Abarrotan plazas comerciales en su reapertura

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Después de más de tres meses de estar cerradas debido a la contingencia sanitaria por Covid-19, cientos de personas se volcaron ayer a alguno de los 338 centros comerciales y 263 tiendas departamentales para aprovechar los descuentos, desayunar, pasear, rencontrarse con la pareja o amigos, o realizar algún pago.

La Secretaría de Desarrollo Económico informó que con la reincoporación de esas 601 unidades económicas regresaron a laborar 66 mil 490 personas, aunque el total de negocios que funcionarán durante el semáforo naranja es de 430 mil 661, que emplean a 3 millones 576 mil 962 personas, equivalentes a 93 y 87 por ciento del total, respectivamente

El Instituto de Verificación Administrativa inició, por su parte, la revisión de dichos espacios para corroborar que cumplen con las medidas de protección a la salud fijadas.

Ciudad de México. 8 de julio de 2020. Los centros comerciales y tiendas departamentales reiniciaron sus actividades tras casi cuatro meses de permanecer cerrados debido a la pandemia de coronavirus. Para su reapertura deben seguir una serie de reglas que incluyen acceso individual y una estancia máxima de una hora y 40 minutos a cada persona, respectivamente. Asimismo, el horario de servicio será de 11 a 17 horas, excepto en el caso de los comercios esenciales como restaurantes, bancos y farmacias, ubicadas al interior. El acceso sólo se permitirá a quienes usen cubrebocas, pero los establecimientos tendrán la posibilidad de proveerlos a los clientes que no lo tengan, aunado al gel antibacterial y colocar señalizaciones para el respeto de la sana distancia.

 

Desde antes de las 10 horas, sin guardar la sana distancia, las personas formaron una fila de más de 230 metros sobre la calle Obrero Mundial para ingresar a Parque Delta, donde se tomó la temperatura, se obsequió alcohol gel y se pedía pisar el tapete desinfectante.

El personal de seguridad contaba el número de personas que ingresaban a la plaza, donde a las 11 horas sumaban cerca de mil, quienes visitaron algún establecimiento de comida, ropa, bisutería, zapatos, joyería, telefonía o bancos.

Sin embargo, los pasillos de la plaza lucían vacíos al igual que las tiendas, como Liverpool, donde no hubo filas ni esperas de hasta 30 minutos, como ocurrió para ingresar a la plaza, lo que generó molestias, pues el aforo máximo fue de 45 personas. Empleados comentaron que de continuar con tan poca gente no vamos a llegar ni a ese número.

Todos los establecimientos mantuvieron una sola entrada y salida, cerraron sus áreas de probadores y en sus cristales colocaron el aforo máximo para evitar una sanción.

Los descuentos de 25 a 60 por ciento, tres y nueve meses sin intereses o dos por uno que ofrecían los diversos negocios no fueron suficientes para atraer a la gente, que caminaba por los largos pasillos de la plaza sin saber que el tiempo máximo era de una hora.

Dicha medida no se cumplió, como tampoco los 40 minutos como máximo en las tiendas, pues ante la poca afluencia, la gente pudo estar el tiempo que deseó acompañada de su pareja o amigos, muchos de los cuales se rencontraron en este lugar.

Degustar en el área de comida rápida no fue posible ya que sólo había servicio para llevar, como tampoco ir al cine, porque estaban cerrados, por lo que aprovecharon algún descuento o paquetes ofrecidos en restaurantes, ante el retiro de bancas en la plaza.

Mientras, decenas de solicitantes de empleo esperaban en fila para ingresar a dejar su currículum en espera de encontrar trabajo, el cual perdieron en esta contingencia sanitaria, de acuerdo con algunos entrevistados.

Las largas filas para ingresar y la poca gente en tiendas, restaurantes, islas o locales se observó también en Parque Lindavista, Plaza Lindavista y Encuentro Fortuna, donde la gente aprovechó para salir del encierro y los descuentos para comprar un poquito.

Trabajadores confiaron en que la situación mejore el fin de semana, porque de lo contrario será muy difícil persignarnos, pues el grueso de nuestro ingreso es por la venta de artículos y como vamos, a la mejor no hacemos ninguna, porque la gente vino a pasear o pagar.

La Secretaría de Seguridad Ciudadana informó que se desplegaron 6 mil 200 policías en la capital para evitar asaltos, robos y saqueos en la apertura de los centros comerciales y tiendas departamentales.

 

Últimas noticias