Llega a CDMX 'La parábola del trueque', inspirada en cuento de Arreola

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Bien dicen que no todo lo que brilla es oro, como lo reafirma La parábola del trueque, obra inspirada en el cuento homónimo de Juan José Arreola que comenzó temporada este sábado en el Teatro La Capilla, donde permanecerá hasta el 31 de agosto.

La puesta llega a la Ciudad de México de la mano de la Compañía Código de Barras a un año de su estreno, en Jalisco, y después de haber realizado gira por esa entidad y Colima, como parte del homenaje nacional que se le rindió al escritor jaliscience por el centenario de su natalicio.

Adaptada por el investigador Eduardo Contreras Soto y dirigida por Gabriel Negrete, cuenta la historia de un mercader que al pregón de “¡Cambio esposas viejas por nuevas!” llega a Ciudad Guzmán ( antes Zapotlán el Grande, tierra natal de Arreola) a trastocar la tranquilidad de los hombres casados, que ni tardos ni perezosos emprenden el trueque de sus mujeres.

Incluso un recién casado se deja tentar por la propuesta. Sólo uno de los habitantes hace caso omiso y decide proseguir con su resignada esposa, ante las burlas, maledicencias y señalamientos de todos sus congéneres. La situación dará un giro inesperado, al final.

El montaje está dirigido a toda la familia y se vale del llamado Teatro de objetos para contar los incidentes de esa divertida historia, con la ayuda de dos narradores, los actores Manuel Acosta y Alex Sarabia, quienes se encargan asimismo de manipular las figuras de madera que representan a los diversos personajes.

Una de las singularidades de esta producción es que el teatrino y las figuras son trabajos artesanales creadas ex profeso con una técnica de pintura a mano muy conocida en el occidente de la República inventada por el fallecido artista Rangel Hidalgo.

Para su presentación en la capital del país, la Compañía Código de Barras enriqueció la obra con la incorporación a la historia original de elementos de la novela La Feria, también de Arreola, así como coplas, sones y bailes mexicanos que ayudan a refirmar la atmósfera rural de la trama.

“La parábola del trueque, como lo dice su título, es una obra que en su parte final nos deja una enseñanza. En este caso, la de no dejarnos deslumbrar por lo aparente”, destacan los actores.

“Lo que no saben los hombres de la historia es que el mercader les cambió a sus esposas por mujeres artificiales cuya belleza era de oropel, superficial, lo cual salió a relucir con el tiempo, cuando se oxidan. La obra nos recuerda que lo superficial termina muy pronto y lo interior se queda para toda la vida”.

Según Manuel Acosta y Alex Sarabia, Juan José Arreola pinta en este cuento a su pueblo con un afán de buscar el universo, como ocurre con la gran mayoría de su producción, que alude a temas universales con los cuales podemos identificarnos.

La parábola del trueque se presentará todos los sábados de agosto, a las 12:30 horas, en el recinto de Madrid 13, Centro de Coyoacán.

Últimas noticias