Honran a Toledo en el Museo de Culturas Populares

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Sábado 7 de septiembre de 2019, Ciudad de México. Para los oaxaqueños, Francisco Toledo es más que un extraordinario artista. ‘‘Es un humanista, un ser generoso y valiente, un guía”. Las palabras del pedagogo Javier González, de la sierra oaxaqueña, resumen el sentir de las decenas de personas oriundas de esa entidad que acudieron ayer al Museo Nacional de Culturas Populares a rendir homenaje al pintor.

El recinto alberga desde el pasado 3 de julio la exposición Toledo ve, la cual desde ayer y hasta el domingo tendrá entrada gratuita para que el público pueda despedirse de manera simbólica del maestro.

La directora del museo, Lluvia Sepúlveda, adelantó a La Jornada la intención de extender la exhibición ‘‘al menos uno o dos meses”, situación que se propondrá a la familia del artista. Su término, originalmente, está previsto para el 29 de septiembre.

Integrada por unas 700 piezas, desde muebles hasta papalotes, 90 por ciento de las cuales provienen de la colección particular del creador, Toledo ve ha sido visitada a la fecha por cerca de 50 mil personas, informó la funcionaria.

Ciudad de México/Oaxaca, 6 de septiembre de 2019. En memoria de Francisco Toledo (1940-2019), el pueblo de México acudió este viernes al Palacio de Bellas Artes, donde se montó una ofrenda floral dedicada al gran artista juchiteco, defensor de la cultura y la naturaleza. Por su parte, familiares, amigos, trabajadores y la sociedad en general se dieron cita en el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca para darle el último adiós.

 

Figura irremplazable

Afuera de la sala Guillermo Bonfil Batalla, que aloja la muestra, ayer se colocó un moño negro, en señal de duelo, así como un retrato a color en gran formato de Toledo y dos arreglos con flores. La ofrenda creció en el transcurso del día con las aportaciones del público.

Gran parte de los visitantes de ayer, unos 300 al cierre de esta edición, son originarios de Oaxaca o con raíces en esa entidad. Consultados por este diario, dijeron que asistían al museo ante la imposibilidad de despedir al artista en su tierra natal y agradecerle todo lo que hizo por su estado y el país.

En vez de flores, deberíamos honrarlo con alebrijes, escarabajos, sapos, iguanas, chapulines... en fin, todos esos seres que forman parte de su imaginario y a quienes supo encontrarles su gran belleza”, exclamó el oaxaqueño Jorge Bustamante.

Aquí, en la ciudad Toledo era el artista; para nosotros, en Oaxaca, el gran humanista. Fue un hombre valiente e íntegro, el único que tuvo las agallas para enfrentar al Estado. Su figura será irremplazable”, añadió.

De 29 años y originaria de la capital oaxaqueña, Amaranta Ruiz fue la primera visitante en llegar con un arreglo floral. Se dijo muy triste por la muerte del maestro, a quien reconoció sobre todo como un hombre comprometido con su tiempo y su sociedad.

Lo que nos dio a los oaxaqueños no tiene precio, como el IAGO y el CaSa, lugares donde muchos aprendimos y compartimos. Leí varios libros en la biblioteca que nos donó y vi mucho cine en el cineclub El Pochote. Ahora, ¿qué va a pasar con todo eso? Nos deja desprotegidos”.

De la Ciudad de México, Rosa López, quien llevó un ramo de rosas blancas, manifestó sentirse “un poco extraña por llorar la muerte de alguien que no conocí en persona, pero que siento tan cerca”.

Compartió que le guarda profunda admiración como artista y activista social y consideró que su muerte deja en la orfandad muchas causas nobles de México, como la defensa del patrimonio cultural y el maíz, así como el cuidado de la naturaleza.

El Museo Nacional de Culturas Populares (avenida Hidalgo 289, colonia Del Carmen, Coyoacán), permanecerá abierto hoy y el domingo de 10 a 20 horas.

Últimas noticias