Llega en mal momento la primavera y prácticamente pasa desapercibida

Ciudad de México. 21 de marzo de 2020. El equinoccio de primavera, que simboliza el renacimiento y resulta motivo de festejos en varias culturas, llega en un mal momento, ya que las medidas contra el Covid-19 pusieron a gran parte de la población mundial en un estado de cuarentena. Por tanto, el florecimiento de la nueva vida no puede observarse ni disfrutarse en parques o plazas, pasando desapercibida en estos momentos de crisis.
Ciudad de México. La avenida Reforma luce con poca afluencia automovilística debido a las medidas de prevención contra el Covid-19. Foto Yazmín Ortega Cortés
Ciudad de México. La avenida Reforma luce con poca afluencia automovilística debido a las medidas de prevención contra el Covid-19. Foto Yazmín Ortega Cortés

Ciudad de México. La avenida Reforma luce con poca afluencia automovilística debido a las medidas de prevención contra el Covid-19. Foto Yazmín Ortega Cortés
Ciudad de México. La avenida Reforma luce con poca afluencia automovilística debido a las medidas de prevención contra el Covid-19. Foto Yazmín Ortega Cortés

Ciudad de México. Las jacarandas florecen en la semivacía Alameda Central, en el Centro Histórico de la capital mexicana. Foto María Luisa Severiano
Ciudad de México. Las jacarandas florecen en la semivacía Alameda Central, en el Centro Histórico de la capital mexicana. Foto María Luisa Severiano

Tokio. La Torre de Tokio está enmarcada por un cerezo en flor con motivo de la fiesta nacional del Día del Equinoccio de Primavera, en el templo Zojoji, en la capital japonesa. Foto AP / Gregorio Borgia
Tokio. La Torre de Tokio está enmarcada por un cerezo en flor con motivo de la fiesta nacional del Día del Equinoccio de Primavera, en el templo Zojoji, en la capital japonesa. Foto AP / Gregorio Borgia

Tokio. Una mujer toma una foto de un árbol de cerezo cerca de las estatuas del dios Jizo, protector de los niños. Foto AP / Gregorio Borgia
Tokio. Una mujer toma una foto de un árbol de cerezo cerca de las estatuas del dios Jizo, protector de los niños. Foto AP / Gregorio Borgia

Ciudad de México. Dos turistas surcoreanos forman un corazón con sus manos mientras posan en la cima de la Pirámide de la Luna, en Teotihuacán, en la capital mexicana. Foto AP / Rebecca Blackwell
Ciudad de México. Dos turistas surcoreanos forman un corazón con sus manos mientras posan en la cima de la Pirámide de la Luna, en Teotihuacán, en la capital mexicana. Foto AP / Rebecca Blackwell

Ciudad de México. La Pirámide de la Luna, izquierda, y la Pirámide del Sol, atrás a la derecha, se ven junto con estructuras más pequeñas que bordean la Avenida de los Muertos, en Teotihuacán, en la capital mexicana. Foto AP / Rebecca Blackwell
Ciudad de México. La Pirámide de la Luna, izquierda, y la Pirámide del Sol, atrás a la derecha, se ven junto con estructuras más pequeñas que bordean la Avenida de los Muertos, en Teotihuacán, en la capital mexicana. Foto AP / Rebecca Blackwell

Ciudad de México. Visitantes se paran sobre la Pirámide del Sol en Teotihuacán, en la capital mexicana. Foto AP / Rebecca Blackwell
Ciudad de México. Visitantes se paran sobre la Pirámide del Sol en Teotihuacán, en la capital mexicana. Foto AP / Rebecca Blackwell

Terán. Los iraníes, algunos con cubrebocas, compran artículos tradicionales antes de Nowruz, la celebración nacional de dos semanas del Año Nuevo, en el Bazar Tajrish, en la capital del país. El Nowruz, "nuevo día" en persa, se celebra en Irán, Afganistán y en las regiones kurdas en varias naciones. Comienza con el equinoccio de primavera y simboliza el renacimiento. Foto AFP / STR
Terán. Los iraníes, algunos con cubrebocas, compran artículos tradicionales antes de Nowruz, la celebración nacional de dos semanas del Año Nuevo, en el Bazar Tajrish, en la capital del país. El Nowruz, "nuevo día" en persa, se celebra en Irán, Afganistán y en las regiones kurdas en varias naciones. Comienza con el equinoccio de primavera y simboliza el renacimiento. Foto AFP / STR

