Dúo de pianistas se presentan en el Festival Internacional Cervantino

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Guanajuato. Citlali Guevara (México) y Slavina Zhelezova (Bulgaria) han dejado ya un rasgo característico de lo que significa armonía y coordinación en la ejecución pianística en programas muy memorables, gracias a su elegancia y dinamismo interpretativo; tocando piano a cuatro manos o con dos sonando al unísono e intercalando tiempos y frases.

A una década de su formación, el dúo conocido como Guevara-Zhelezova conmemoró en la edición 47 del Festival Internacional Cervantino (FIC), los 150 años del fallecimiento del compositor francés Héctor Berlioz (1803-1869) en el Templo de la Compañía de Jesús Oratorio de San Felipe Neri.

El repertorio denominado Night at the ball: Berlioz, his circle and legacy (El entorno y legado de Berlioz) incluyó composiciones de Schubert, Chopin, Liszt, Ravel y Poulenc.

Frente al atrio del templo fue colocada una tarima con sus característicos instrumentos, mientras las intérpretes —una vestida de negro y la otra de blanco, como dos piezas del teclado iniciaron puntualmente a las 17 horas su recital.

La mayoría de los espectadores eran de la tercera edad y éstos objetaron cuando un hombre se colocó al ras del pabellón de madera para tomarse una selfie y fotografiar a las pianistas. Pese al percance, la música fue impecable, cargada de diversas emociones: melancolía, alegría, sorpresa, dicha… Incluso, hubo momentos en los que los espectadores se doblegaron por los brazos de Morfeo.

Guevara-Zhelezova tocaron juntas un mismo piano, asistidas por una persona que daba vuelta a las partituras. Por momentos, sus dedos agitados parecían trasladarse a un juego de ajedrez y jugar contra reloj.

Al término de Marcha militar, Fantasía en Fa menor, Allegro molto moderato Largo Allegro vivace - Con delicatezza Finale. Tempo primo (Franz Schubert); Bénédiction et Serment: Deux motifs de Benvenuto Cellini de Berlioz (Héctor Berlioz / Franz Liszt) y Rondó en Do mayor (Fréderic Chopin), el dúo melódico tomó un descanso y ante ellas apareció Mariana Aymerich Ordóñez, titular del FIC, quien les dio un abrazo y luego de unos minutos se retiró.

Finalmente, Guevara y Zhelezova, aclamadas por sus dinámicas interpretaciones, su poderosa presencia en el escenario y su elegancia, regresaron para interpretar en diferentes instrumentos Concierto para 2 pianos, versión solista (Francis Poulenc) y La Valse (Maurice Ravel).

 

Al término de la gala, la audiencia se puso de pie para ovacionar a la mancuerna artística, ganadora de prestigiosos concursos y premios internacionales, que debutó (juntas) en el Festival Internacional de Piano de Palm Beach, Florida, en 2009.

 

 

 

Tags

cervantino

Últimas noticias