Sin supervisión, la IP opera 200 pozos en la capital del país

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. La Comisión Nacional del Agua (CNA) ha otorgado cerca de 200 títulos para la extracción de agua en la capital del país a la iniciativa privada, lo que representa casi la mitad de los que opera el Sistema de Aguas de la Ciudad de México (Sacmex), que hasta el año pasado contaba con 450 pozos.

Según el Registro Público de Derechos de Agua de la dependencia federal, los beneficiarios son empresas de distintos giros, que van desde refresqueras, embotelladoras de agua, fábricas de hielo y cerveceras, hasta farmacéuticas, laboratorios, textileras, de la industria papelera, panificadoras e inmobiliarias que se han incorporado hace poco.

La mayoría de las empresas han gozado durante años estas concesiones, pues de acuerdo con los registros en el último sexenio sólo se entregaron o renovaron 13 permisos, la mayoría relacionados con el sector inmobiliario, como a Alquiladoras de Casas a las inmobiliarias GP, Olfam, Gocos y Jerónimo. 

Grandes compañías están en la lista

En el listado se incluyen las cerveceras más grandes del país, como la Cuauhtémoc-Moctezuma y Grupo Modelo, así como refresqueras y otras factorías como Embotelladora de México, Metropolitana, Aga de México, Envasadoras de Agua México, Electropura, fábricas de hielo La Moderna, Ideal y Siberia, que cuentan con autorización para extraer un mayor volumen de agua subterránea.

También están empresas de otro giros como Cigarros La Tabacalera Mexicana, Panificadora Bimbo, Marinela, Gamesa, Bayer y las pinturas Sherwin Williams. Los permisos, además, se han extendido a personas físicas, clubes deportivos, iglesias, hoteles y baños.

Eduardo Hernández Hernández, de la organización Agua para Todos Agua para la Vida, indicó que es necesario hacer una revisión de dichas concesiones, que son operadas sin ninguna restricción, pues son las mismas empresas las que reportan la cantidad extraída del líquido sin que haya una supervisión de las autoridades.

Señaló que el gobierno capitalino plantea el cierre de pozos por la sobrexplotación del acuífero y el hundimiento del subsuelo en una tendencia a racionar agua, pero únicamente a los usuarios domésticos, ya que no se frena del despilfarro de las empresas que se dedican a lucrar con el agua.

En época de estrés hídrico ninguna industria se queja de la falta agua, sólo los ciudadanos somos los que andamos mendigando el abasto, solicitando pipas por aquí y por allá. Los industriales están calladitos porque ellos tienen la llave abierta, cuando las autoridades deberían ser más estrictas, comentó.

Consideró que es tiempo que se llame a cuentas a ellos y se haga valer la veda decretada desde 1954 para la cuenca hidrológica de México, que incluye las aguas subterráneas de la capital del país, en donde se prohíbe el alumbramiento de agua o pozos en esta región.

De acuerdo con el libro Diagnóstico logros y desafíos. Sacmex 2018, elaborado en la anterior administración capitalina, hay un grado de sobrexplotación del acuífero en el valle de México de 30.7 metros cúbicos por segundo, pues la recarga es de 8.9 metros cúbicos y la extracción de 39.6 metros cúbicos por segundo.

Esto ha ocasionado hundimientos del subsuelo de entre cinco y 10 centímetros en la zona centro, de 20 centímetros en el área del Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México y hasta de 36 centímetros en la zona oriente.

Últimas noticias