Investigación de UAQ incluye monitoreo de contagio de Covid-19

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

La investigación de una vacuna para el Covid-19, desarrollada por investigadores de la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), forma parte de un proyecto institucional mucho más amplio, que incluye también el monitoreo del contagio a nivel local y nacional, aplicación de pruebas moleculares de detección del virus, y desarrollo de pruebas serólogicas. 

La rectora de esa casa de estudios, Teresa García Gasca, señaló que la mayor parte de los recursos han sido aportados por la propia Universidad, especialmente en el caso del desarrollo de la vacuna, la cual entrará en breve en una fase preclínica. 

“Hemos trabajado con recursos propios, estamos tratando de seguir adelante con los recursos que la propia Universidad aporta, que no es mucho y tampoco podrá ser todo el tiempo, debido a que este tipo de proyectos son muy costosos y porque las Universidades también estamos en problemas económicos. Estas complicaciones no son de ahorita, sino desde antes, es una situación compleja”, dijo la rectora García Gasca en entrevista telefónica, cuando en estos días realiza una visita a los diferentes campus que tiene la UAQ en la zona de la Sierra Gorda de la entidad. 

Explicó que la insuficiencia de recursos para el desarrollo de esta investigación es lo que ha motivado a la institución a tocar múltiples puertas en busca de recursos y financiamiento. “Por eso es el interés de localizar recursos seguros, ya garantizados lo más pronto posible”. 

Hay que recordar que este proyecto de vacuna para el Covid-19, desarrollado por investigadores de la UAQ, encabezado por personal de la Facultad de Ciencias Naturales, es uno de las cuatro investigaciones que presentó el gobierno mexicano, a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE), a la convocatoria internacional de la Coalición para las Innovaciones de Preparación para Epidemias (CEPI). 

La científica y profesora universitaria señaló también que hay un ofrecimiento del canciller Marcelo Ebrard de apoyar con fondos a los proyectos mexicanos que no resulten ganadores en dicha convocatoria. “Hay un acuerdo entre el grupo de que se echarán a andar el mayor número de proyectos posibles, porque no sabemos cuál de ellos va a presentar el mejor producto. Además, mientras más opciones se tengan, hay mayores posibilidades de tener éxito”, dijo. 

Sobre los cuatro proyectos de investigadores mexicanos, la rectora García Gasca explicó que hay algunos que tienen un mayor grado de avance, pero en todos ellos la idea es presentar resultados en 2021. “Los más avanzados, añadió, están en una etapa preclínica, es decir, en estudios en animales de experimentación. El nuestro está por iniciar esa etapa”. 

No obstante, consideró de gran importancia poder presentar estos proyectos a un consorcio como CEPI –que es una coalición público-privada que financia investigaciones de vacunas, con sede en Noruega-, y también poder ser evaluados por grupos de expertos internacionales en la materia. 

En este mismo sentido, sostuvo que el nivel de las investigaciones y desarrollos de científicos mexicanos “tienen el nivel de cualquier país del mundo, en términos en el rigor científico, fundamento y originalidad”. 

Explicó que el proyecto de la UAQ está basada en el generación de péptidos quiméricos, que se realiza de manera multidisciplinaria, y que están solicitando un financiamiento de 49 millones de dólares para llevar a cabo esta iniciativa universitaria en su totalidad, conocida como “QUIVAX17.4: una quimera recombinante multiepitópica como una vacuna contra el COVID 2019”. Dijo que actualmente se encuentran en la etapa de preproducción de la proteína recombinante para iniciar la etapa preclínica en las próximas semanas. 

En este sentido, resaltó la colaboración de otras instituciones como la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el Instituto Politécnico Nacional (IPN), el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición “Salvador Zubirán” y la empresa Alvartis Pharma. 

La doctora García Gasca reconoció la labor que por años ha hecho el Dr. Juan Joel Mosqueda Gualito, de la Facultad de Ciencias Naturales de la Universidad, quien ha trabajado en este campo y en cuya plataforma se desarrolla la vacuna de forma multidisciplinaria para combatir la pandemia que azota a todo el mundo. 

También destacó la colaboración de más de cien voluntarios y los donativos de la iniciativa privada para trabajar en este proceso. 

Son cuatro las iniciativas que México presentó al CEPI, incluido el de la UAQ, y en donde se involucran: la empresa Avimex; la Universidad Nacional Autónoma de México; y uno en que colaboran la Universidad Autónoma de Baja California y el Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey.

Últimas noticias