Con rodada protestan contra puente vehicular Periférico-Cuemanco

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Ayer habitantes de la capital y activistas en pro del medio ambiente se movilizaron y complicaron la circulación vehicular  para manifestar su rechazo a la construcción del puente vehicular Periférico Cuemanco, que indicaron afectará un Área Natural Protegida muy importante para la ciudad. 

Durante la rodada, que partió del Templo Mayor y llegó al parque Ecológico de Xochimilco, los colectivos invitaban a la ciudadanía a sumarse a su protesta para generar una fuerza ciudadana y paren la obra. 

Los inconformes, en su mayoría jóvenes, expresaron que la obra no es una solución para mejorar la vialidad del Periferico, como lo han señalado las autoridades, porque con el tiempo sólo generará un tráfico inducido metros adelante y la fragmentación del Área Natural Protegida. 

El puente vehicular que se construye, indicaron, es el antecedente de la Autopista Urbana Oriente, la cual se canceló hace seis años; sin embargo, este gobierno lo reactivó en el camellón que conecta el parque Ecológico de Xochimilco y la Ciénaga Grande. 

Al llegar al punto de encuentro, los manifestantes entorpecieron la circulación del Periferico a la altura del parque ecológico y dieron a conocer su postura, lo que dificultó el avance de los automovilistas que circulaban en la zona. 

Expusieron que su protesta es pacífica y necesaria ante el avance del 'ecocidio' que se está cometiendo, por ello ante la propagación del Covid-19, tuvieron que salir para hacer un llamado a la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, a no construir el puente, porque repercutirá en 230 hectáreas, que podrían desaparecer.

Los ciclistas señalaron que el camellón fue construido como medida de mitigación y actúa de dos maneras, “sirve como zona de transición para la fauna y conecta el agua en ambos lados del Periférico; construirlo generará un impacto regional”.

Agregaron que la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) en la que se sustenta la obra, se basa en el daño que tenía la zona, “pero la solución no es destruirla, sino recuperar el área afectada, porque ahí viven especies que moriran”. 

La recuperación, estimaron, requeriría una inversión menor a los 680 millones de pesos que se han destinado para la obra. 

Los jóvenes lamentaron que el juez  Quinto de Distrito en Materia Administrativa del Primer Circuito del Poder Judicial Federal, Juan Carlos Guzmán Rosas, haya favorecido al gobierno de la ciudad y lo llamaron a rectificar, luego de permitir que los trabajos siguieran. 

 

 

Últimas noticias