Sobrevive 40 años taller de arte de Marcos Trujillo en Juchitán

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Juchitán, Oax. Sin contar con instalaciones adecuadas para un taller, tampoco un techo seguro, solo las ganas y el amor por las artes, Marcos Trujillo, promotor cultural oriundo de Juchitán cumplió cuatro décadas de implementar talleres de verano comunitarios.

De un pequeño buró extrae su material: unas hojas blancas, unos pinceles y acuarelas y también dibujos que le ofrece a la veintena de niños y sus padres que a diario por las tardes acuden a la explanada principal del palacio municipal de Juchitán donde experimentan el mundo de la pintura y también de los juegos tradicionales.

Marcos Trujillo quién próximamente cumplirá 60 años de edad narró que a los 20 años comenzó con su proyecto de impulsar las artes de forma gratuita sin cobrar un solo centavo, primero en los barrios de Juchitán usando casonas antiguas, posteriormente se trasladó a escuelas y actualmente brinda talleres permanentes en un espacio que adecuó en la explanada municipal.

Para el promotor cultural, las artes debería ser una de las materias más importantes que los estudiantes deberían cursar en sus aulas, porque en sus años de experiencia ha comprobado que es un antídoto contra los vicios y la delincuencia.

Señaló que para que invertir en la delincuencia contratando “más policías” sino se atiende la problemática desde el fondo, que es con la educación de las artes.

“En estos años que tengo he visto que de nada sirve contratar a más policías, sino invertir en la gente buena que ama y gusta de las artes, porque pareciera que los programas oficiales solo hablan de robos, delincuencia y como prevenirlo, pero nunca hablan de las personas que han logrado mejorar sus aptitudes y actitudes con el arte, y eso es lo que justamente hago con los niños y jóvenes, renacer en ellos sus talentos”.

Irma Martínez Ascosa de 46 años de edad , es una de las alumnas del taller de verano quién expresó que es la primera vez que toma los pinceles y los plasma en papel y cerámica y ha sentido una gran paz en su corazón.

“El arte realmente me tranquiliza y me hace olvidar de los problemas de mi hogar, de 5:00 a 6:30 de la tarde me concentro en pintar y dibujar, gracias al maestro Marcos por su paciencia, nos da buena enseñanza y nos habla con cariño, ha sido bueno traer a mis hijos y también participar en este taller”.

Culminando este taller de verano, el promotor cultural se traslada a las escuelas para continuar con la impartición de talleres, por que su sueño es que algún día se convierta en una materia oficial.

Últimas noticias