Salones de baile luchan por sobrevivir ante la crisis

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

 

Ciudad de México. La inseguridad y el elevado impuesto predial son las principales causas por las que los salones de baile están en crisis y enfrentando la posibilidad de cerrar sus puertas, aseguraron los propietarios de los tradicionales California Dancing Club y Los Ángeles.

Durante años fueron el refugio de los amantes del baile, impulsaron la música de las orquestas, además de que en cada uno de sus espacios se albergaron infinidad de historias de amor, algunas con finales felices, otras simplemente fueron idilios de verano.

En la actualidad todo ha cambiado, y aunque la gente gusta del baile y de escuchar buena música, estos centros de tradición y convivencia no son lo mismo que en los años 50, cuando la élite mexicana y los habitantes de los barrios populares asistían.

Aunque siguen abriendo sus puertas para aquellos pachucos y rumberas que se niegan a que ritmos como el danzón, el mambo, el swing y el chachachá desaparezcan, ya no es lo mismo, aseguró a Mariana de la Cruz, encargada del California Dancing Club.

Desde 1980, De la Cruz está al frente de la administración de la llamada "Catedral del Baile" en México, y por ello conoce muy bien el negocio y la lucha que han librado para mantener la tradición.

2 de agosto de 2019, Ciudad de México. Danzón, salsa, mambo y cumbia encendieron la pista durante el aniversario 82 del salón Los Ángeles, reflejo y referente de la historia de México. Entre pachucos, rumberos, danzoneros e infinidad de invitados transcurrió el festejo durante la noche del viernes en la colonia Guerrero. El emblemático recinto iniciará un camino de rediseño y renovación para “su sobrevivencia”, anunció su director y anfitrión Miguel Nieto durante la velada.

 

“La inseguridad, las ideas macabras de las nuevas autoridades y los impuestos tan altos son el motivo de esta crisis que enfrentamos”, dijo Mariana, al ejemplificar que no es lo mismo pagar tres mil pesos que casi un millón de predial.

“Eso nos impide hacer cualquier obra social y la verdad ya no alcanza, ya no hay más que vender”, aseguró entre risas la mujer, al reconocer que es difícil pensar en concluir esta historia que inició un 11 de abril de 1954.

“Es un lugar emblemático que es conocido a nivel internacional y es lamentable que estemos enfrentando esta crisis, siendo un lugar de sano entretenimiento, pero la inseguridad tampoco nos ayuda”, enfatizó.

Por su pista han pasado Celia Cruz, La Sonora Santanera, además de haberse rodado cerca de 40 filmes, entre los que destaca California Dancing Club, del director José Juan Munguía, protagonizado por Roberto Guzmán, Rossy Mendoza y Frank Moro.

“A esa película le guardo cariño, porque deseábamos que así fuera recordado el lugar, además de que marcó el inicio de mi administración”, apuntó la también cantante, quien recordó que hasta políticos y expresidentes como Ernesto Zedillo, Adolfo López Mateos y Miguel de la Madrid han visitado el lugar.

Ramón César González es el fundador de este salón de baile que nació en las canchas de San Ángel, de la necesidad de que los policías que eran arrestados tuvieran una forma de entretenerse sanamente.

Tiempo después este sueño de tener un lugar propio se cristalizó en Calzada de Tlalpan 1189, en la colonia Portales, en el predio que anteriormente ocupó el Cine Bretaña.

Otra historia similar

Pero el California Dancing Club no es el único centro de baile que las cuentas lo ahogan, y hoy que celebra su 82 aniversario, el Salón Los Ángeles vive esta misma historia.

Este espacio fundado el 2 de agosto de 1937, en la colonia Guerrero, toma su nombre por la iglesia de Nuestra Señora de Los Ángeles que está en el barrio donde se encuentra ubicado.

Miguel Nieto, director del lugar, compartió que en los años 40 este sitio fue visitado por los artistas plásticos Diego Rivera y Frida Kahlo, además de ser el lugar por excelencia en el que se gestaron movimientos musicales.

A pesar de su gran tradición y de ser un punto de atracción turística, el salón no se ha salvado de vivir los embates de la economía, por lo que el inmueble será transformado en aras de su preservación.

“No se sabe si lo lograremos, pero desde este aniversario hasta el que sigue lucharemos por mantenerlo, porque está la posibilidad latente de que desaparezca”, explicó el administrador, quien es nieto de don Miguel, fundador del centro de baile.

Destacó que han abierto esta posibilidad de que desaparezca, porque ya no es negocio, “en términos financieros ya no es factible, además de que los impuestos del terreno son más elevados que las ganancias que deja.

“Creemos que el salón debe seguir, porque es parte de la historia de México; sin embargo, también sabemos que se cierran etapas”, abundó Nieto, al recordar que decenas de películas se han filmado en este sitio, entre ellos Modelo antiguo, Una gallega baila mambo y Danzón, entre otras.

Carlos Fuentes en 1998 celebró su cumpleaños ahí rodeado de personajes como Gabriel García Márquez, José Saramago, Pedro Armendáriz, entre otros.

Emocionado, recordó que este lugar de duelas desgastadas y letreros luminosos fue una bodega de carbón que se transformó en el salón Los Ángeles, por eso ahora, sin miedo, enfrentan una nueva etapa que esperan sea positiva y no concluya esta historia de baile y música.

“Tenemos que cambiar nuestra visión empresarial, porque no es lo mismo el México de 1937 al actual, por lo que apostaremos por la experiencia en vivo, la gente quiere volver a juntarse y convivir”.

Nieto subrayó que deben entender bien las nuevas formas de relacionarse de las personas mayores y las nuevas generaciones, “tenemos un año para transformarnos, si no emprenderemos una nueva etapa”.

Últimas noticias