Familiares de Daniela Ramírez exigen justicia a un año de su muerte

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. A un año de la desaparición de Daniela Ramírez, la Fiscalía General de Justicia de la Ciudad de México no ha detenido a ningún responsable de su feminicidio, ocurrido en la zona de Parres de Guarda, conocida como “vertedero de cadáveres”, denunciaron familiares y amigos, quienes exigieron justicia, y anunciaron la creación de un “lugar sagrado” donde honrar su memoria y presentar un documento visual del caso.

La confirmación de una carpeta de investigación sólida, señalaron, permitió entrar en la estadística del dos por ciento de quienes tienen familiares desaparecidos y los encuentran, aunque “fueron unos cuantos huesos, porque la fauna del lugar la devoró y evitó se contaran con más pruebas para dar con el o los responsables de este delito, pero se tuvo un proceso de duelo y descanso”.

La fiscal de Feminicidios, Sayuri Herrera Román, se comprometió en una reunión que tuvimos el viernes pasado, por la plataforma de Zoom, a continuar con la investigación, lo cual genera confianza y esperanza, pero “tememos que sin recursos y un fuerte respaldo de los tomadores de decisiones puede estar maniatada para trabajar y evitar que quienes participaron en su muerte queden en la impunidad, coló ha sucedido en otros casos”, manifestaron.

Sergio González, activista y tío por opción de la joven, explicó que la última comunicación que se tuvo con Daniela fue el 18 de mayo del año pasado, cuando tomó un taxi en Andrés Totoltepec, en Tlalpan, para dirigirse a su domicilio, pues la fiesta a la que acudiría, no se realizó, lo cual se lo escribió en un mensaje a su amigo Andrés; así como el miedo que tenía porque el taxista la estaba llevando por otro camino.

El adolescente no supo qué hacer, porque “no se ha educado a los niños y jóvenes cómo reaccionar ante una situación como ésta, cuando vivimos en un país feminicida, y cuando Margot, la mamá de la chica de 18 años, denuncia su desaparición, en la Fiscalía Especializada en la Búsqueda e Investigación de Personas Desaparecidas, le dan largas argumentando que se fue porque se peleó con el novio o con ella y al rato regresará”, dijo.

La lentitud en los trabajos de investigación, provocó que se encontraran algunos restos de su cuerpo hasta julio, lo cual fue corroborado a través de pruebas de ADN, determinándose, de acuerdo con la carpeta de investigación, que su muerte se registró casi dos horas después de que subió al taxi, alrededor de la una de la mañana del 19 de mayo; y “tras viajar la indagatoria por las fiscalías de desaparecidos, secuestro y homicidio, finalmente de queda en ésta última y se tipifica el delito como feminicidio”, detalló.

El apoyo de Norma Andrade, de activista de Ciudad Juárez, y del abogado Héctor Alberto Pérez Rivera, fueron “fundamentales para contar con una carpeta de investigación sólida y llevar a cabo una indagatoria paralela y entregarle información a la Fiscalía sobre la placa dental que tenia Dany, así coló las botas y el jumper, que fueron regalos de sus tías”, por lo que ahora se colocará en la casa donde vivía con su mamá un altar, y se realizará un documento audiovisual que narre la historia del caso.

Con ello, argumentó, se busca que las autoridades lleven ante la justicia al culpable y no quede impune, y aporte todos los elementos al juez para que haya una sentencia ejemplar, porque “hoy es más penado un secuestro, que un feminicidio”.

 

Últimas noticias