Obra de teatro cabaret busca romper estereotipos y propiciar empatía

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

 
Viernes 23 de agosto de 2019. La compañía Cabaret Misterio comienza temporada de la obra de teatro para niños Lobo y Oveja,encaminada a romper estereotipos y crear empatía desde la amistad entre dos seres que, supuestamente, no deben convivir: un lobo hambriento y una oveja que ha vivido bajo lineamientos familiares que le impiden tener amigos, juntarse con otros de su especie, salir... Ella, lo que quiere, es conocer el mundo. Quien los acompaña en escena es un árbol que aprende también una lección.

Lobo y Oveja es una puesta en escena alusiva ‘‘a la empatía”, adelantó el actor César Ríos durante una conferencia de prensa. Ríos, quien interpreta al Lobo, destacó que la obra sirve para cuestionarnos por qué hemos dejado de ser empáticos con el otro, reflexionar y crear una sociedad más vivible. ‘‘En algún momento tenemos que iniciar con esta empatía”.

La obra tiene un formato de teatro cabaret. ‘‘En la compañía llevamos 17 años con este género. Hay pequeños guiños, improvisaciones tanto para el público adulto como el infantil, hay una comunicación directa con los niños, está la música, el humor y también es la forma en que abordamos los temas”, explicó el director y dramaturgo Andrés Carreño.

El objetivo, dijo, ‘‘es romper el adultocentrismo a partir de la forma en la que contamos la historia. No se dice quién es bueno o malo, y tampoco pedimos a los niños que se callen durante la función”; precisó que Lobo y Oveja es una adaptación del libro Oveja con botitas. ‘‘Nos interesa traer cosas que tengan que ver más de cerca con la realidad, por eso juntamos a estos dos seres que son antagonistas y tendrán una aventura en la que al final se preguntarán si es posible ser amigos”.

En Lobo y Oveja ‘‘hablamos de amistad, de hacer comunidad, cuestionamos acerca de ser hombre”, que el carnívoro se pregunte si la única forma de ser lobo es a través de lo que le dice su papá: que necesita cazar ovejas y comerlas, y la oveja cuestione todas las órdenes de sus padres que no le permiten tener amigos o salir del establo, mientras las peripecias de Árbol servirán para que pierda el miedo.

Guillermina Campuzano, quien da vida a Oveja, apuntó que también se trata de un llamado ‘‘a poner más atención: que los niños sepan que hay cosas, contenidos que se difunden en redes sociales, con los que se necesita tener cuidado, que deben formarse un criterio, cuidarse; sobre todo en este momento, en que hay mujeres desaparecidas, la prevención es crucial”.

Lobo y Oveja ya se había escenificado en El Lunario y ahora se presentará en el teatro El Galeón Abraham Oceransky del Centro Cultural del Bosque (Reforma y Campo Marte, atrás del Auditorio Nacional). Las funciones son sábados y domingos del 24 de agosto al 20 de octubre a las 13 horas, excepto el 15 de septiembre.

Últimas noticias