Nave que transporta al robot ‘Fedor’ se acopla a la EEI

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Moscú. La nave espacial que transportó a Fedor, el primer robot humanoide que Rusia pone en órbita, se acopló con éxito este martes a la Estación Espacial Internacional (EEI), tras un primer intento fallido el fin de semana, indicó la agencia espacial rusa.

"Me disculpo por el retraso, me atoré en el tráfico. Ya estoy listo para continuar el trabajo", declaró el robot en un mensaje de su cuenta de Twitter.

Un comunicado del portal de internet de Roscosmos indicó que la nave Soyuz MS-14 se acopló a la EEI a las 03:08 GMT.

En un mensaje dirigido a los astronautas rusos a bordo de la EEI, el presidente Vladimir Putin los felicitó por la resolución del incidente.

Los problemas con el acoplamiento "eran en cierta manera anormales" dijo Putin. "Como sucede siempre con nuestros cosmonautas, lo resolvieron perfectamente", añadió.

El robot, con cuerpo antropomórfico plateado, mide 1.80 metros y pesa 160 kilos. Fedor corresponde a un nombre ruso y también a las siglas en inglés de "Final Experimental Demonstration Object Research".

Capaz de imitar los movimientos humanos, Fedor tendrá por misión ayudar a los astronautas a realizar sus tareas, aunque no podrá moverse libremente por la estación.

Un comentarista en NASA TV, que retransmitía la operación de acoplamiento, destacó "el perfecto acercamiento a la EEI". "Contacto confirmado, captura confirmada", relató.

Fedor había salido el jueves a bordo del cohete Soyuz MS-14 lanzado desde el cosmódromo ruso de Baikonur, en Kazajistán.

La nave transportó "670 kilos de cargamento: equipamiento científico y médico, componentes para el sistema de soporte vital, así como contenedores con alimento, medicinas y productos de higiene personal para los miembros de la tripulación", agregó el comunicado.

En principio, el robot debía permanecer 10 días asistiendo a los tripulantes en la estación espacial, y regresar el 7 de septiembre.

El fracaso en el primer intento de acoplamiento el sábado fue una desilusión para el sector espacial ruso, que ha sufrido en los últimos años humillantes accidentes y escándalos de corrupción.

En octubre pasado, un accidente ocurrido en un Soyuz minutos después de despegar obligó a los astronautas a bordo -el estadunidense Nick Hague y su colega ruso Alexéi Ovtchinin- a aterrizar de emergencia.

Tareas peligrosas

A bordo de la EEI, Fedor debe probar sus capacidades en condiciones de microgravedad, bajo la supervisión del ruso Alexander Skvortsov. Sus habilidades principales incluyen imitar movimientos humanos, lo que significa que podría ayudar a los astronautas a realizar sus tareas.

Entre las operaciones que es capaz de realizas destacan el manejo de destornillador y llaves, según Alexander Bloshenko, director de programas prometedores de Roscosmos, en una entrevista con el diario Rossiyskaya Gazeta.

Ese robot fue diseñado para trabajar en las condiciones más difíciles, que serían peligrosas para el hombre, precisó Bloshenko. Las autoridades rusas pretenden utilizar a Fedor en un futuro para la exploración espacial.

Fedor no es el primer robot que visita el espacio exterior: en 2011, la NASA envió al espacio a un robot humanoide llamado Robonaut 2, desarrollado en cooperación con General Motors, con el mismo objetivo de ponerlo a trabajar en un entorno de alto riesgo. Regresó a la Tierra en 2018 debido a problemas técnicos.

En 2013, Japón lanzó al espacio un pequeño robot, Kirobo, coincidiendo con la llegada del primer comandante japonés de la EEI, Koichi Wakata. Kirobo era capaz de hablar, pero solo en japonés.

Rusia, que sigue siendo el único país capaz de transportar personas hacia la EEI, busca desde hace años reactivar su industria espacial, inmensa fuente de orgullo desde la época soviética, pero sufrió importantes dificultades desde la caída de la URSS.

Últimas noticias