EEI cumplió 20 años de estar habitada por humanos de forma ininterrumpida

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Martes 3 de noviembre de 2020. Ayer se cumplieron 20 años de presencia humana ininterrumpida en la Estación Espacial Internacional (EEI), con la llegada en 2000 de la Expedición 1, primera de larga duración en el complejo.

La EEI es la nave espacial más grande que ha construido la humanidad: mide unos 109 metros de largo (casi como una cancha de futbol) y pesa alrededor de 453 toneladas. Da vueltas a la Tierra 16 veces al día, a unos 28 mil kilómetros por hora y va tomándole fotos desde una perspectiva única. A la vez, es el laboratorio a más altura creado por el hombre, ya que orbita el planeta a cerca de 400 kilómetros.

Las primeras piezas para la construcción salieron al espacio en 1998 y este 2 de noviembre la EEI suma un hito más a su existencia: se cumplen 20 años de que recibió a sus primeros huéspedes y de que empezó a estar habitada de manera continua.

Desde que el estadunidense Bill Shepherd y los rusos Yuri Guidzenko y Serguéi Krikaliov se hospedaron ahí, siempre ha estado ocupada por 241 personas (en total, en distintos momentos) de 19 países.

La construcción de la EEI requirió la colaboración de 15 naciones y ahora las principales agencias a cargo son la estadunidense NASA, la Espacial Europea, la rusa Roscosmos, la japonesa Jaxa y la Espacial Canadiense.

Además, 108 países han realizado más de 2 mil 700 investigaciones en la central, de acuerdo con la NASA.

La tripulación de la primera expedición estaba formada por un comandante estadunidense: Shepherd, quien había estado en el espacio tres veces antes en misiones de transbordadores de una semana de duración como máximo, y los rusos Guidzenko y Krikaliov tenían experiencia en vuelos espaciales de larga duración en la estación Mir; el segundo estuvo cerca de un año completo en el espacio.

La Expedición 1 empezó cuando la tripulación se acopló a la estación a bordo de la nave rusa Soyuz TM-31, que había partido dos días antes. Durante los 136 días de la misión, la tripulación activó varios sistemas en el complejo, desempacó equipos que se habían enviado y alojó a tres tripulaciones de transbordadores STS y dos vehículos rusos Progress de reabastecimiento no tripulados.

Los tres transbordadores llevaron equipos, suministros y componentes clave a la estación espacial. El primero, STS-97, se acopló a principios de diciembre de 2000 y llevó el primer par de grandes paneles fotovoltaicos hechos en Estados Unidos, lo que incrementó cinco veces la capacidad de potencia de las células.

Los estudios en los astronautas a bordo de la EEI han ayudado a entender la pérdida ósea y muscular, pero no sólo a causa de la microgravedad del espacio, sino también en la Tierra, por razones como la edad, estilo de vida y algunas enfermedades, señaló la NASA.

Los científicos han estudiado las medidas para contrarrestar estas pérdidas por medio de ejercicios, alimentación e incluso de fármacos, tanto en el espacio como en la Tierra.

Las condiciones de microgravedad también han permitido estudiar males como el Alzheimer, el Parkinson, el asma, el cáncer y hasta problemas cardiacos en los laboratorios de la estación espacial, detalla la NASA.

En la EEI no se desperdicia prácticamente nada. La tecnología de reciclaje de agua se ha afinado. El sudor, la orina misma se reciclan y se convierten en agua potable.

El Sistema de Recuperación de Agua de la central permite reusar 93 por ciento del líquido de la nave, según la agencia estadunidense.

Esta tecnología será mucho más útil cuando los astronautas puedan emprender misiones más lejanas y más largas, como a la Luna o a Marte.

Últimas noticias