Satyricon: sexualidad y crítica social

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. La ópera de cámara Satyricon, de Bruno Maderna, es un “vértigo escénico operístico que en su fugacidad encuentra su potencia”, afirmó en conferencia de prensa David Gaitán, director de escena del montaje que se presentará el sábado y domingo próximo en el Teatro de las Artes del Centro Nacional de las Artes (Cenart).

La puesta en escena, que se estrena en México, explora un fragmento de la obra original de Petronio: el banquete que ofrecen Fortunata y Trimalción, con los excesos orgíasticos propios del texto en latín, que versan sobre el libertinaje sexual y moral.

David Gaitán mencionó que el montaje, la primera ópera que dirige, es altamente experimental e incluye una crítica social hacia el exceso y la obscenidad, que la hace actual.

La dirección artística corrió a cargo de José Luis Castillo, también titular del Centro de Producción y Experimentación de Música Contemporánea (Cepromusic), quien explicó que la pieza es una de las últimas creadas por el reconocido compositor Bruno Maderna, uno de los más influyentes en la actualidad.

Destacó que la obra, estrenada en 1976, en en el sentido advertido por Umberto Eco, es una obra abierta que permite una variedad de formas de montarla. Aquí el orden narrativo de los 21 números que forman la partitura original de Maderna.

Por su parte, la mezzosoprano Gabriela Thierry (Fortunata) ponderó que el elenco de 14 actores bailarines y 8 cantantes solistas está integrado principalmente por jóvenes.

La conferencia contó, también, con la presencia de César Augusto Rodríguez, director de programación artística del Cenart, y el tenor Orlando Pineda (Trimalción).

La ópera Satyricon se desarrollará en el Teatro de las Artes (Avenida Río Churubusco 79, colonia Country Club) el sábado a las 19 horas y el domingo a la 13 horas.

Últimas noticias