Montarán versión de 'Dido y Eneas' en Festival IMPULSO de la UNAM

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

La ópera Dido y Eneas, obra emblemática del barroco, será montada los días 24 y 25 de agosto dentro del Festival IMPULSO Música Escena Verano UNAM que se efectuará del 23 de agosto al 8 de septiembre en diferentes foros de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Para la puesta la directora de escena invitada, Yuriria Fanjul, trabajó con elementos de la orquesta y coro de la Academia de Música Antigua de la UNAM, así como de la Compañía Juvenil de Danza Contemporánea de la UNAM.

Entrevistada, Fanjul habla de su propuesta escénica: “Fue un proceso muy largo, de hecho llevo nueve años de estudiar esta ópera, así que me la sé muy bien. He reflexionado mucho en el libreto y lo que pide la historia que se basa en un acontecimiento sucedido en el siglo III a. C. Es la historia de la reina Dido de Cartago retomada en el siglo XVII d.C., por el compositor inglés Henry Purcell y su compatriota el dramaturgo y poeta Nahum Tate, que la reinterpretan dentro de su contexto histórico del Imperio Británico.

“Acababa de morir Isabel I que era una reina virgen, entonces no se me hace fortuito que Purcell haya escogido como su primer libreto de ópera la historia de una reina sola. Se me hizo interesante hacer un paralelo entre Dido e Isabel I, algo que no está en el libreto. La historia es de Dido, sin embargo escenifico que ella se convierte en Isabel I.

“Por otro lado, la manera en que se interpretó la historia de Dido es a través de un personaje fantástico que fue una hechicera. Entonces, un personaje de mi puesta es una hechicera con sus brujas que hace un maleficio para romper el amor entre Dido y Eneas. Me interesó la idea de tener magia en una ópera, se me hizo chistoso que hayan brujas que hacen conjuros. Interpreté las brujas como un lado oscuro de personaje principal. Es como la manera de sabotearse a sí mismo”.

Para Fanjul tener magia en una historia daba mucho pie a tratar de visualizarla, dar una imagen pictórica a lo invisible. Entonces, la directora escénica se adentró en “el mundo del surrealismo mexicano del siglo XX, en particular las pinturas de Remedios Varo y Leonora Carrington porque eran artistas que trataban de pintar al subconsciente, las paradojas, la conexión de la mente con los astros, los espíritus, las sombras y el lado oscuro. Dije, es muy buena estética y concepto conectar una historia de brujas con un mundo surrealista.

“La puesta en escena particular de este montaje mío está inspirada en pinturas surrealistas. Todo el movimiento gestual es raro porque no es cotidiano. El diseño de vestuario, escenografía y la proyección que tenemos en el video también están basados en cuadros de Remedios Varo y Leonora Carrington”.

Según Fanjul la presente versión de Dido y Eneas “nos hace reflexionar sobre un mandataria mujer que no puede tener una relación amorosa porque se tiene que casar con su Estado”. En su puesta en escena el personaje no se mata, sino “hace una ceremonia de castidad en la que se convierte en la reina virgen para poder ser jefe de Estado como si no fuera posible que una mujer tuviera una vida íntima, de familia, personal, a la vez que una vida pública de líder. Es un cuestionamiento de género”. 

Dido y Eneas, ópera en tres actos, aunque con duración de una hora, se presentará en la Sala Miguel Covarrubias del Centro Cultural Universitario. 

Últimas noticias