Plantón de Frena, una amenaza para pequeños comerciantes: Canacope

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. La Cámara de Comercio Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México (Canacope CDMX), aseveró que respeta y apoya los derechos a la libre expresión y manifestación que reivindique los derechos y el bienestar de la sociedad mexicana, tal es caso del Frente Nacional Frente Nacional Anti-AMLO (Frena) sin embargo, advirtió que el plantón que mantienen desde el pasado 19 de septiembre en las inmediaciones del Centro Histórico de la Ciudad de México “puede resultar una seria amenaza para el empleo y los pequeños comerciantes que sobrevivieron al confinamiento y que hoy, con la flexibilización de las medidas de contención y la reapertura comercial, buscan contrarrestar la parálisis económica”. 

Eduardo Contreras Pérez, presidente del organismo empresarial, señaló que la situación “se puede agravar tras conseguir en las últimas horas un amparo que les permite llevar la movilización al Zócalo capitalino”.

Indicó que en las proximidades del plantón que mantuvieron en Avenida Juárez se encuentran alrededor de mil 400 unidades económicas, las cuales significan un aproximado de seis mil empleos, “mismos que se vieron afectados por cierres viales, la conglomeración de manifestantes y elementos de seguridad pública y la pérdida de confianza de consumidores ante el peligro latente de nuevos brotes del virus”.

Su reubicación en el Zócalo, lejos de ofrecer una solución, pondría en riesgo a cuatro mil 900 pequeños negocios que son la fuente de ingreso para 21 mil trabajadores.

Ante esta situación invitó a los simpatizantes de Frena “a reflexionar sobre la prudencia de mantener un plantón en el seno de la coyuntura económica y sanitaria que atraviesa la ciudad y el país entero”.

No sólo se pone en riesgo a los pequeños comerciantes ubicados en el primer cuadro de la ciudad, sino que aumenta el riesgo de un rebrote y con ello el latente regreso al confinamiento, indicó.

En este sentido, pidió “reubicar esta manifestación, y cualquier otra, en un espacio que no represente un riesgo para el control de la pandemia y para el ingreso de miles de mexicanos”.

Al tiempo que pidió “prevenir una ocupación del primer cuadro de la ciudad, zona que concentra parte importante de la actividad económica de la capital”. 

 

Canaco estima pérdidas por 7 millones de pesos

Por su parte, la Cámara de Comercio, Servicios y Turismo de la Ciudad de México (Canaco CDMX), estimó en más de 7 millones de pesos las pérdidas económicas al comercio establecido por el bloqueo del Frena y el cierre del Centro Histórico.

Nathan Poplawsky Berry, presidente del organismo empresarial señaló que la Canaco CDMX “nunca se ha opuesto a la libre manifestación de las ideas en la vía pública, por el contrario siempre ha apoyado el derecho constitucional que debe ser garantizado por el Estado”. 

Empero con independencia del origen y/o de las demandas de los manifestantes, “es indispensable que se actúe con sensibilidad pues el cierre de negocios se traduce en pérdida de empleos y afectación a la economía de cientos de familias que enfrentan muchas y serias contingencias”.

Poplawsky Berry, agregó que en los cinco días en los que se llevó a cabo el plantón y su traslado a la Plaza de la Constitución, las pérdidas se consideraron en dos etapas:

En la primera del 19 al 23 de septiembre, el monto de ventas no realizadas se estimó en 3 millones 802 mil pesos, esto principalmente por la obstrucción vial de las avenidas, que generó una menor afluencia de consumidores hacia las mil 20 unidades económicas de la zona.

 Por otro lado, desde temprana hora del 19 de septiembre, la Plaza de la Constitución fue resguardada por elementos uniformados. 

Se estima que un aproximado de 852 comercios ubicados alrededor de la plancha tuvieron que cerrar al cien por ciento sus puertas, teniendo un estimando de ventas no realizadas por 1 millón 645 mil pesos.

En la segunda etapa, del 23 de septiembre a las 13:00, el contingente comenzó a movilizarse hacia el Zócalo. Se estima que alrededor de mil 900 establecimientos sobre la Calle de Madero y 5 de mayo cerraron al cien por ciento sus puertas durante una hora. Las ventas no realizadas para estos negocios se estimaron en 1 millón 684 mil pesos.

El monto de las ventas no realizadas totales durante las dos etapas sumaba hasta ayer 7 millones 131 mil pesos, indicó. 

Indicó que, una vez iniciada la reapertura, los comerciantes han mostrado  su solidaridad “haciendo las inversiones requeridas y tomando todas las medidas sanitarias necesarias para proteger a sus clientes y de esta manera a la población en general, y ahora son ellos -los comerciantes- quienes requieren del apoyo gubernamental para poder llevar a cabo su actividad”.

El líder del comercio establecido solicitó a las autoridades no permitir más bloqueos de calles principales y abrir totalmente las vialidades que hacen posible la llegada de compradores al Centro Histórico y zonas aledañas.

Últimas noticias