Fármaco contra tumores de mama, eficaz en cáncer de próstata avanzado

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Madrid. Un medicamento que ya tiene licencia para tratar cáncer de mama y ovario es más efectivo que la terapia hormonal dirigida para controlar el mal en algunos hombres con cáncer de próstata avanzado, según un ensayo clínico que publicó New England Journal of Medicine.

Olaparib, píldora sin los efectos secundarios de la quimioterapia, puede apuntar al talón de Aquiles en el cáncer de próstata con una debilidad en su capacidad para reparar el ADN dañado. Está a punto de ser aprobada como el primer tratamiento genéticamente dirigido para esa enfermedad.

Este fármaco de medicina de precisión, tratamiento llamado inhibidor de PARP, que se dirige a las células cancerosas con genes defectuosos de reparación del ADN, bloqueó el crecimiento del tumor de manera más efectiva que las terapias hormonales modernas dirigidas abiraterona y enzalutamida.

Los resultados finales del ensayo anunciarán la aprobación de olaparib en el cáncer de próstata en Estados Unidos y Europa este año.

Un equipo del Instituto de Investigación del Cáncer, en Londres, y The Royal Marsden NHS Foundation Trust, junto con colegas de todo el mundo, estudió a 387 hombres con cáncer de próstata avanzado que tenían alteraciones en uno o más de 15 genes de reparación de ADN.

Hallaron que el uso de olaparib en este grupo retrasó significativamente la progresión del mal.

Los enfermos que tenían genes BRCA1, BRCA2 o ATM defectuosos fueron los que más se beneficiaron, ya que su enfermedad tardó 7.4 meses en progresar, en comparación con 3.6 meses en los que recibieron enzalutamida y abiraterona.

Los hombres con una alteración en cualquiera de los otros 12 genes de reparación de ADN preseleccionados también se beneficiaron.

En general, para los hombres con cualquiera de los 15 genes defectuosos de reparación del ADN que recibieron olaparib, el tiempo antes de que empeorara el cáncer fue de 5.8 meses en promedio, en comparación con 3.5 meses con un tratamiento hormonal dirigido.

La supervivencia general de los hombres con genes BRCA1, BRCA2 o ATM defectuosos fue de 19 meses en promedio para los que recibieron olaparib, en comparación con 15 meses a los que se les aministró abiraterona o enzalutamida.

Resultados prometedores

Por otro lado, un equipo dirigido por la Universidad de California en Los Ángeles, Estados Unidos, desarrolló un nuevo método para entregar el ADN en las células madres y en las inmunes de forma segura, rápida y económica.

El método, descrito en la revista Proceedings, de la Academia de Nacional de Ciencias de Estados Unidos, proporcionará una nueva herramienta para la fabricación de terapias genéticas destinadas a personas con cáncer, trastornos genéticos y enfermedades de la sangre.

Estamos averiguando cómo hacer que las herramientas de edición genética lleguen a las células de forma eficiente, segura y económica. Queremos introducirlas en enormes cantidades de células sin usar virus, tratamientos de electrochoque o productos químicos que abran la membrana y maten a muchas de las células. Nuestros resultados hasta ahora son prometedores, explicó Paul Weiss, autor principal del trabajo.

En la práctica actual, las células utilizadas para las terapias genéticas son enviadas a laboratorios especializados, lo que puede llevar hasta dos meses para producir un tratamiento individualizado.

Además, esos tratamientos son costosos: uno para un paciente puede costar cientos de miles de euros.

El método podría utilizarse con CRISPR, técnica de ingeniería genética que permite editar el ADN con notable precisión. Aunque su uso de manera eficiente, segura y económica ha demostrado ser un desafío, se espera que este nuevo método puede ser capaz de resolver.

Experimentación

En Washington, se mostró una prueba de sangre que ayuda a detectar muchos tipos de cáncer en un estudio entre miles de personas sin antecedentes o síntomas de la enfermedad.

La prueba todavía es experimental. Incluso sus defensores dicen que debe mejorarse y que los resultados publicados el martes no son ideales. Sin embargo, señalan qué beneficios y desventajas podría haber de utilizar estas pruebas basadas en genes, llamadas biopsias líquidas, en la atención rutinaria: en este caso, con tomografías PET para confirmar o descartar posibles tumores.

Creemos que es viable, sostuvo Nickolas Papadopoulus, científico de la Universidad Johns Hopkins que ayudó a desarrollar la prueba. Utilizarla junto con métodos de escaneo estándar duplicó los cánceres que fueron detectados en el estudio, agregó.

Los resultados fueron publicados en Science y discutidos en una conferencia de la Sociedad Estadunidense para la Investigación del 

Últimas noticias