Aumenta riesgo en suministro de energía eléctrica, advierte Fitch

Compartir en Facebook Compartir en Whatsapp

Ciudad de México. La cancelación de proyectos energéticos como las líneas de transmisión eléctricas y la cuarta subasta del sector aumentará el riesgo del suministro de energía y podría causar volatilidad en los precios, consideró Fitch Ratings.

En un reporte emitido hoy, la agencia calificadora de valores también expuso que estas decisiones podrían incrementar el riesgo de ingresos en las plantas de energías renovables y térmicas.

“Se necesita una capacidad nueva de transmisión que permita trasladar energía de una manera confiable desde las zonas que cuentan con un gran nivel de producción a los centros de carga de las regiones más pobladas”, explicó.

Detalló que, actualmente, el sistema de transmisión de energía que opera actualmente en el país es vulnerable a la congestión en caso de no realizar los cambios mencionados,lo cual eleva la posibilidad de que los precios del mercado eléctrico mayorista (MEM) sean mayores así como la interrupción de suministro de los proyectos de energía renovable.

“Es probable que la cancelación de la subasta retrase el desarrollo de la capacidad adicional para producir energía renovable y aumente la dependencia en una energía térmica más costosa para satisfacer el crecimiento de carga que se espera, generando incertidumbre con respecto a los precios futuros del mercado”, precisó la agencia.

Puntualizó que, los proyectos de generación existentes y planeados, que carecen de protección contractual contra la interrupción de suministro energético o que están expuestos a los precios del mercado, serán más vulnerables a estos riesgos.

Ello, luego que el pasado 1 de febrero el Centro Nacional de Control de Energía (Cenace) anunció la cancelación de la cuarta subasta a largo plazo que fue suspendida el 3 de diciembre de 2018, con el argumento gubernamental que “se revisarían sus objetivos y alcances.

“Los proyectos expuestos al riesgo de la interrupción de suministro energético, que carecen de la suficiente flexibilidad financiera para mitigar este riesgo, podrían estar sujetos a acciones negativas de calificación o limitados a un grado de subinversión” aclaró Fitch.

Además, argumentó, los proyectos que cuenten con una exposición considerable al mercado eléctrico mayorista deben mostrar una resistencia significativa a la volatilidad de los precios del sector para así, ser considerados para una calificación de grado de inversión.

Fitch sostuvo que las regiones que poseen buena cantidad de recursos renovables y de capacidad energética podrían enfrentar interrupción en su suministro energético, ya que es posible que el Cenace se vea obligado a frenar la producción con el fin de evitar una sobrecarga en la capacidad de transmisión local disponible.

“Una interrupción significativa en el suministro energético podría generar reducciones potencialmente graves en los ingresos de energía de los proyectos sin contrato o en las plantas con contrato que no cuenten con compensaciones por interrupción”, afirmó.

Según la calificadora, las líneas de transmisión canceladas del Istmo de Tehuantepec y Baja California en la cuarta subasta, se planificaron para reducir la congestión y suministrar energía, en su mayoría renovable, a través del sistema eléctrico nacional, en algunas zonas que históricamente han sufrido déficits energéticos.

“La congestión resultante generará precios de mercado más elevados para los generadores que participan en el mercado eléctrico mayorista, en las zonas circundantes, pero, a corto plazo, los ingresos adicionales derivados de precios marginales locales más altos podrían ser reducidos por las pérdidas por la interrupción en el suministro”, explicó.

Por ello, Fitch considera que esto no persistirá indefinidamente, ya que se debe agregar más capacidad de transmisión con el fin de garantizar la confiabilidad del sistema eléctrico.

Últimas noticias