El Hoyo, zona abandonada desde hace 34 años en Iztapalapa

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. A los que no son habitantes de La Joya “los correteamos, los corremos, los paramos de cabeza”, dice con voz amenazante uno de los vecinos del lugar, quien exige que no se le llame nunca más al asentamiento irregular, ubicado en la zona oriente de la demarcación Iztapalapa, El Hoyo, como es conocido popularmente, pues “desde hace años dejó de ser lugar de delincuencia y mala fama”.

Pero en El Hoyo, que se habitó desde hace más de 34 años tras el sismo de septiembre de 1985 y que es un laberinto conformado por decenas de callejones, otros habitantes, quienes prefieren no dar a conocer sus nombres, lo describen de otra manera: “aquí no hay delincuencia, porque aquí vivimos los delincuentes”.

En un recorrido por el camino en espiral que caracteriza a El Hoyo –en el que se tuvo el acompañamiento de personal de la alcaldía Iztapalapa– una mujer de la tercera edad aseguró que “la delincuencia no se va a acabar, aquí sigue, a lo mejor no como antes, pero esa no se acaba. La semana pasada vinieron a matar un muchachito, iba a la escuela”.

Ciudad de México, 10 de agosto de 2019. Ubicada en el oriente de Iztapalapa, a partir del sismo del 85, la colonia La Joya, mejor conocida como El Hoyo, fue habitada por damnificados. Ni autoridades, ni policías entran si los pobladores no quieren.

 

Fundadora del asentamiento irregular, ubicado a un costado del cerro del Marquez, expresó con ironía que a lo mejor los delincuentes sí se han ido acabando, pero no porque se hayan regenerado, sino porque “ya se murieron de enfermedad, los mataron o están en el reclusorio”. Se trata del reclusorio Oriente, al que los vecinos identifican como la quinta sección de la colonia La Joya.

Para la alcaldesa de Iztapalapa, Clara Brugada, La Joya, conocida coloquialmente como El Hoyo –que pertenece a la unidad territorial El Paraíso–, es una zona en materia de seguridad y de desarrollo económico y social que preocupa a su gestión, por lo que la meta es “hacer un gran trabajo que tiene que ver con el rescate de los jóvenes principalmente, aquí hay muchos jóvenes que vemos que entran y salen con motos, que son acusados de (cometer) delitos”.

En entrevista comentó que “sí hay una situación difícil”, por lo que es “un gran reto” la transformación de El Hoyo, con lo que adelantó que se prepara un programa de empleo para los habitantes de la zona, porque “no bastan programas sociales”.

Acusó que al igual que muchas otras zonas de la demarcación, La Joya ha sido abandonada por administraciones pasadas. Puso como ejemplo que en 2012, cuando fue jefa delegacional, dejó construido el Centro de Salud, que a la fecha está sin funcionar.

Adelantó que para el inicio del ciclo escolar a finales de agosto se abrirán las puertas de las instalaciones médicas que beneficiarán a los habitantes de El Paraíso, El Hoyo y La Joyita, y hasta de habitantes de la colonia Ejército de Oriente.

En El Hoyo no hay preescolar, escuela primaria, secundaria o alguna institución de educación media superior, ni cine, tampoco mercado. Los habitantes tienen que trasladarse a colonias aledañas como El Paraíso.

Mientras, en el recorrido otros vecinos entrevistados admitieron que la mayoría de los pobladores se dedica al comercio informal, pero también al narcomenudeo, además de que algunos de sus habitantes siguen con los asaltos a transportistas a quienes quitan el camión con todo y mercancía, particularmente cuando circulan por la avenida Guelatao y calzada Ignacio Zaragoza y ya en el Hoyo los desvalijan para la venta de autopartes. En tanto que la mercancía también se vende al comercio informal, particularmente a los vendedores de los tianguis de Iztapalapa.

Las bandas delincuenciales que las autoridades de la Secretaría de Seguridad Ciudadana ubican en las inmediaciones de El Hoyo como principales operadores dedicadas al narcomenudeo, extorsión y cobro de piso, además de invasión de departamentos son Los Rojos, Los Huguitos, Los Tanzanios y la Del Zapato.

La mayoría de las familias que llegaron a El Hoyo, que ocupa más de 15 hectáreas, son damnificados de las colonias Buenos Aires y Tepito, pero también fue poblado por miembros del Frente Popular Francisco Villa, y otros más llegaron de los estados de México y de Michoacán.

A El Hoyo se accede por la calle Totli y Congreso de Apatzingán, que son la vía de acceso y salida principal, lo que hace que los pobladores identifiquen al que es ajeno, porque en ese lugar todos se conocen; mientras que la mayoría de las viviendas dejó atrás las paredes y techos de cartón o de lámina, los callejones ya cuentan con pavimento y hay servicio de agua potable, aunque sólo una o dos veces por semana.

Para el recorrido y por cuestiones de seguridad, el personal de la alcaldía solicitó presencia policiaca del cuadrante asignado a El Hoyo, que nunca llegó; sin embargo, sí se presentaron otros dos elementos en una patrulla de otro sector. Aunque sólo permanecieron en las partes bajas de la zona uno de ellos portó en todo momento un arma larga.

Posteriormente, en entrevista, el Director Regional de Iztapalapa, Primer Inspector, Miguel Arredondo Rivera, mencionó que se considera como “un foco rojo” y como “colonias conflictivas” al corredor que conforman La Joya, Álvaro Obregón y Ejército de Oriente, porque la nueva modalidad de robo es a los taxistas por aplicación, además de que ahora utilizan bicicletas para el traslado de cocaína.

El uniformado supo en febrero del último homicidio doloso, pero los entrevistados durante el recorrido recordaron los casos de tres hombres asesinados en junio: uno por ajuste de cuentas; otro no saben por qué y el tercero, porque dos sujetos pasaron disparando a bordo de un automóvil y le tocaron dos balas a un joven cuando regresaba de jugar fútbol.

En la Procuraduría General de Justicia, de diciembre a la fecha, suman 15 carpetas de investigación iniciadas por los delitos de abuso sexual (2), daño a la propiedad ajena (2), despojo (1), homicidio doloso con arma de fuego (1), lesiones dolosas por golpes (1), robo a repartidor con violencia (1), robo de objetos al interior de vehículo (1) , robo a casa habitación sin violencia (1), robo de autopartes (1) y violencia familiar (3).

Los pobladores dicen que la policía no entra si El Hoyo no quiere, pero a lo mejor dan permiso de que los peritos pasen a recoger los cuerpos.

 

Últimas noticias