Stonehenge. El personal de seguridad se encuentra en el antiguo sitio de Stonehenge, en la llanura de Salisbury, en Inglaterra, donde las celebraciones tradicionales del equinoccio se cancelaron, debido a la epidemia del Covid-19. Foto AP / Adam Davy
Stonehenge. El personal de seguridad se encuentra en el antiguo sitio de Stonehenge, en la llanura de Salisbury, en Inglaterra, donde las celebraciones tradicionales del equinoccio se cancelaron, debido a la epidemia del Covid-19. Foto AP / Adam Davy

Kiev. Una mujer joven con curebocas pasa frente a un árbol floreciente en un cálido día de primavera en la capital ucraniana. Foto AFP / Sergei Supinsky
Kiev. Una mujer joven con curebocas pasa frente a un árbol floreciente en un cálido día de primavera en la capital ucraniana. Foto AFP / Sergei Supinsky

Lisse. Un hombre trabaja en un campo de narcisos en la ciudad cercana a Ámsterdam, Holanda. Con los bloqueos y las restricciones fronterizas en todo el mundo debido al Covid-19, la floricultura se desplomó. Foto AP / Peter Dejong
Lisse. Un hombre trabaja en un campo de narcisos en la ciudad cercana a Ámsterdam, Holanda. Con los bloqueos y las restricciones fronterizas en todo el mundo debido al Covid-19, la floricultura se desplomó. Foto AP / Peter Dejong

Kansas. Una persona camina en el Liberty Memorial, en la ciudad estadounidenses, mientras el sol se pone en el primer día de la primavera. Foto AP / Charlie Riedel
Kansas. Una persona camina en el Liberty Memorial, en la ciudad estadounidenses, mientras el sol se pone en el primer día de la primavera. Foto AP / Charlie Riedel

DC. El Monumento a Washington se ve detrás de los cerezos en flor en Tidal Basin, en la capital de Estados Unidos. Foto AFP / Mandel Ngan
DC. El Monumento a Washington se ve detrás de los cerezos en flor en Tidal Basin, en la capital de Estados Unidos. Foto AFP / Mandel Ngan

Honselersdijk. Las flores se tiran en Flora Holland Naaldwijk, en los Países Bajos, debido al Covid-19. El sector hortícola holandés sufre de pérdida de demanda, de precios bajos y de la necesidad de destruir sus productos. Foto AFP / Kenzo Tribouillard
Honselersdijk. Las flores se tiran en Flora Holland Naaldwijk, en los Países Bajos, debido al Covid-19. El sector hortícola holandés sufre de pérdida de demanda, de precios bajos y de la necesidad de destruir sus productos. Foto AFP / Kenzo Tribouillard

Lhasa. Las flores de durazno brotan a lo largo del río Yarlung Zangbo, en Nyingchi, en la región autónoma del Tíbet, en el suroeste de China. Foto Xinhua / Zhang Rufeng
Lhasa. Las flores de durazno brotan a lo largo del río Yarlung Zangbo, en Nyingchi, en la región autónoma del Tíbet, en el suroeste de China. Foto Xinhua / Zhang Rufeng

Lhasa. Paisaje a lo largo del río Yarlung Zangbo, en Nyingchi, en la región autónoma del Tíbet, en el suroeste de China. Foto Xinhua / Zhang Rufeng
Lhasa. Paisaje a lo largo del río Yarlung Zangbo, en Nyingchi, en la región autónoma del Tíbet, en el suroeste de China. Foto Xinhua / Zhang Rufeng

Zhengzhou. Personas caminan junto a las flores en el parque Bishagang, en la capital de la provincia de Henan, en el centro de China. Xinhua / Li An
Zhengzhou. Personas caminan junto a las flores en el parque Bishagang, en la capital de la provincia de Henan, en el centro de China. Xinhua / Li An

Zhengzhou. Pocas personas se toman fotografías cerca de las flores en el parque Bishagang, en Zhengzhou, en la capital de la provincia de Henan, en el centro de China. Foto Xinhua / Li An
Zhengzhou. Pocas personas se toman fotografías cerca de las flores en el parque Bishagang, en Zhengzhou, en la capital de la provincia de Henan, en el centro de China. Foto Xinhua / Li An

Naivasha. La trabajadora agrícola, Josephine Nyangaresi, corta rosas para ser arrojadas a la granja Maridadi Flowers, en la ciudad keniana. Con las restricciones fronterizas debido al Covid-19, la floricultura en Kenia se desplomó, por lo que las flores tienen que ser tiradas ante la falta de demanda. Foto AP / Patrick Ngugi
Naivasha. La trabajadora agrícola, Josephine Nyangaresi, corta rosas para ser arrojadas a la granja Maridadi Flowers, en la ciudad keniana. Con las restricciones fronterizas debido al Covid-19, la floricultura en Kenia se desplomó, por lo que las flores tienen que ser tiradas ante la falta de demanda. Foto AP / Patrick Ngugi