Indaga la PGJ rifas de dinero y servicios sexuales en la Ceda

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. La Procuraduría General de Justicia tiene abierta una investigación por la realización de rifas de dinero y de trabajadoras sexuales con las que se extorsionaba a locatarios de la Central de Abasto (Ceda) en la pasada administración, informaron fuentes del gobierno capitalino.

Esa fue una de las irregularidades que denunciaron comerciantes de ese mercado mayorista que se manifestaron ayer por la mañana frente a Palacio Nacional, práctica en la que, según las acusaciones, se presume está involucrada una banda de colombianos que utilizaban a mujeres de esa misma nacionalidad para la venta de los boletos.

Las fuentes consultadas señalaron que se trata de una especie de lotería denominada la rapidita, cuyos billetes se vendían de puesto en puesto en 10 y 20 pesos y los premios eran hasta de 500 mil pesos, así como servicios sexuales.

Al respecto, Juan Pablo Espejel, integrante del comité técnico del Fideicomiso de la Ceda, admitió la realización de esas rifas, por lo que se ha entregado toda la información a las autoridades correspondientes para su investigación.

En un recorrido para verificar el avance de las obras que se realizan desde hace varios meses en el centro de abasto más grande de América Latina, afirmó que al día de hoy no opera más esa forma de extorsión.

Era una situación que encontramos cuando inició la actual administración, apuntó el funcionario, quien agregó que se cortó de tajo en cuanto se tuvo conocimiento de la misma, aunque dijo desconocer su origen y por cuánto tiempo funcionó.

También admitió que existe prostitución dentro de la Ceda, pero que se está combatiendo y hemos hecho todo lo posible porque ese fenómeno social no esté presente. Manifestó que las autoridades del mercado no propician, toleran ni son omisas ante hechos de corrupción.

Por otra parte, la secretaria de Gobierno capitalina, Rosa Icela Rodríguez, afirmó que las autoridades locales están abiertas al diálogo con los comerciantes que se manifestaron frente a Palacio Nacional, quienes también se quejaron del retraso en las obras que se realizan en distintas áreas de la Ceda y no se incrementen las cuotas al comercio en vía pública, lo cual, aseguró, es perfectamente atendible.

Añadió que también pidieron la destitución de Leyla Méndez, funcionaria del área jurídica de la Ceda, de quien acotó: No vemos un motivo real para tal demanda, toda vez que las acciones de la servidora pública están encaminadas a garantizar la seguridad y vialidad en ese centro de abasto.

Esperaríamos que no fuera un movimiento con tintes políticos, confió la funcionaria, quien agregó que las peticiones de los comerciantes se van a atender, como acelerar las obras. Todo lo que sea atendible se va a resolver, aseguró.

En cuanto a las obras, la Central de Abasto adelantó que el próximo viernes concluirán los trabajos de rehabilitación de la red de drenaje y los patios de carga y descarga en las áreas de abarrotes, flores y legumbres, que debieron estar terminados en junio pasado.

Tras la protesta, los inconformes sólo aceptaron reunirse con el director de la Ceda, Héctor Ulises Lara, con la intermediación de la Secretaría de Gobernación en la sede de la dependencia federal, pues además tienen demandas que no están relacionadas con la Central de Abasto.

Últimas noticias