Alza “explosiva” de mantas publicitarias

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. En lo que va de la contingencia sanitaria por la pandemia de Covid-19 ha habido una explosión de mantas y anuncios publicitarios envolventes en edificios de la Ciudad de México, pero principalmente en las alcaldías Miguel Hidalgo, Cuauhtémoc y Benito Juárez, a pesar de que se encuentran prohibidos por representar un riesgo.

En entrevista, Jorge Carlos Negrete, presidente de la Fundación por el Rescate y Recuperación del Paisaje Urbano, explicó que las mantas publicitarias sólo se permiten en los muros ciegos de los inmuebles, es decir, donde no hay ventanas, pero cumpliendo con ciertos requisitos, entre ellos el de no cubrir más allá de las dos terceras partes del muro, pero sobre todo, contar con una licencia, lo que no ocurre en este caso.

Antes de la pandemia se habían identificado alrededor de 300 mantas publicitarias, pero a la fecha se han duplicado y deben estar colocadas, por lo menos, 600 en edificios colindantes a vialidades como Periférico y Viaducto, así como en colonias de alcaldías céntricas de la ciudad, refirió.

Lo más preocupante es que están regresando estos anuncios envolventes que ya habían desaparecido, y que incluso están prohibidos en la Ley de Publicidad Exterior porque forran completamente el edificio. Algunos son volumétricos y representan un problema de protección civil ante alguna emergencia, como un incendio, expresó.

Comentó que en la industria publicitaria ha habido una contracción de sus campañas en las modalidades que están reguladas hasta de 60 por ciento, pero en su lugar han proliferado estos anuncios, cuando no debería haber ninguno. No sabemos si es porque resultan más baratos, pero lo que es cierto es que son irregulares.

Apuntó que se ha aprovechado que durante la pandemia de Covid-19 las ventanillas de las alcaldías y del Instituto de Verificación Administrativa (Invea) y la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda se habían mantenido cerradas, lo que ha imposibilitado hacer las denuncias correspondientes en su momento para que se haga la supervisión y el retiro correspondiente.

Las de las alcaldías ya abrieron y hemos presentado alrededor de 150 denuncias, pero también se debe hacer ante el Invea, porque supervisan dependiendo de dónde estén colocados los anuncios, ya sea en vías primarias o secundarias.

Detalló que las sanciones pueden ser hasta de un millón de pesos, pero el problema es que pueden transcurrir años para que se llegue a ese punto, porque se inicia el procedimiento administrativo, pero el anunciante se ampara porque no tiene conciencia cívica y sí un total desprecio por la seguridad de los habitantes de la ciudad.

 

 

Últimas noticias