Despiden a científico chino que modificó ADN de bebés

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Guangzhou. Una investigación preliminar sobre los supuestos bebés modificados genéticamente concluyó que el investigador chino He Jiankui desafió las prohibiciones gubernamentales y realizó ilegalmente su experimento en busca de fama y lucro personal.

Un equipo de investigación de la provincia china de Guangdong indicó este lunes que Jiankui eludió la supervisión, recaudó fondos y organizó a investigadores por su cuenta para llevar a cabo la investigación de modificación genética de embriones humanos con fines reproductivos, algo que está explícitamente prohibido por la ley china.

Con vigencia inmediata, la Universidad de Ciencia y Tecnología del Sur (Sustech, por sus siglas en inglés) rescindirá el contrato de trabajo con Jiankui y terminará cualquiera de sus actividades de enseñanza e investigación en Sustech, indicó el comunicado. El reporte no aclaró cuáles son las leyes que podría haber violado el científico, pero señaló que fabricó una revisión ética de otros.

Este comportamiento viola seriamente la ética y la integridad de la investigación científica, es una grave violación de regulaciones nacionales relevantes y crea una influencia perniciosa en el país y en el extranjero, apuntó el informe.

He Jiankui, profesor asociado de la Universidad de Ciencia y Tecnología del Sur, con sede en Shenzhen, anunció en noviembre el nacimiento de los primeros bebés modificados genéticamente del mundo, con alteraciones en el ADN para prevenir la contracción del virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

De acuerdo con la investigación, en junio de 2016, el científico empezó el proyecto y organizó a un equipo que incluyó a algunos miembros extranjeros. Llevó a cabo actividades de modificación genética usando tecnologías sin garantía de seguridad y eficacia.

La Universidad de Ciencia y Tecnología del Sur, en la ciudad de Shenzhen, aseguró que He había sido despedido. 

Falsifica certificado

Con un certificado de revisión ética falsificado, reclutó a ocho parejas voluntarias en las que los hombres habían dado positivo en anticuerpos del VIH y las mujeres, negativo, y desarrolló experimentos entre marzo de 2017 y noviembre de 2018.

Puesto que los portadores del VIH no tienen permitido acceder a reproducción asistida, pidió a terceras personas que sustituyeran a los voluntarios en los análisis de sangre y pidió a los investigadores que editaran los genes de los embriones humanos y los implantaran en las mujeres.

Dos de las voluntarias quedaron embarazadas. Una dio a luz a unas gemelas llamadas Lulu y Nana. La otra está todavía embarazada. Una pareja abandonó el experimento a medio camino, y otras cinco parejas no lograron concebir.

Las actividades violaron seriamente los principios morales y la integridad científica y vulneraron las normas de China sobre la materia, de acuerdo con la investigación.

Los funcionarios encargados de la investigación afirmaron que He, junto con otras personas y organizaciones implicadas, serán castigados de acuerdo con las leyes y las normas. Los sospechosos de haber cometido delitos serán trasladados al departamento de seguridad pública.

Los bebés y la voluntaria embarazada estarán bajo observación médica y harán visitas de seguimiento.

Últimas noticias