La explosión del viernes en la Morelos dejó dos muertos y 25 heridos

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Dos personas fallecidas –un niño de 9 años y un hombre de 66–, 25 personas lesionadas, entre ellas nueve menores, dejó la explosión por acumulación de gas LP en una vivienda de dos niveles en la colonia Morelos, alcaldía Venustiano Carranza, el viernes por la noche.

Tras el estruendo que sacudió al inmueble de Panaderos 56 –con una onda expansiva de 250 metros hasta donde se ubica el altar de la Santa Muerte– se colapsaron tres de las nueve viviendas de la vecindad.

En otras tres se registraron daños parciales y en un número similar no hubo daños estructurales, señaló la Secretaría de Gestión Integral de Riesgos y Protección Civil, mientras la Fiscalía General de Justicia local abrió la carpeta de investigación por homicidio culposo, así como por daño a la propiedad y lesiones.

A las 22:35 de la noche Miguel Ángel, quien reside desde hace seis décadas en el inmueble de enfrente, sintió cómo se cimbró la tierra, por lo que pensó que se trataba de un temblor y me espanté, pero de inmediato se dio cuenta que se trataba de una explosión cuando vio cómo voló la puerta de la entrada y se reventaron los vidrios de ventanas.

Él es tío político de Cacho, como le decían a Raúl Rojas, quien se auxiliaba con una andadera para caminar, pero la noche del viernes no tuvo tiempo de salir y su cuerpo quedó bajó los escombros.

Los bomberos tuvieron que hacer un boquete en la pared para rescatar su cuerpo, que los vecinos y su esposa reclamaban, mientras el pequeño falleció en el hospital pediátrico de Peralvillo.

De acuerdo con la dependencia, otros tres inmuebles vecinos también resultaron afectados, así como tres vehículos que se encontraban estacionados en la calle, dos de los cuales estaban abandonados; además, los bomberos retiraron nueve cilindros portátiles de gas.

El señor Miguel dijo que lo único bueno es que estamos vivos, al rechazar que la vecindad fuera punto de venta de drogas, e incluso precisó que la distribución de narcóticos es en otras calles como Mineros y que ahí habitan personas de bien, honorables y trabajadoras.

Sin embargo, las opiniones entre vecinos se dividen, pues una mujer asegura que es secreto a voces que ese inmueble era punto y distribución de venta de drogas controlada por La Unión. Una bodega de papel ubicada a un costado de la vecindad fue asegurada hace seis meses.

Últimas noticias