“Cadena feminista” exige alto a la violencia y misoginia

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

 

Ciudad de México. Como preámbulo a la marcha de mujeres de este domingo y del paro nacional del lunes, centenares de mujeres participaron esta tarde en una “cadena feminista” enfrente del Hemiciclo a Juárez, mediante la cual denunciaron el clima de violencia y misoginia que aún persiste en México, y la falta de acción de las autoridades para detener este flagelo.

Desde antes de las 17 horas, grupos de mujeres de todas las edades, ataviadas con playeras moradas y pañuelos verdes –símbolos de la lucha feminista y en favor del derecho a la interrupción legal del embarazo-- comenzaron a llegar al Hemiciclo a Juárez, que desde hace varios días está rodeado de vallas metálicas y de madera.

Organizada la víspera al Día Internacional de la Mujer, esta cadena feminista pretende sumar, expresó Gabriela Alcocer Olmos, directora de la organización Fuerza Ciudadana AC. “Ninguna manifestación sobra, todas suman y la idea de esto es sumar, no dividir.

“Si concentramos todo el mismo día, no tenemos la misma atención para lo que todas estamos buscando que es denunciar la violencia y que esto ya pare”, dijo.

La cadena feminista refleja la sororidad de las mujeres, quienes tomadas de un listón pretenden decir que las voluntades y causas se unen de tal modo que cada una es un eslabón cuyo destino es enlazar al Congreso, legisladores, el gobierno y de regreso para decirles: “estamos hartas”.

Mientras en coro entonan frases como “tranquila hermana, aquí está tu manada” a sus espaldas se ubican vallas de más de dos metros de altura colocadas para resguardar al Hemiciclo a Juárez.

“Es hostil” la colocación de este tipo de bardas, opina Alcocer Olmos. “No voy a criticar si mis compañeras feministas rayan, o no, porque todos los métodos, si sirven para llamar la atención deben ser contemplados y respetados”.

Estas barreras, dijo, son un claro mensaje de cómo se pretende cuidar a los monumentos y edificios del centro de la Ciudad de México donde pasará la marcha el día de mañana. “Ojalá y esas vallas las pongan en los caminos en los que caminamos solas a oscuras y de noche”.

A esta fila de mujeres que reclaman un alto a la violencia de género se han unido funcionarias como las consejeras del Instituto Nacional Electoral Dania Paola Ravel Cuevas y Adriana M. Favela Herrera.

En medio de consignas como “Señor, señora, no sea indiferente, se mata a las mujeres en la cara de la gente”, “La que no brinque es macho” y “Abajo el patriarcado que va a caer, arriba el feminismo que va a vencer”, la manifestación se llevó a cabo en un clima de protesta e indignación, pero que también tuvo momentos con un espíritu festivo.

Entre las participantes se encontraba Ana Joaquina Ruiz, consultora en género y políticas públicas y profesora universitaria, quien consideró importante sumarse a las manifestaciones previas al 8-9 de marzo y “hablar con nuestra voz sobre la injusticia y las violencias que vivimos cotidianamente”.

Para la académica, el acoso en el transporte público y en el mundo laboral se ha transformado en una realidad tan presente y cotidiana que “lo que uno pensaba que no era acoso, resulto sí serlo. Me ha tocado enfrentar y estudiar las violencias que vivimos, en particular la política, así como la falta de respuestas para la atención de la violencia sexual”.

Por su parte, Victoria González, estudiante de derecho y criminalística, decidió sumarse a la “cadena feminista” de hoy para enviar un mensaje de acción ante “la impunidad que hay, la indiferencia de la gente. Nos indignamos y a veces nos quedamos sólo en la pura indignación. No hay justicia para las familias y la gente no se anima” a salir a las calles.

Para ella el escenario de violencia es tal, que aunque no quiera pensar en eso ha llegado a decirle a su madre que si un día no regresa a su casa, ya no la busque más, “porque se va a acabar la vida” en esa tarea.

“No todos los hombres son malos, pero sí te das cuenta de la violencia que sigue habiendo en los comentarios, en los chistes. Lo hemos normalizado, y si seguimos haciéndolo, no nos va a beneficiar a nadie”, alertó.

Más de una hora se prolongó la cadena humana de mujeres con el balance de que la experiencia fue positiva.

A la cadena se unió por unos momentos la presidenta de la Comisión de Derechos Humanos local, Nashieli Ramírez, quien anunció que mañana participarán al menos 150 observadores del organismo defensor de las garantías individuales desde las nueve de la mañana en que iniciarán una serie de manifestaciones con motivo del Día Internacional de la Mujer.

Cecilia Soto, de la organización Vía Libre dijo que con la cadena y la organización se demuestra que con la unidad cada mujer se hace visible.

Por su parte, Margarita Gillé, coordinadora de la Red Interamericana de Refugios, dijo que ahora con la cadena humana de mujeres se rompe la cadena del silencio.

"Con falda o pantalón respétame señor", "Señor, señora no sea indiferente se mata las mujeres enfrente de la gente" fueron algunas de las consignas.

Últimas noticias