“Sobrestimado”, el nivel de declive de vertebrados en el mundo

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Madrid. La imagen de que poblaciones de vertebrados de todo tipo están en drástico declive se debe en realidad a una pequeña cantidad de poblaciones atípicas cuyo número sí está cayendo a tasas extremas. El declive catastrófico de los grupos mundiales de animales descrito en varios informes está sobrestimado debido al método estadístico empleado, según un estudio publicado el miércoles.

Una vez que estos valores atípicos se separan de la mezcla, surge una imagen muy diferente y mucho más esperanzadora de la biodiversidad global, aseguran biólogos de la Universidad McGill en un artículo publicado en la revista Nature.

Las poblaciones son grupos de individuos de la misma especie que viven en un área en particular y, por tanto, la disminución del tamaño de ellas precederá a la pérdida de especies. Pero, según los investigadores, todo se reduce a matemáticas, modelado y diferentes enfoques para estimar promedios.

Por lo general, se ha estimado que las poblaciones de vertebrados han disminuido en promedio más de 50 por ciento desde 1970, según los datos históricos de control de vida silvestre.

Sin embargo, dados los métodos matemáticos anteriores utilizados para modelar las poblaciones de vertebrados, esta estimación podría surgir de dos escenarios muy diferentes: disminuciones sistemáticas generalizadas o algunas disminuciones extremas, explica en un comunicado Brian Leung, ecólogo de McGill, Cátedra Unesco de Diálogos para la Sostenibilidad, y el autor principal del estudio.

Base de datos Planeta Vivo

En este artículo, los investigadores abordaron el tema de manera diferente. Utilizando un conjunto de datos de más de 14 mil poblaciones de vertebrados del mundo recopilados en la base de datos Planeta Vivo, identificaron alrededor de uno por ciento de las poblaciones de vertebrados que han sufrido disminuciones extremas de población desde 1970 (como los reptiles de las zonas tropicales de América del Norte, Central y del Sur, y las aves de la región indopacífica).

Cuando se contabilizó ese uno por ciento extremo, los investigadores descubrieron que las poblaciones de vertebrados restantes no aumentaban ni disminuían en general, cuando se agrupaban todas juntas.

“La variación en este agregado global también es importante. Algunas poblaciones están realmente en problemas en regiones como el Indo-Pacífico. Muestran disminuciones sistemáticas generalizadas. Sin embargo, la imagen de un ‘desierto de biodiversidad’ global no está respaldada por la evidencia. Esto es bueno, ya que sería muy desalentador si todos nuestros esfuerzos de conservación durante las pasadas cinco décadas tuvieran poco efecto”, señaló Leung.

Nos sorprendió lo fuerte que fue el efecto de estas poblaciones extremas en el impulso de la estimación anterior del declive global promedio. Nuestros resultados identifican regiones que necesitan una acción urgente para mejorar el declive generalizado de la biodiversidad, pero también motivos para esperar que nuestras acciones puedan marcar la diferencia, agregó la coautora Anna Hargreaves, profesora del Departamento de Biología de McGill.

Últimas noticias