Deforestación y tala ilegal en 90% de bosques de Milpa Alta

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. De las 17 mil hectáreas que integran los bosques de Milpa Alta, casi 90 por ciento, es decir, 15 mil hectáreas, han sido afectadas por la tala clandestina y la deforestación que tienen su origen en el abandono que padecieron en los pasados diez años, a tal grado que no había brigadistas y la torre de control y vigilancia se encontraban sin operar.

Desde la parte más alta de la zona boscosa, en el paraje Cihua-tlépetl, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, afirmó que para frenar esta devastación efectivos de la Guardia Nacional resguardarán el área verde a más tardar en un mes y se darán apoyos a los comuneros de los nueve pueblos de la zona para la recuperación del bosque, que de acuerdo con la Comisión de Recursos Naturales y Desarrollo Rural (Corenader), enfrenta una problemática mayor que el cerro del Ajusco, donde 250 hectáreas se encuentran dañadas.

En un convoy, la mandataria capitalina visitó el área perteneciente a los bienes comunales de Santa Ana Tlacotenco. Conforme se adentraba a la zona montañosa, al pie del sinuoso camino que lleva hasta la torre de control, se podían observar las huellas del furtivo derribo de árboles, con los tocones secos, troncos a un lado y ramas.

En lo alto, la erosión de una vasta extensión de terreno da cuenta del deterioro del bosque que perdió miles de árboles al ser tirados por las fuertes ráfagas de viento que azotaron a la comunidad en 2010 y después en 2016 sin que hubiera saneamiento.

Sigue siendo un bosque muy rico. En esta zona alta todavía hay venados, hay mucha fauna nativa, y todavía estamos a tiempo de recuperar los bosques y eso es lo que queremos hacer, por eso todo el apoyo que le estamos dando al campo, expresó la jefa de Gobierno.

Dijo que ya hay mil 300 brigadistas de la propia comunidad que reciben un apoyo mensual de 6 mil 333 pesos y se encargan de sanear el bosque y de reforestarlo en esta época del año.

La titular de la Corenader, Columba López Gutiérrez, afirmó que durante años se dejó en el abandono a los bosques de Milpa Alta, lo que generó no sólo deforestación, sino la propagación de la tala clandestina perpetrada tanto por los habitantes de los pueblos cercanos como de los estados de Morelos y de México. Aseguró que hasta ahora han sido detenidos 10 talamontes y se han cerrado los caminos por donde circulan sus camiones con los troncos.

Abel Meza, comunero de Santa Ana Tlacotenco, expresó que la tala continuará mientras haya necesidad de la gente. Ya no es como antes, pero sigue. No deja tanta ganancia, aunque es mejor que ir a buscar un empleo en el que te pagan mil 200 y aquí por una camioneta con rollos te dan 10 mil o 12 mil pesos.

Agregó que los habitantes insistirán en una vieja demanda para utilizar la madera que no se ocupa para leña y se puedan generar empleos, pues no es posible que aquí persista la veda forestal y aprovechar la madera sea un delito y en otros lados se viva de ella.

Tags

Milpa Alta

Últimas noticias