cuadrado de Occidente.

Martín Solares, escritor: A diferencia del premio Nobel otorgado a Peter Handke, que se mencionaba desde hace años, el galardón otorgado a Olga Tokarczuk sorprendió a muchos en Hispanoamerica. Pero si bien la obra de la narradora polaca apenas comienza a traducirse al español, ya podía leerse ampliamente en francés y en inglés, por no mencionar que el año pasado una novela de la autor obtuvo el prestigioso premio Man Booker a la mejor novela Sobre los huesos de los muertos, editada en español por Oceáno México.

Uno de los rasgos de la literatura de Torkaczuk es su habilidad para acercarse a formas novelescas convencionales y una vez instalada allí, crear algo completamente nuevo y personal. Su obra es accesible y profunda al mismo tiempo: a través de sus simáticas heroínas sus novelas reflejan temas más hondos, sin intención de pontificar al respecto.

Geney Beltrán, novelista, editor y crítico: Conozco poco la obra de Peter Handke como dramaturgo, lo conozco más como narrador y por el éxito de las películas de Wim Wenders, como guionista de Las alas del deseo, titulada originalmente El cielo sobre Berlín y Falso movimiento.

Hay dos fases que me interesan de la evolución literaria de Handke; hay un primer momento, una búsqueda experimental, disolvente de las premisas dominantes en la literatura del siglo XX, ese acercamiento, Peter busca cuestionar las premisas del realismo narrativo, la estética que se sustenta en el mimetismo, lo hace con una escritura muy inquieta, como se percibe en El miedo del portero ante el penalty, la segunda fase es la transición de las rupturas hacia la exploración de corte autobiográfico, donde acepta el gusto de contar historias y recuperar la narración de hechos cotidianos, mediante estas historias y de esa recuperación de memoria personal.

Alain Derbez, escritor: Llegué a Olga Tokarczuck por su novela Sobre los huesos de los muertos. Escrito en primera persona, me parece fascinante por muchas razones. Podría hablar también de El miedo del portero ante el penalty, de Handke, que me encantó; pero ahora me parece muy importante que el Nobel de Literatura se lo hayan dado a una mujer.

No he leído más de ella, pero en Sobre los huesos de los muertos el lenguaje apasiona. Ella es poeta y se nota, tanto como que es lectora de novelas de misterio y policíacas, y sabe adecuar con un lenguaje poético el conocimiento que tiene y, además, con un personaje fundamental: una anciana solitaria que sabe sobre William Blake.

Hay muchas referencias a asuntos que me interesan mucho, como Blake, la alquimia, la astrología, en fin todo un conocimiento alternativo. Es un libro que, además, se lee con mucha facilidad; la traducción es muy buena y me da mucho gusto que esté en una edición mexicana, en Océano.

Verónica Bujeiro, dramaturga: Handke ha escrito en diversos géneros, pero se le sigue diciendo el dramaturgo Peter Handke. Entonces, que la dramaturgia sea considerada como literatura es motivo de celebración para todos los que nos dedicamos a eso. En México se montó Insultos al público, una obra tan confrontativa con el escenario y las cosas que dice, generalmente encuentra con quien dialogar, con actores, directores que se interesan en montarla de forma profesional. En lo personal me gusta la obra Gaspar, que es una de las clásicas.

El Nobel le viene en buen momento para seguir dialogando con él y también para revalorar su obra, que ha estado marcada por crisis históricas y ver su evolución como autor.

Raúl Padilla, presidente de la Feria Internacional del Libro (FIL) de Guadalajara: Olga Tokarczuk Es una gran escritora que ha estado en dos ocasiones como parte del programa de letras europeas en la FIL. Además, es muy afable, por lo que esperamos en la primera oportunidad volver a tenerla aquí.



Últimas noticias