Peligran 100 mil pequeños negocios de bolsas de plástico

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. Unos 100 mil pequeños comerciantes de bolsas de plástico quienes emplean entre uno y tres trabajadores, han dejado de generar un sustento seguro para sus familias, advierten distribuidores del producto en el centro de la Ciudad de México.

Omar Muñoz quien durante 20 años comercializaba un promedio de 100 kilos de este producto y hasta el primero de enero de este año empleaba a tres personas en su pequeño comercio “Bodegas de Bolsa La Rosita” ubicado en la calle de López, tuvo que despedir a sus tres empleados y con grandes esfuerzos ahora puede vender sólo unos 30 kilos de bolsas de plástico al día.

Comenta que la solución a la basura que genera este producto, “es crear conciencia y no frenar el trabajo de nadie pues de este dependemos miles”.

Además se requería de “una transformadora” sistema al que ya han recurrido industrias como Coca Cola a fin de reutilizar sus plásticos de pet.

Muñoz explica que el reciclamiento forma parte de la fabricación de bolsas plástico, parte de su trabajo consistía en la recolección de bolsas y llevarlas a la zona de la Merced donde el polietileno es reutilizado en la fabricación de nuevas bolsas, de este trabajo también dependen cientos de los llamados pepenadores quienes se encargan de recolectar estos desechos en las calles de la ciudad.

En la calle de Independencia Higinio Téllez Leon, otro pequeño comerciante, comenta que en su tienda “La Casa de Bolsa “ comercializaba alrededor de una tonelada de bolsas a la semana y muchas de las fábricas en las que compra el producto están en la Merced.

Advierte que es mito que las bolsas de otras materiales vayan a contaminar menos, “las de tela no resisten las lavadas por lo que el consumidor va a tener que comprarlas constantemente”.

Por su parte vecinos de la delegación Benito Juárez señalan que la prohibición de distribuir bolsas de plástico ya ha generado problemas como “los malos olores provenientes de los botes de basura; que además quedan llenos de residuos contaminantes, la dificultad para deshacerse del excremento de las mascotas y los problemas derivados de envolver alimentos y otros productos de consumo en materiales poco higiénicos como el papel periódico.

Hay incluso taquerías y puestos de comida que entregan esos productos únicamente en los recipientes que lleven los propios clientes.

Otros comerciantes de tianguis y mercados hacen negocio con la prohibición de las bolsas de plástico pues venden hasta en 50 pesos o más cada bolsa de tela o de otros materiales para que el cliente pueda llevarse las mercancías, problema que antes le resolvía el vendedor.

Últimas noticias